Soledad

Como cada día, llegó a casa, bajó las persianas y preparó su cena.

Como cada noche, apagó la luz, arrugó el pañuelo y lo guardó debajo de la almohada. Se puso en su lado de la cama e intentó no moverse para no sentir lo que era más que evidente.
Escrito por Malu

20 comentarios :

  1. ¿Es posible eludir la soledad cuando está presente? Como el agua que se cuela por cualquier rendija, no se la puede ignorar, pocas cosas hay más evidentes. Un lado vacío de la cama ya lo dice todo.
    Un saludo, Malu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, soledad, soledad ... a solas o acompañados ...
      Afortunadamente me siento siempre acompañada, especialmente con esta gran familia de 50 palabras.
      Ángel, muchas gracias por tus palabras.
      Un beso.
      Malu.

      Eliminar
  2. Muy buen relato. Felicidades.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno.... Pensando en sentimiento ajeno.

    ResponderEliminar
  4. Magnífico relato, Malu. Desgarrador retrato de la soledad humana con un puñado de palabras perfectamente elegidas. Me encanta ese paralelismo inicial de los dos únicos párrafos: 'Como cada día...', 'Como cada noche...'. ¡Perfecto!
    Va mi 'Me gusta' y mi deseo de que que sigas escribiendo así de bien.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias José Antonio. Hoy me sacáis los colores entre todos.
      Seguiré escribiendo y prometo hacerlo lo mejor posible.
      Besos.
      Malu.

      Eliminar
  5. Me encanta! Tienes un don al poder transmitir y así de bien,en pocas palabras sentimientos tan profundos. Enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Bea, me alegra que te haya llegado.
      Besos.
      Malu.

      Eliminar
  6. gil hernando de santiago4/11/14 0:29

    Que pocas palabras se necesitan para pintar la soledad, un buen relato.

    ResponderEliminar
  7. La verdad es que la propia palabra lo dice todo. Me alegra que te haya gustado. Gracias por tus palabras.
    Un beso.
    Malu.

    ResponderEliminar
  8. Ese pañuelo bajo la almohada y esa inmovilidad en la cama revelan una dolorosa soledad por la pérdida de la pareja. ¡Qué angustioso mal hallarse solo, y que cada día sea un calco del anterior!
    Un gran relato, Malu, como siempre divinamente contado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, triste y angustioso, intenté reflejarlo en estas 50 palabras ... Me alegro que te haya gustado.
      Muchas gracias por tus palabras Mª Jesús.
      Besos.
      Malu.

      Eliminar
  9. ¡Cuánto con tan pocas palabras! Relato redondo.
    Suerte-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si hubiera tenido que utilizar más palabras, igual me hubiera costado más describirlo. Gracias por comentar Rafa.
      Un beso.
      Malu.

      Eliminar
  10. Anónimo6/11/14 0:29

    Tan bello como triste. La soledad puede ser terrible cuando no es voluntaria, y aún más si es producto de una pérdida.
    Me ha gustado mucho.
    Saludos, Malu.
    Enrique Mochón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, cuando la soledad no se elige no es nada agradable.
      Gracias por tus palabras Enrique.
      Un beso.
      Malu.

      Eliminar
  11. Me sorprende gratamente tu historia, una que se ha contado muchas vecez, pero aún así le das un nuevo sabor, como con otros condimentos. Produces un clima impresionanete en tu microrrelato.
    Felicitaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es difícil hablar de algo que ya está más que dicho y sobre todo algo que ya lo dice todo en una sola palabra. Pero siempre hay otro punto de vista y otras formas de expresión.
      Gracias por tus palabras Óscar, me alegro que te haya sorprendido y además, gratamente.
      Besos.
      Malu.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!