Azufre

Esta mañana me ha despertado un pútrido olor infernal. Comprendí que procedía de alguna parte de mi propio cuerpo. Apenas salir de la cama miré hacia el piso para descubrir, con horror, un par de patas de cabra. Ya frente al espejo no tuve más remedio que lustrarme los cuernos.
Escrito por Andrés Galindo

9 comentarios :

  1. Ricardo Rodríguez Sánchez16/4/15 16:58

    Excelente el aporte, oscuro e ingenioso. Letras sulfúricas que resuenan en el demonio que llevamos en nuestro interior.

    ResponderEliminar
  2. Andrés, muy imaginativo y divertido tu micro repleto de azufre. Realmente me ha gustado bastante.
    Un saludo.
    Pablo

    ResponderEliminar
  3. Un personaje al que se le desarrolla su lado oscuro de forma repentina y extrema, un estado que al principio constata con "horror", pero que pronto parece aceptar, pues no tarda en sacarle brillo a los cuernos, incluso con cierta coquetería.
    Un relato demoníacamente interesante.
    Un saludo, Andrés

    ResponderEliminar
  4. Aunque nos resistamos, algunas veces no nos queda más remedio que aceptar nuestra realidad. Buen micro, bien narrado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Hay mañanas que uno se levanta un poco así, con el lado oscuro dominándonos. Buen micro, Andrés. Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Yo creo que más de uno nos levantamos así alguna mañana, otra cosa es que sepamos llevarlo, como este protagonista de tu micro, que parece que está encantado. Todos tenemos un lado oscuro y a veces se despierta y otras queda dormido. Muy bien contado Andrés, enhorabuena.
    Besos.
    Malu.

    ResponderEliminar
  7. ¿Este personaje es el dependiente de tu Oficina del olvido?

    Usted debería de considerar una saga para La cabra.

    Te abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Si algún día al levantarme huelo azufre y al mirar hacia abajo veo patas de cabra, ya tengo claro lo que tengo que hacer... no levantar la mirada.
    Un abrazo, Andrés.

    ResponderEliminar
  9. Notincgas20/4/15 7:07

    A saber qué debía haber hecho la noche anterior para levantarse con semejante cornamenta.
    La verdad es que este relato da mucho que pensar acerca de la naturaleza humana. Buen micro, sí señor.
    Saludos

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!