La cita

Elige minuciosamente entre las tres faldas, se recoge el pelo con prisa, se perfuma y se calza. Son las cuatro menos cuarto cuando llega al café, tiene todavía quince minutos por delante. Pide un cortado, hojea un panfleto y espera, como siempre, a que él, puntual, falte a su cita.
Escrito por María Fraile - Web

34 comentarios :

  1. Me dan ganas de coger a esta muchacha y zarandearla (con cuidado) para que despierte. Y eso quiere decir que lo has contado muy bien, María.
    Bienvenida y un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Margarita por la bienvenida y el comentario. La verdad es que si, que al principio a mi también me daban ganas de zarandear a la muchacha, luego pensé que quizàs lo que a ella le convenìa era la espera...a saber!
      Saludos!

      Eliminar
  2. El conductor de autobus6/4/15 19:12

    ...no entiendo...que le pasa...a esa mujer...Está celebrando algo ella sola?

    ResponderEliminar
  3. Bienvenida, María y enhorabuena por tu buen estreno.
    Se me han venido a la mente, a mí que me gusta mucho el cine clásico, dos personajes. Uno el de un personaje secundario de la película 'La ventana indiscreta'. Una señora que James Stewart vigila y todas las noches vuelve sola de su cita, muy triste y bebida.
    Otra, algo más optimista, a la protagonista de 'El bazar de las sorpresas' que, cuando James Stewart (esta vez más joven) ve que es su cita invisible y a la vez la compañera de trabajo en la tienda del Señor Matuseck que le da tantos quebraderos de cabeza, decide darle un escarmiento (aunque el final será feliz).
    Hoy estoy melancólico. Parece que vuestros micros me traen recuerdos. :-P
    Va mi me gusta.
    Besote.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Pablo por tu bienvenida y por aportar tu visiòn cinematogràfica de la escena al micro...y con referencias que son un lujo!
      En cuanto a la melancolìa, me quedo con la idea de Maria Zambrano de que es una manera de tener, de tener no teniendo...
      Besos de vuelta!

      Eliminar
  4. Los retrasos o cancelaciones también se pueden repetir puntualmente. Me gusta el juego de palabras y cómo ilustras la escena.
    Bienvenida María. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, en este caso hasta convertirlos en una rutina. Gracias Jose, me alegro de que te haya gustado el micro.
      Saludos!

      Eliminar
  5. El relato es muy bueno. No hay que buscar necesariamente los tres pies al gato, ni pretender siempre mensajes coherentes. A veces lo bello es bello porque sí y no tiene más explicación.
    María, Ahí va mi me gusta y mi saludo.

    ResponderEliminar
  6. Bienvenida María, pobre tu protagonista, a pesar de las faltas siempre esperando. Nunca pierde el ánimo. Quizá ya se ha acostumbrado a que él nunca llegue y ya forma todo parte de su rutina a la que no quiere renunciar.
    Besos.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Malu, al principio también me inspiraba làstima pero luego pensé que quizàs la espera o el ritual de la espera la aportaban algo en si mismos.
      Besos!

      Eliminar
  7. Al que hace todo lo posible no se le puede pedir más, una máxima que la protagonista cumple con creces, aún a sabiendas de que su esperanza e ilusión caerán en saco roto. Tampoco cabe en ella hacer otra cosa, enamorada como debe de estar, con el corazón lleno de sentimientos de los que no puede ni quiere curarse, aunque se trate de un amor imposible.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pienso que todo empezò asì tal cual lo describes, Angel pero ahora veo el gesto de la protagonista como un ritual con sentido en si mismo...enfin, espero por ella!
      Gracias por tu comentario, saludos!

      Eliminar
  8. El conductor de autobus6/4/15 23:37

    Bueno, creo que es interesante suponer porqué los protagonistas hacen lo que hacen independientemente del texto. Cuando se escribe algo uno siempre toma algo, alguna situación propia o ajena, real o ficticia, sobre lo que empezar a construir. Es interesante intentar meterse en la cabeza del que escribe.

    Inicialmente supuse que celebraba el fin de alguna relación poco afectuosa y que se recreaba en ella (retorcido lo sé...), pero leyendo a Ángel Saiz, Malu, José Bravo y Pablo, acabo de ver otras salidas. Como decía Margarita del Brezo, la interpretación de los textos puede cambiar simplemente de un momento del día a otro.

    Por supuesto me gusta María Fraile, pero...quiero investigaaar tu meeeenteeee...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja me alegro, conductor!...lo genial de cualquier texto es como una vez escritos se transforman y moldean en cada lector que lo hace suyo...tu interpretaciòn inicial del micro hace de tu mente un lugar para investigar mucho màs interesante que la mia! :p
      Saludos!

      Eliminar
  9. Desde luego yo espero que este celebrando una ruptura, y sea un canto a la liberación. Y no una mujer que se arrastra, en una relación asimétrica y unidireccional (esto sería lamentablemente hombre o mujer)

    ResponderEliminar
  10. Lamentable en la vida real, en la ficción tiene su punto María Fraile.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen que la realidad supera a la ficciòn, Raquel... me alegro de que encuentres un punto al micro, muchas gracias por comentar
      Saludos!

      Eliminar
  11. Acostumbrada a tener siempre el mismo desenlace, a ver como reacciona si un día, d emanera impuntual, se le aparece la cita.... Me ha gustado.
    Bienvenida y un abrazo, María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf Joaquìn! yo la veo tan acomodada en su rutina, que imagino serìa un descoloque!
      Gracias por la bienvenida, saludos!

      Eliminar
  12. Un micro redondo, María. Un comienzo, desarrollo y cierre estupendos. Un saludo y felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Matrioska! Me alegro de que te haya gustado...saludos!

      Eliminar
  13. Genial, muy muy bueno.
    Suscribo lo dicho, y hasta lo no dicho, por mis compañeros. No podría decirlo mejor que ellos.
    Me gusto y me gustó mucho

    ResponderEliminar
  14. A tu relato, que es muy bueno, no le faltan visos de realidad. A tu protagonista no le falta esperanza, pero ¿Y SI LA QUE NO LLEGA ES ELLA?. Suele pasar. Enhorabuena por tu estreno.saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, dependerà de quien sea él, quizàs espere o desespere, o la olvide, o no...otro micro en ciernes Jose Maria! anìmate!
      Saludos!

      Eliminar
  15. Excelente forma de realzar lo patético y sobrevalorado de ciertos sueños y esperanzas.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Antonio, me encantan las diferentes perspectivas de una situaciòn y me alegro de que te haya gustado la mìa.
      Saludo de vuelta!

      Eliminar
  16. Coincido sobre todo con el comentario de Malu, y me parece, según la describes, que la supuesta espera es tan agradable que poco o nada importa que finalmente se presente o no ese impresentable.
    Suerte y enhorabuena.
    Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también lo veo asì, Enrique. Creo que al final lo que menos importa es que él vaya a la cita.
      Muchas gracias por aportar tu lectura del micro.
      Saludos!

      Eliminar
  17. Notincgas9/4/15 6:34

    Me uno a los elogios de los compañeros, María. Has hecho un buenísimo retrato de la protagonista y además perfectamente enmarcado.

    Felicidades y saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  18. Fina Nieto Ramón9/4/15 13:31

    ¿Tu protagonista no se llamará Esperanza? Sí... Ya... Un chiste malísimo ;) No así tu relato, que me parece muy bueno.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. ¡Pues vaya dos estrenos, seguidos y en el mismo día!
    Espléndido tu microrrelato, María. Y te esperamos de nuevo. No nos faltes tú a la cita, ¿de acuerdo?
    Un saludo y va mi "Me gusta".

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!