El reloj de arena

Le duró la sonrisa lo que le duró el sueño. Un segundo. Su cara cambió. La mirada tomó un tinte acerado, la mandíbula se encajó y las aletas de la nariz se abrieron y cerraron. La alarma no había sonado. Despertó al oír caer los granos del reloj de arena.
Escrito por Salvador Pérez Salas

18 comentarios :

  1. Un gusto leerte Salvador en 50 palabras, muy buen relato, al parecer se le olvido darle cuerda al reloj (o funciona con el Sol?).
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas2/4/15 23:30

      Claro y se recarga con la energía lunar. JAJAJAJA. Era un reloj muy especial. Él...también. ¿Viajó en el tiempo, quizás y por eso esperaba una alarma? Un abrazo.

      Eliminar
  2. Oír caer los granos del reloj de arena... Maravilloso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas2/4/15 23:32

      Necesidad obliga. Patricia. No le quedo más remedio que hiperdesarrollar el oído. Un abrazo.

      Eliminar
  3. El paso del tiempo parece irremediablemente unido a sonidos, pero tú no te conformas con la típica onomatopeya "tic-tac", sino que vas más allá y creas un personaje sensible a la caída de la arena, lo que demuestra que la tecnología a veces no es la panacea, un mensaje que transmites de una forma personal y con estilo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas2/4/15 23:36

      Gracias por el piropo..." creas un personaje"... es la ilusión de muchos que nos iniciamos en el arte de llegar a crear. Me alegra que te haya gustado. Sabía que era un tema difícil.

      Eliminar
  4. Salvador, al igual que ya te han apuntado, que gran creatividad has tenido al presentarnos un personaje que, con tinte acerado, mandíbulas encajadas y aletas de la nariz que parecen puertas que se abren y cierran, escucha caer los granos de arena.
    Saludos.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas3/4/15 21:45

      Los superpoderes del hombre del futuro, Pablo. Tendrá que aguzar el oído para sobrevivir y adivinar por dónde "le vienen los tiros".

      Eliminar
  5. Supongo que la desacostumbrada incomodidad del jergón también ayudó lo suyo.
    Gran calidad literaria en estas 50 palabras, Salvador.
    Saludos.
    Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas3/4/15 21:47

      Gracias, Enrique. fuera el jergón, fuera lo que fuera... lo cierto es que el pobre se despertó al segundo, perdón..."al grano de arena".

      Eliminar
  6. María Navarro3/4/15 10:22

    Me ha encantado el relato, pero ahora no dejo de pensar en el personaje. ¿Será un soldado? ¿Un espía? ¿Un paranoico? Cualquiera de los tres podría tener el oído tan desarrollado como para despertarse por un grano de arena.

    ¿Quién es él, Salvador?

    Besos grandes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas3/4/15 21:50

      María, he leído cosas tuyas y, como premio, te dejo con la duda. ¡Me encanta la fantasía que tienes!
      Es un hombre fuera de su tiempo, fuera de su hogar, de sus aparatos electrónicos...
      Pero no te digo más... imagina. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Será el hombre antitecnológíco, seguramente, que sobrevive tan feliz sin artefactos ni mecanismos complicados en su vida, y disfruta o padece (según se mire) con el sutil caer de ese granito de arena. Me ha encantado la escena final.
    Suerte y un abrazo, Salvador.

    ResponderEliminar
  8. Salvador Pérez Salas3/4/15 23:18

    Será, será... será, será... ¿Quién será este personaje?. Más bien "padece" ¿no...Mª Jesús? El pobre no puede dormir nada... nunca... mientras esté junto a un reloj de arena.

    ResponderEliminar
  9. Un solo segundo para sonreír me parece muy poco tiempo. La mirada acerada y el encaje sin hilos de su mandíbula me hacen pensar en un androide más que en un humano. Sin embargo, he tenido la suerte de comprobar que no es fácil estar a la altura de tu imaginación. No sé si lo que leo se acerca a lo que tú has escrito, y eso me gusta.
    Un saludo, Salvador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas4/4/15 18:43

      Siempre he dicho que un pintor pinta... pasa el tiempo y al cabo del mismo, la gente interpreta su cuadro. Eso le da vida, posibilidades, riqueza.
      Eso has hecho tú ahora, si lo escrito por mí hubiese sido un lienzo y yo el pintor.
      Gracias, Margarita.

      Eliminar
  10. Me gusta el matiz surrealista en la relación que has construido entre tecnología y paso del tiempo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. ¡Soberbio inicio: "Le duró la sonrisa lo que le duró el sueño. Un segundo."!
    El paso inexorable del tiempo contado en granos de arena que se nos escapan por entre los dedos de nuestras manos.
    Va mi "Me gusta, Salvador, y me descubro ante tu creación por la que, auguro, no creo que pase el tiempo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!