Alegría vital

No es algo que me cause temor. Al revés, hasta casi lo prefiero. Saliendo de la consulta médica ya me iba pensando lo que diría, sin tapujos, a cara descubierta. Habría quien lo asimilaría mejor y otros sufrirían desengaño, pero yo me mantendría firme:

—¡Familia, me han diagnosticado seguir viviendo!
Escrito por Rafael Domingo Sánchez

11 comentarios :

  1. Me gusta esa manera de afrontar semejante diagnostico por parte de tu personaje. A ver como se toman algunos la mala noticia...
    Un abrazo, Rafael.

    ResponderEliminar
  2. Rorschach21/4/15 15:26

    "Siento tener que comunicarle que le toca seguir viviendo. Tómese 2 inyecciones de adrenalina, tres pastillas de humor y siete kilos de pasión, y el mes que viene me cuenta." Je, je.

    Me desconcierta un poco cuando empieza diciendo "No es algo que me cause temor"; si lo iba pensando es que quizás en algún momento le dio miedo vivir. Y después dice que casi lo prefiere, el seguir viviendo. Es que quizás intentó suicidarse?
    Tampoco entiendo mucho lo de que otros sufrirían un desengaño. Es que quizás fué un intento de asesinato.

    A ver si me lo aclaras, que me parece que se esconde mucho más de lo que parece en estas 50 palabras...

    ResponderEliminar
  3. ¡Toma! Muy bueno Rafael, pues sí, probablemente alguno de su familia le estaba comprando ya el ataúd y con esta noticia se quedará helado.
    Creo que más de uno ha debido vivir algo similar, cosas que pasan en las familias ...
    Un beso.
    Malu.

    ResponderEliminar
  4. ¡Señor, sí, señor! ¡Esa es la actitud! Y que le den morcilla a todo y a todos.
    Aplausos para Rafa, por favor.

    ResponderEliminar
  5. Va mi "Me gusta", Rafael. Una pregunta: ¿Estos diagnósticos los dan en la sanidad pública o en la privada?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Salvador Pérez Salas21/4/15 22:31

    "El muerto al hoyo y el vivo al bollo"... ¡Anda que no le quedaban bollos a tu protagonista.

    ResponderEliminar
  7. Vaya familia que le ha tocado, o vaya sujeto que debe ser el susodicho. Bien está asimilar que somos mortales, pero de ahí a que seguir viviendo sea algo que cueste asimilar, o incluso produzca desengaño, va un abismo. A mí me parece un relato con un prólogo abierto a la imaginación, al igual que el futuro posterior.
    Un saludo, Rafael

    ResponderEliminar
  8. Un diagnóstico que para muchos es difícil de llevar.

    ResponderEliminar
  9. Notincgas23/4/15 5:28

    Más allá de la mala leche -en el buen sentido- que destila el relato, me ha parecido un magnífico ejercicio de "el mundo al revés".

    También cabría la lectura mucho más negativa de pensar que la vida es una enfermedad, pero prefiero quedarme con lo primero.

    Saludos, Rafael

    ResponderEliminar
  10. Gracias por vuestros comentarios...Hay de todo un poco, sí...Pero lo que marca más es saberse vencedor de un trance de riesgo y "rebozárselo" a algunos cercanos, sí...¡Me sorprendo a mí mismo siendo capaz de dar al relato tantas "profundidades" diferentes...!! jeje Un saludo

    ResponderEliminar
  11. jajaja es para celebrarlo, encontrarse así de sano. Lo malo es si alguien espera una herencia.
    Micro irónico, de los buenos.
    Saludos


    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!