Mal de ojo

Alguien terminó relacionando aquel dislate oratorio con la maldición que le había echado aquella gitana a quien no quiso comprarle una rosa roja. Lo cierto fue que, unos minutos después, ella había acomodado los micrófonos y, segurísima de sí, declaró:

—La indemnización que se pactó fue una indemnización en diferido...
Escrito por José Antonio Barrionuevo

12 comentarios :

  1. Ja, ja, ja... ¡Que nos van a cerrar el garito!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, Patricia, ya lo sentiría por ti, por Álex, por todos los demás autores y también, para qué negarlo, por mí. Pero no creo. Están entretenidos en otras 'cosas sin importancia'.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Eso deshace el entuerto. ¡Si señor!
    Muy bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Isidro, por tu comentario. Y si he contribuido a desvelar un misterio, ¡pues mejor!.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Ja, ja, ja. Ahora me lo explico todo.
    Un micro ocurrente y simpático, José Antonio.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, amiga María Jesús.
      Un saludo para ti.

      Eliminar
  4. Algunos "palabros" sólo pueden ser fruto de una maldición gitana, por fin alguien ha demostrado esa relación de causa y efecto.
    Gracias por la sonrisa que genera la lectura de tu texto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Junto a la maldición gitana, intuyo, también tuvo algo que ver la rosa roja que despreció. ;)
      Muchas gracias, Ángel, por tus amables palabras. Para mí, viniendo de ti, son todo un honor.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. No sé por qué no he podido imaginarme aquí ni a la Binoche ni a Sydow. Si te parece bien los descartamos (por su propio bien) y dejamos al personaje que haga de herself.
    Yo también te agradezco esa sonrisa y te felicito por el ingenio empleado para lograrla.
    Saludos, José Antonio.
    Enrique Mochón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor así. ¿Para qué les vamos a dar un disgusto que no se merecen?
      Gracias, Enrique, por tu siempre amable comentario. Me halaga que te haya hecho sonreír.
      Saludos muy cordiales.

      Eliminar
  6. Uy, uy, uy ... miedito me da ...
    Muy simpático José Antonio.
    Un beso.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Malu, ¡muchísimas gracias! Y un beso también para ti.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!