Dos mensajes

Mi huida hizo de ella una madre soltera. No puedo retroceder veinte años, pero sí mejorar el presente. Supe que nuestro hijo padece una enfermedad coronaria. Antes de que mis venas se vacíen he enviado dos mensajes: un "lo siento" a su madre; otro al centro de órganos, como donante.
Escrito por Ángel Saiz Mora
Elegido mejor relato de octubre de 2014

30 comentarios :

  1. ¡Sencillamente magnífico! ¡Magníficamente sencillo!
    Dos mensajes, ¿cuál es más importante?, que intentan, como bien dices, Ángel, 'mejorar el presente'.
    Va un 'Me gusta' y mis saludos con cierta alegría por poder leerte de nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, de los dos mensajes, el más importante es el primero, por lo difícil resulta a veces entonar esas dos palabras; el segundo complementa con hechos la sinceridad de esa disculpa.
      Gracias, José Antonio. Yo también estoy encantado de leerte.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Ángel, eso es un padre que asume su responsabilidad, un poco tarde, pero la asume. Me gustó esa sorpresa final.

    Un abrazo, maestro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien dice el refrán que más vale tarde que nunca.
      Tú sí que eres un maestro, triunfador además.
      Otro abrazo para ti

      Eliminar
  3. Que terrible! Impacta. Esta muy conseguido. Ese antes que mis venas se vacíen es muy doloroso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La inmolación para expiar las penas de una vida equivocada, que quiere limpiarse con el mayor acto de amor, el de dar la vida por alguien.
      Gracias y un saludo

      Eliminar
  4. Tan brutal como conmovedor. ¡Chapeau! Saludos.
    Fina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy agradecido, Fina, me alegro de que te haya gustado.
      Saludos

      Eliminar
  5. Ángel,

    Poderoso inicio + poderoso final= poderoso relato.

    Va mi "like"

    Saludos, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si es aplicable a estas cincuenta palabras, pero me ha gustado esa fórmula matemática adaptada a los relatos que has expuesto. Tampoco me sorprende en alguien tan diestro en ellos como tú.
      Gracias y un abrazo

      Eliminar
  6. Notincgas8/10/14 9:54

    Buen relato, Ángel. Da que pensar. Y se da la agria ironía de que, en el caso de que finalmente el padre done el corazón a su hijo, resultará que por dos veces le habrá dado la vida, y, por dos veces, terminará abandonándole.
    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevas mucha razón, se trata de dos abandonos, aunque entre ambos hay diferencia. El primero es fruto del egoísmo y la mala cabeza; el segundo supone su antítesis, la entrega absoluta.
      Gracias por comentar.
      Un saludo

      Eliminar
  7. Un dramático inicio con ese doble abandono, compensado con un final reparador que provoca el estremecimiento. Impactante, Ángel.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un final que repara varias existencias y limpia una conciencia, aunque sea a costa de la propia vida.
      Gracias, María Jesús.
      Un saludo

      Eliminar
  8. Precioso, Ángel, porque pedir perdón es un acto de valentía, siempre.
    Lo prometido: dos camionetas de besos. :)

    ResponderEliminar
  9. Qué difícil resulta admitir un error y disculparse, cuántas relaciones se deterioran o pierden por orgullo, cobardía, o egoísmo.
    Hablando de egoísmo, me quedo el contenido íntegro de las camionetas para mí solito, aunque, eso sí, te mando otras dos con una carga similar.

    ResponderEliminar
  10. El paso del tiempo puede hacernos reflexionar y darnos cuenta de nuestros errores. Su actuación con un "lo siento" y hacerse donante no es más que una forma de tranquilizar la conciencia. Pero después de tanto tiempo no es más que un mal remedio.

    Buen relato, en tu línea, como siempre.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay cosas que ya no tienen solución, o ésta ha de ser, forzosamente mala.
      Gracias y un saludo

      Eliminar
  11. Tu protagonista tiene al menos esa posibilidad de redención que la vida a veces no da.
    Muy buen relato, Ángel. A veces nos conformamos con haber transmitido nuestra idea, pero tú has logrado hacerlo además de manera bella y rotunda. Mi enhorabuena y un abrazo.
    Enrique Mochón.

    ResponderEliminar
  12. Una acción redentora, sin duda, aunque con el precio más alto.
    Muchas gracias por tus palabras, Enrique.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. El arrepentimiento final del padre, de alguna manera lo redime; lo que hace que tu micro permita varias interpretaciones de las causas del abandono inicial. Dejo un me gusta, suerte.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como bien dices, es un arrepentimiento que redime, el único problema es que no hay posibilidad de retomar la vida después.
      Muchas gracias, Beto.
      Un abrazo

      Eliminar
  14. GIL HERNANDO DE SANTIAGO10/10/14 23:42

    REALMENTE ERES UN MAESTRO DE LA SÍNTESIS. SIGUE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te lo agradezco, pero ni mucho menos, sólo un eterno aprendiz, te lo aseguro.
      Gracias y un saludo

      Eliminar
  15. Un "lo siento" no calmará el vacío de sus venas, pero el otro mensaje probablemente sí.
    Buen relato, enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo se le perdona al que da la vida por otro, obtiene un borrón y cuenta nueva inmediatos para comenzar en otra vida.
      Muchas gracias por pasarte, Piel, y por tu amable comentario.
      Un abrazo

      Eliminar
  16. "Dramón" de principio a fin. Es buenísimo, como todo lo que escribes.
    Besos.
    Malu.

    ResponderEliminar
  17. Muchas gracias por tus amables palabras, no sé si merecidas, y sobre todo por las buenas letras que compartes.
    Saludos

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!