Promesas incumplidas

"Nada será igual", le prometió. Y esperanzado, comenzó la búsqueda. Apartó de golpe las cortinas. Nada. Desplazó la alfombra con los pies. Nada. Miró bajo las mantas. Nada. Furioso, golpeó muebles, tiró cuadros.

Allí estaba, caliente, viscosa, con ese olor a podrido irrespirable de siempre, la nada.

Todo seguía igual.
Escrito por Margarita del Brezo

40 comentarios :

  1. Querida Margarita, como siempre elegante, metafórico, con fondo, bello, poético, con corazón.
    Corazón y todo tu ingenio que me hace pensar al leer estas promesas incumplidas, que tú siempre cumples todas mis expectativas cuando es tu nombre el que aparece bajo el micro y que tras esa lectura, el día nublado se llena de colores y ya nada es igual.
    Besote.
    Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A pesar de tratar un tema duro.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Querido Pablo, me tienes totalmente seducida con tus comentarios, y no solo con los que me haces a mí.
      He decidido anotar tus palabras en mi libreta, una que tengo muy parecida a la de tu personaje, para leerlas como una oración y empezar así a creer -en mi-. De hecho, envié un micro antes que este y, una semana después, le pedí a Álex que por favor lo eliminara. Y a punto he estado de hacer lo mismo con estas "promesas incumplidas" si no me hubiera vencido la vergüenza.
      Ya otro compañero te ha señalado el buen clima que creas con tus comentarios, y yo lo subrayo. No hay más que ver que "te paras" (como dices tú) en la mayoría de los micros y los exprimes hasta la última gota de tinta, siempre demostrando interés, haciendo lecturas bellas y positivas, destacando los puntos fuertes, "recomentándote" (permíteme el palabro) y contestando a otros, expresando tus opiniones sin temor y con respeto, siempre con respeto,...
      Me alegra infinito que tu día nublado se haya llenado de colores; hemos hecho un buen trabajo en equipo: yo he dejado mis palabras y tú las has leído desde el ángulo adecuado.
      Y ahora voy yo a leer las tuyas. Una y otra vez. Lo prometo.
      Un beso agradecido.

      Eliminar
    3. Querida Margarita (y van tres veces que intento dejarte este comentario y los dedos ya no me hacen caso a lo que pienso. Espero que este, sin erratas, sea el definitivo), eres tú la que mereces todos nuestros halagos y sin duda, la que seduces con tus relatos.
      Ahora que leo que retiraste uno de ellos al fin sé para quien era el mensaje que confundido, se coló por la rendija equivocada. Tu relato te lo escribió en tan solo cincuenta palabras.
      Recibe besos admirados de mi parte y aquí te dejo ese mensaje que estaba destinado a tí.
      Pablo.

      TU CUENTO ESCONDIDO
      Me creaste con el alma pero tu timidez no se atrevió a sacarame de paseo. Tu modestia me ha escondido pero sé que soy hermoso pues tu pluma me ha mimado como solo tú sabes hacerlo así que déjame volar, y conmigo volverás a estremecer el corazón de tus lectores.

      Eliminar
    4. Me lo guardo, Pablo, en lugar privilegiado, como merece tu cuento escondido.
      Un precioso regalo.
      Un millón de gracias.
      Un beso.

      Eliminar
  2. María Navarro17/3/15 14:31

    Agobia. Agobia mucho. Según va a avanzando el relato te asfixia, igual que la nada. Muy bueno y muy conseguido, Margarita.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si alegrarme por ese agobio que te he transmitido. Hay momentos tan vacíos, tan llenos de nada, que ni siquiera con unas gafas ajenas como las tuyas se consigue llenarlos de un mísero gris. Por fortuna, igual que vienen, se van, al contrario que tú, que siempre estás ahí, recompensándome con tus lecturas. Gracias, María.
      Un beso.

      Eliminar
    2. María Navarro18/3/15 15:54

      ¡Alegrarte! Hay relatos que los lees y no te remueven nada, pero el tuyo lo remueve todo. El vacío, el silencio, la nada, todo eso es angustioso y eso mismo es lo que me has hecho sentir.

      P.D. Las gracias te las tengo que dar yo. Es una maravilla leerte y ver la delicadeza con la que escribes. ¡Besos!

      Eliminar
  3. Rafael Domingo Sánchez17/3/15 16:17

    "Nada" me puede convencer de no felicitarte, Margarita....pero no lo conseguirá...

    Buen juego de palabras para definir un estado de ánimo peligroso. Sentirte completamente solo, aunque te rodee mucha gente.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo me alegra que no sucumbas ante la inmensidad de la nada, Rafael.
      Mil gracias por jugar conmigo.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Es muy difícil cambiar esos defectos que ya son parte de nuestra identidad, por muy nocivos que sean tanto para nosotros como para los que nos rodean.
    Muy bien expresado y con mucha fuerza.
    Un abrazo, Margarita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces la clave puede estar en situarnos "cerca" de esos "puntos de fuga" que tú manejas con tanta maestría.
      Gracias por tus palabras, Enrique. Todas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Salvador Pérez Salas17/3/15 16:32

    Entran ganas de sacar una espada, un machete o un hacha para debrozar esa nauseabunda y obstinada "nada" y dejar pasar la enigmática presencia de ese "algo" que se oculta tras ella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sácalos y échame una mano, Salvador. El trabajo entre dos siempre es mucho más gratificante.
      Me alegra verte.
      Un saludo.

      Eliminar
  6. Enigmático concepto el de la nada, unas veces deseado y otras denostado. Lo importante es que nos haga reflexionar, como tu relato.
    Muy bueno, Margarita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Patricia, por añadir ese toque de deseo que en ocasiones pasa desapercibido.
      ¡Besos!

      Eliminar
  7. La Nada será Nada, pero es verdad que tiene cierto olor a podrido y puede generar torbellinos de desesperación. Me parece un relato sugerente y estupendo. Felicidades Margarita. Este mes estamos consiguiendo una colección de joyas.
    Felicidades, Margarita.
    Bsss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué cierto es, Luís, que algo tan vacío como la Nada pueda llenarnos de tanto desasosiego. Como cierto es también que en esta página nada huele a podrido. Es un gusto leeros.
      Muchas gracias por tu felicitación.
      Besos.

      Eliminar
  8. Genial... Esperando que aparezca algo y llega la nada!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llega la nada que, por ser menos que algo, es más que todo. ¡Qué lío!
      Lo importante es que hemos llegado hasta aquí, y que nos hemos encontrado, Carmen, cuánto me alegro.
      Un saludo.

      Eliminar
  9. El conductor de autobus17/3/15 17:46

    Bueno Margarita, creo que el título lo dice todo, es decir que el protagonista promete cambiar, pero todo lo que hace lo hace de la misma manera, no hay cambio por su parte, y de ahí ese olor a podrido, es decir, lo de siempre. Podría tener que ver con malos tratos, o simplemente cambio de ciertas actitudes. no?

    Hoy me estáis poniendo las pilas con vuestros relatos. Vaya nivel os gastáis!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, Conductor, permíteme que me ría. He leído tus comentarios anteriores y son geniales. Creo que el buen nivel lo tienes tú con tus lecturas.
      No aporto nada nuevo si digo que las interpretaciones dependen de un montón de factores: historia personal, momento actual, autor, horas de sueño, hambre, música de fondo, el estruendo del camión de la basura debajo de la ventana,... Hasta yo reinterpreto a lo largo del mismo día las líneas que escribo, así que mira mi nivel. En ningún momento pensé en los malos tratos, pero ahora, en una nueva lectura, tienes toda la razón: esa promesa de la primera línea puede dar pie a pensar en ello. Así que, gracias, muchas gracias. Y que no pare ese autobús.

      Eliminar
  10. Margarita, tengo pendiente escribir un relato sobre la Nada, pero ahora leído el tuyo...Resultará complicado. Me ha gustado ese doble juego entre la nada y el todo. Entre la realidad y la ficción.

    ¡Suerte en el concurso!

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nicolás, ni que decir tiene que, desde ya, ardo en deseos de leer tu relato. A estas alturas tanto tú como yo tenemos claro que nuestras historias solo tendrán en común las reglas de ortografía.
      Mil gracias por tu comentario.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  11. Para ser la nada aparentemente la palabra más vacía, te ha quedado un micro muy lleno de contenido. ¡Cómo nos engañan las palabras! Muy ocurrente tu micro, Margarita. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cómo nos engañan las palabras y los vacíos, Juana! Confieso que los vacíos me dan vértigo, pero la magia de las palabras me enamora a pesar de que a veces me llevan a engaño.
      Muchas gracias por las tuyas.
      Saludos.

      Eliminar
  12. Margarita, te confieso que antes de enviar relatos a 50 palabras escribí un micro sobre la nada, no lo he publicado en ningún sitio, tampoco me acuerdo cuantas palabras tiene, pero más de 50 seguro. Alguna vez he pensado en rescatarlo y adaptarlo a este formato pero después de leer el tuyo, no creo que el mío quedara tan NADA.
    Te mando un beso y te felicito por esta nada tan grande y por todos los anteriores.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si algo he aprendido es que "cada cosa tiene su momento". Yo escribí este hace tiempo también, y también con bastantes más palabras, y ahí se quedó, a la espera de ser reclamado de nuevo cuando las circunstancias fueran -no- propicias. Añado ese "no" porque al ser un tema tan desgarrador, o mejor dicho, al escribirlo por sentirme tan vacía, cuando mis emociones cambian tengo la sensación de que esas palabras ya no me pertenecen.
      Me encantaría que tú rescatases el tuyo y que, si te apetece, nos lo mostrases cuando creas que es el momento. Si de algo estoy segura es de que no tendrá NADA que envidiar.
      Mil gracias por tu felicitación y por tus palabras confesas.
      Un beso.

      Eliminar
  13. La "Nada" de Carmen Laforet, la nada de la "Historia Interminable", y ahora vienes tú con otra distinta, cercana, posible y cotidiana, pero no menos original, vestida de "promesas incumplidas" que, según te he leído, hasta estado a punto de eliminar de Cincuenta Palabras porque no la considerabas estimable, craso error que me alegro que no hayas cometido. No voy a decirte "nada" más, sólo que me uno a los comentarios anteriores y que aprovecho para enviarte un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué buenos esos libros que mencionas! Déjame soñar un rato, Ángel, para verme sentada al lado de Laforet y Ende vestida de verde. ¡Qué gusto!
      A ver si con esta pequeña terapia visual empiezo a sentirme un poquito más segura. Ya te contaré. O ya lo notarás.
      Gracias por ese cálido abrazo.
      Otro para ti.

      Eliminar
  14. Nada será igual / todo seguía igual. Y en medio de esa promesa incumplida el encuentro desesperanzador de la nada. Me gusta mucho tu enigmático relato, a pesar de que me deja un poso de inquietud y desasosiego.
    Saludos Margarita y que nada te impida seguir interpretando de forma tan bella el mundo que nos rodea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Jose, por empatizar tan bien con mi estado de ánimo inquieto y desasosegado cuando lo escribí.
      Y gracias también por ese deseo tan bello que me envías.
      Saludos.

      Eliminar
  15. Me encantó y sobre todo me gustó la descripción de la Nada. Esa Nada que nos persigue y nos atormenta, y nos miente haciéndonos creer que nada ha cambiado. Pero sin embargo, es esa misma nada la que provoca esa búsqueda desesperada. Y esta búsqueda es la que necesitamos para cambiar Algo.
    Un beso, Margarita!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Preciosa reflexión, Sandra. Coincido contigo en que esos momentos de tormento son el complemento necesario para alcanzar y apuntalar los cambios que anhelamos.
      Muchas gracias por compartirla con nosotros.
      ¡Un beso!

      Eliminar
  16. Notincgas18/3/15 7:56

    Pues menos mal que al final venciste a la vergüenza, porque este micro, amén de bien escrito, es interesante y original.
    Sin embargo, discrepo del título. La promesa de que nada sería igual se ha cumplido. Efectivamente, la Nada se ha mantenido igual.
    Saludos y gracias por compartir tu relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me robes los pensamientos, Notincgas. Ese título osciló tanto como mi in-decisión: le pongo "in", se lo quito, se lo vuelvo a poner, se lo vuelvo a quitar, se lo pongo de nuevo,... Y así hasta que la margarita se deshojó.
      Gracias por tu apunte. Añado un nuevo pétalo.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  17. Nada, que le has sacado petróleo a la nada. Al principio agobia y curiosamente al final te quedas como pasmada, vacía.
    Suerte y un me gusta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que hayas conectado así de bien con lo que he pretendido trasmitir, Rosy.
      Muchas gracias por tu lectura.
      Un saludo.

      Eliminar
  18. Margarita, has conseguido describir algo que, aparentemente, está vacío de significado. Y lo has hecho de una manera sobresaliente. NADA más puedo añadir a lo ya dicho en comentarios anteriores. Yo me quedo con esa descripción que haces: "caliente, viscosa, con ese olor a podrido irrespirable de siempre".
    Va mi "Me gusta" y mi reconocimiento para tus cincuenta palabras, NADA prescindibles. Y permíteme que termine con estos versos de una muy conocida "chanson":

    "Non, rien de rien, non, je ne regrette rien
    ni le bien qu'on m'a fait, ni le mal
    tout ça m'est bien égal
    non, rien de rien, non, je ne regrette rien (...)."

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Muchas gracias por tu comentario, José Antonio, y por esos versos de la gran Edith Piaf que pones como música de fondo.
    Quizá en otras 50 palabras esta Nada viscosa con olor a podrido se transforme en un "no me importa nada" y "Je reparas a zero".
    Un saludo agradecido.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!