Edad de fuego

Bailan alrededor de la hoguera. Todos han traído algo, objetos que veneran pero que ya no necesitan: una caracola, un antifaz, un juego de magia, la capa de Superman...

Una llamarada azul asciende iluminando la noche.

Giran sobre las cenizas, el calor pinta sus mejillas y no paran de reír.
Escrito por Jose Bravo - Web

18 comentarios :

  1. Qué gran escena has pintado, Pablo.
    Como suele ocurrir en tus historias, creo que esta tiene también muchas lecturas.
    Yo veo en ella un retrato "feo" del ser humano de nuestra época, e iría en la línea del pensamiento que hace tiempo tengo al respecto de que estamos pasando por una segunda edad media. Aunque en tu caso te has ido algo más atrás. Pero hay tantos enigmas en tus palabras que bien podría significar todo lo contrario. En cualquier caso me ha gustado mucho.
    Enhorabuena, Jose, y un abrazo.
    Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por lo de la gran escena, Enrique pero yo no he tenido nada que ver. Todo el mérito es de nuestro querido José Bravo:-P

      Eliminar
    2. Jajajaja, esta sí que es buena. Se ve que no he mirado bien los títulos de crédito.

      Eliminar
  2. Estimado José, a mí tu escena me sugiere una reunión de jóvenes alrededor de una hoguera en una edad adolescente. Aviso que suelo meter la pata con mis interpretaciones.
    Un saludo.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María Navarro11/4/15 19:59

      Coincido contigo, Pablo. Parece que esos jóvenes se quieren deshacer de su infancia. Ya nos dirá Jose si hemos acertado.
      Besazos para ti y para el autor.

      Eliminar
    2. En espera de lo que diga Jose, creo que lleváis razón.

      Eliminar
  3. La niñez, la adolescencia, la juventud, son etapas maravillosas, llenas de descubrimientos. He intentado retratar ese cambio a través de la noche, el fuego y la quema de todos esos objetos que van quedando atrás.
    Nada como tener niños cerca para revivir y recordar muchos de esos momentos.
    Gracias María, Enrique y Pablo por vuestros comentarios. Fuertes abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues los has retratado muy bien, José
      Saludos
      Pablo

      Eliminar
  4. Los adolescentes tienen mucha prisa en renegar de la infancia e integrase en el mundo adulto, aunque estoy seguro de que los de tu relato, con el tiempo, lamentarán no haber conservado esos pequeños objetos que tan importantes fueron. De vez en cuando creo que no está mal alimentar un poco al niño que tenemos dentro.
    Un abrazo, José

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una pizca de inocencia, otra de asombro y unas gotas de experiencia. Alimento revitalizador.
      Gracias por tu comentario Ángel. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Una pequeña hoguera de San Juan muy familiar. El título me llevó a pensar que esa edad de fuego está representada por adolescentes, una etapa que "quema".
    Un saludo, Jose.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Etapa de ruptura y de búsqueda, el fuego me pareció un buen símbolo.
      Saludos Margarita. Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  6. Notincgas12/4/15 21:58

    Así es la vida: concluir unas etapas y empezar otras y en la adolescencia lo que toca es sentir ese fuego vital. Qué lástima, sin embargo, que perdamos la capacidad de mirar el mundo con los ojos de los niños.

    Me ha gustado, José.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez sea el momento más intenso, quizá no se vuelva a amar ni a sufrir con la pasión.
      Gracias Notincgas. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Jose, la verdad es que tu micro primero me ha llevado a una noche de San Juan, quemando en la hoguera todo lo que se quiere dejar atrás, después ya veo que es quemando después de cada etapa. Muy bien contado, creo que todos hemos ido pasando por esa Edad de fuego.
    Un beso.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una mezcla de razón y pasión para mantener encendido el fuego con los años.
      Gracias Malu por comentar. Un beso.

      Eliminar
  8. La ilusión y los sueños, volando con la prisa de una llamarada. Qué bonito, José.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los colores de la llama y su movimiento es algo hipnótico y muy sugerente.
      Gracias Patricia. Un abrazo.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!