El Club de los Canallas

El Club de los Canallas reunía a las peores personas que podía dar la sociedad. Destacaban los políticos, sacerdotes y empresarios farmacéuticos entre otros seres despreciables.

Era tal el éxito del club, que se decidió el ingreso libre a todo canalla. Solo existía una regla: estrictamente prohibido ingresar sin corbata.
Escrito por Jean Durand - Web

26 comentarios :

  1. Creo que este club tiene más socios que nunca. Solo pido que no consigan ampliar las instalaciones con dinero público. ¿Podemos hacer algo para evitarlo?
    Buen tema para la reflexión. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, sus socios se cuentan por millares.
      ¿Como crees que se financian?
      ¿Si podemos hacer algo para evitarlo? ¡Por supuesto!
      No uses ni regales más corbatas.

      Saludos Juana.

      Eliminar
  2. Poco importa ser desalmado, si un simple trozo de tela puede servir como piel de cordero que todo lo suaviza y justifica, no importa entonces la atrocidad que se cometa.
    Un texto muy interesante, al tiempo que eficazmente incisivo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto se produce en parte porque estamos desconectados con la parte intuitiva nuestra y al encontrarnos desorientados para saber si una persona es "buena" o "mala", la juzgamos por su aspecto, ahora si viste un hermoso traje con corbata...

      Gracias Ángel, me alegro que te gustara... Saludos.

      Eliminar
  3. Muy buena crítica social, Jean.
    Desgraciadamente abundan los canallas disfrazados de personas elegantes, más el hábito no hace al monje, está claro.
    Tendremos que desconfiar de todo el que lleve corbata, si además es alguien de las profesiones que apuntas.
    Un apunte, ya que me toca de cerca pues soy farmacéutico, aunque prefiero la palabra boticario, respecto a los empresarios farmacéuticos siempre he pensado que no es casualidad que la palabra farmacia rime en asonante con mafia.
    Saludos.
    Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mas de arriba iba sin acento, pero el autocorrector del móvil es un enemigo de la ortografía. Lo iba a borrar pero mejor lo explico y no le doy más trabajo a Álex.
      Otro saludo Jean y Dios nos guarde de los sacerdotes (especialmente los de alto rango), y demás canallas.
      Saludos de nuevo.
      Pablo

      Eliminar
    2. Estoy siempre al acecho, escoba en mano.

      Eliminar
    3. Jajaja, pues ya te he dejado trabajo por ahí. Hasta dos veces seguidas.
      Saludos.
      Pablo

      Eliminar
    4. Los peores criminales (aunque no se les llame así) usan corbata, se ven por televisión robando o incitando al odio y la guerra.
      Recuerdo (y perdón por explayarme) que en mi antiguo trabajo vi mucha gente con corbata, pulcras, educadas en el hablar y muy finas y elegantes, pero por dentro dejaban mucho que desear. Al final importaba más una mancha en la camisa que la suciedad en sus almas. Y ellos eran los que mejor les iba profesionalmente.
      Jajaja me he reido con lo de "farmafia", es como el presidente con el preso miente o como el saCERDOte.
      Gracias por tus comentarios y anécdota Pablo, un gran abrazo.
      Saludos.

      Eliminar
    5. Jajaja yo también molesto bastante por mail a Alex mandando mis cuentos, ya parezco spam. Creo que podríamos juntarnos entre todos y hacerle un regalo... Algo como una corbata...

      Eliminar
  4. Muy bueno, Jean. Tu club es tan admirado que le han salido imitadores donde pulula gentuza sin corbata. Banqueros y farmacéuticos compiten con politiquillos y sindicalistas de medio pelo. Que una tarjeta es una tarjeta, oye.
    Y lo de la corbata para Álex, que no te vea yo, hombre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, lo mejor entonces es no pertenecer a ningún club.
      Y de corbatas, es mejor actuar bien que aparentar ser bueno y correcto. Recuerdo un comentario de un viejo texto que dice más o menos así: "Actuad siempre como si estuvieras frente a tu maestro".
      Para Alex, mejor un enorme GRACIAS? se lo merece, ¿no?
      Saludos Patricia.

      Eliminar
  5. María Navarro3/4/15 10:28

    Esos canallas son tan canallas, que seguro que hacen subclubes dentro del gran club. Todavía son capaces de llamarse chusma los unos a los otros. Qué pena que las cosas estén así y el Club de los canallas cada vez sea más grande.

    Gran crítica, Jean.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y ni vieras el tipo de bullying que se hacen unos a otros adentro.
      María, siempre es grato recibir comentarios tuyos, un gran abrazo y a seguir escribiendo, mira que cuando salgan las "Obras Completas de Maria Navarro", espero un enorme tomo de 5 mil paginas.

      Eliminar
  6. Pues me has chafado, Jean: estaba yo como loca buscando una corbata que me combinase con... y ahora estoy pensando en cambiarla por una pajarita. ¿O mejor me compro unos vaqueros deshilachados? Bueno, voy a ver hasta dónde da de sí la tarjeta y te cuento.
    Un saludo, y un placer leerte, como siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, por cierto, el club en su 99% esta compuesto de hombres, así que para las mujeres lo de la corbata no tiene mucho efecto... Aunque te recomiendo los vaqueros deshilachados.
      Saludos y gracias por comentar Margarita.

      Eliminar
  7. Muy bueno Jean.
    Algo que algunos ya intuíamos, y que la crisis ha dejado mucho más claro: las corbatas tienen mucho peligroooorrlll.
    y ese 1% de mujeres que dices, no tiene nada que envidiar al 99% (para ser imparcial)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, ya en estos tiempos se nota mas evidentemente lo que antes solo se sospechaba.
      Esperemos que el 1% no aumente ya que ustedes son nuestro norte, y perderlo es sinónimo de "tenemos un gran problemaaaa".
      Saludos Raquel y muchas gracias por tus comentarios,

      Eliminar
  8. ¡Las buenas maneras, son tan importantes aunque se sea un canalla...!!!
    Muy bueno.
    Saludos y un me gusta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La apariencia es muy poderosa, mira que ya se ven presidentes totalmente maravillosos por TV pero que son causantes de mucho dolor y sufrimiento.
      Un gran saludo Rosy y gracias por el "me gusta".

      Eliminar
  9. Salvador Pérez Salas4/4/15 18:59

    Se compró un traje, se compró una corbata, aprendió a hablar correctamente, a comer siguiendo el protocolo de cada plato, a andar erguido, a mirar de soslayo a la gente, a endurecer su mirada, a moverse con impunidad entre las leyes... y cuando iba a solicitar la entrada y pertenencia al "Club"...desistió de hacerlo. Su nombre... Jean... Solo Jean.
    Había aprendido a ser honrado justo cuando nació y por mucha instrucción que había recibido a lo largo de su vida... supo mantenerse fuera del grupo.
    Un abrazo... Grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi estimadisimo Salvador, muchas gracias por tus palabras, de verdad que siempre he esquivado las corbatas, mira que solo tengo dos, una con dibujos del conejo bugs bunny y otra regalada por mi suegro, y las he usado casi nunca...
      Otro abrazo enorme para ti y que el trovador mantenga vivo el verso cantado en estos tiempos de hierro. Adelante!

      Eliminar
  10. Buen relato, Jean, aunque no sé si has hecho bien en desvelar su aspecto. A partir de ahora, avisados, seguro que se quitan la corbata y se dejan crecer la coleta. Habrá que estar al tanto.
    Enhorabuena y saludos.
    Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Enrique, pues la verdad no creo que se sientan aludidos con el desenmascaramiento, y si no les queda la alternativa que tu acertadamente das.
      Saludos!!!

      Eliminar
  11. Podríamos aprovechar, Jean, el momento en el que todos los canallas estuvieran dentro de ese club -por ejemplo, durante la asamblea extraoerdinaria anual- para cerrar la puerta y tirar, a renglón seguido, la llave lejos, muy lejos. Es una sugerencia, pero seguro que hay otras muchas más.
    ¡Gran microrrelato y ciertamente cáustico!
    Va un "Me gusta" y con él mi reconocimiento.
    Saludos y enhorabuena por tu creación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias José, ciertamente no creo que lo de la llave funcione, ya que el "canallismo" tiene la particularidad de habitar en todos nosotros y solo espera el momento idóneo para surgir. Creo que saldría mejor tener herramientas para erradicarlo de nuestro interior.
      Saludos y que tengas buen día.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!