La mirada

Llevaba en su rostro esa expresión de ternura que pocas veces se ve. Sentada en un banco del parque, acogía en brazos a su recién nacida criatura. Lo decía todo sin palabras: emoción, fragilidad, protección, amor. Su mirada era un grito callado:

—Felicítame, soy la mujer más feliz del mundo.
Escrito por Isan

6 comentarios :

  1. Felicidades por tu felicidad !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el mensaje. Gracias por tu comentario escueto y certero que lo reitera

      Eliminar
  2. Quizá tenga algún mérito escribir una historia en cincuenta palabras, pero lo es más decirlo todo sin ellas, ser capaz de forjar una mirada que es un grito callado.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me lo dijo todo ella y fue fácil plasmarlo en el papel. Efectivamente el oxímoron es la clave. Gracias Ángel.

      Eliminar
  3. Quizá el amor maternal sea el más puro de los sentimientos (y al mismo tiempo el más fuerte), y tu lo has plasmado de una manera muy bella.
    Enhorabuena, Isan.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Enrique. La historia es real y el mérito es de la madre. A mi me quedó una sensación de envidia porque, como dices, ese sentimiento puede ser el mas puro y fuerte.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!