Aceptación

—Por favor, no me cuelgue. Necesito hablar con alguien.

—¿Eres tú...? ¿Raquel?

—No, señora, soy una desconocida, pero no sólo para usted. Mi vida transcurre entre rechazo y rechazo; tanto, que he llegado a hacer del repudio una rutina. Nadie me escucha.

—Y entonces, ¿qué tarifa de móvil me recomiendas?
Escrito por Gabriel Pérez Martínez

8 comentarios :

  1. Gabriel, tu micro lo hago con dos lecturas: una, la de la persona ignorada que busca ser escuchada y es confundida con una teleoperadora de las que nos llaman tan a menudo aleccionadas por las empresas telefónicas.
    Otra, que realmente sea una teleoperadora cansada de ser rechazada y con el puesto de trabajo pendiente de un hilo por culpa de las condiciones impuestas por las empresas mencionadas antes, las que ven a sus trabajadores más como números de contratos conseguidos que como personas.
    Sea de una forma u otra tu micro es muy interesante.
    Saludos.
    Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pablo. Lo escribí pensando en la primera interpretación que haces, intentando mostrar que vivimos en un mundo donde, a veces, no escuchamos aunque nos lo pidan de una forma desesperada, donde presuponemos lo que nos quieren decir,…
      También estoy totalmente de acuerdo contigo en que puede hacerse la segunda lectura. Lo dejo a elección del lector.
      Muchas gracias por tu comentario, Pablo.
      Saludos.
      Gabriel.

      Eliminar
  2. Margarita del Brezo29/3/15 13:27

    Impacta esa soledad, pero aún más la incapacidad que manifestamos algunos cuando nos encontramos con alguien que se atreve a pedirnos directamente un poquito de atención; estamos tan habituados a no expresar los sentimientos que no sabemos cómo manejar esa situación.
    Un saludo, Gabriel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Margarita. Totalmente de acuerdo contigo. No sé si es por miedo, desconfianza, desgana, ideas preconcebidas o porque nos miramos demasiado el ombligo, pero creo que si escucháramos a quienes reclaman nuestra atención (directa o indirecta) todos seríamos un poco más felices.
      Saludos!
      Gabriel.

      Eliminar
  3. Ricardo Rodríguez Sánchez30/3/15 2:12

    Con ironía en la realidad del soledad y la ausencia. Me gustó

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!