Tenaz

Dziękuję! —exclamé al taxista, todavía sin creérmelo.

Arrastré la maleta por las calles, ¡qué recuerdos traía todo! Me detuve en el puentecito de Tumski, ahora abarrotado de candados por eso del amor eterno.

Por fin encontré aquel de color rojo, medio oxidado. Saqué las tenazas y lo liberé para siempre.
Escrito por Álex Garaizar

28 comentarios :

  1. Y que agusto se quedaría tu protagonista después de esa liberación completa. Porque eso de que el amor es eterno se cumple... hasta que deja de serlo. Lo único que espero es que la acción de tu protagonista fuera por desamor civilizado.
    Y, dándole la vuelta a mi interpretación al micro, me ha recordado a la película de Spielberg, 'La Terminal', en la que Tom Hanks hace un viaje a New York, desde su alejado país del Este (vicisitudes aparte vividas en el aeropuerto), para conseguir esa última firma del músico de Jazz que le faltaba a su padre, y así cumplir la promesa que le hizo, liberando su compromiso.
    Pues me ha gustado. Y esta vez espero no haberla cagado mucho con la interpretación. ;-)
    Saludos, Álex.
    Pablo

    ResponderEliminar
  2. A todo ésto, se me olvidó decirte que me ha encantado el título. Muy agudo y bien escogido.
    Ahora además de un saludo te envío un abrazo.
    Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, creo que es lo que más me gusta del relato, aunque sea un poco estúpido. ¡Muchas gracias y un abrazo!

      Eliminar
  3. Antonio B.29/4/15 18:12

    Me ha gustado tu relato, Alex. Una historia sencilla con presentación, nudo y desenlace dentro del desenlace de otra mayor.

    Por cierto, buena idea lo el uso del 'palabro' 'Dziękuję'. Es una buena forma de resumir palabras dejando a la imaginación lo que habrás querido decir (me lo apunto)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es "Gracias" en polaco, pero efectivamente me ahorro una introducción al ponerlo. Quería remarcar el cariño que le tiene al lugar pese a que la relación no acabó bien, y sobre todo la satisfacción que le da haber viajado hasta allí sólo para cortar el candado (llámalo tenaz, llámalo consecuente, llámalo TOC). ¡Gracias!

      Eliminar
  4. ¡Precioso, Álex! ¿No te podemos votar? Pues no es justo. Ese título, ese arrastrar la maleta para llegar al candado medio oxidado, liberarlo... ¡Y no tirarlo al río! Servidora, bruta como un arado, así lo hubiera terminado.
    Y me pongo de pie para aplaudirte. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias! Yo me mantengo a la sombra en esto de las votaciones, que quedaría un poco raro.

      El relato termina con un "para siempre" que alude al amor "eterno" que menciono antes; quería recalcar que en lugar de una historia de desamor se puede enfocar como una historia de liberación, que sí que tiene más visos de ser eterna que aquel amor.

      Eliminar
  5. Efectivamente, me quedo con el título. Las palabras son tan jugosas oportunamente empleadas. ¡Y qué liberación del protagonista!, ¿no? ¿Algún amor merece la eternidad?
    Por cierto, Álex, me encantó volver a verte aunque siento no haber departido contigo lo que quisiera. Fue todo tan... atropellado...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí está, Luis, la eternidad en el amor son palabras mayores, pero librarse eternamente de un amor... ¡ah! Eso no es tan peliculero, pero es un gesto (aquí representado) tan romántico y encomiable como una pedida de matrimonio.

      Sí, la verdad es que yo también me quedé con la sensación de haber hablado poco contigo en la quedada. Pero bueno, ya haremos una de cincuentistas allá por septiembre, por ejemplo, a ver qué sale. ¡Un abrazo y gracias!

      Eliminar
  6. Ya sabemos que todo es pasajero, también el amor, que incluso cuando se mantiene, cambia con el tiempo, pero soy un romántico incurable y quiero pensar que algunas cosas y relaciones pueden durar para siempre, aunque cada caso es cada caso, por supuesto. Seguro que la acción de tu protagonista estaba plenamente justificada, y de paso ha liberado un poco de peso al pobre puente. Una historia, por lo demás, original.
    Al igual que Luis, estoy contento de que hayamos coincidido otra vez, y más todavía de que sea posible que ocurra más veces y con más "cincuenteros".
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Este ha sido un gesto muy romántico, a su manera! Ha liberado para siempre ese candado que llevaba dentro; es algo que hace con toda felicidad, no tanto con rencor. ¡Un abrazo, Ángel!

      Eliminar
  7. Me pregunto el peso que tuvo ese amor para volver desde tan lejos a descerrajar un candado y, además, encontrarlo en medio de la multitud.
    Preciosas imágenes, Álex.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡La de vueltas que le habrá dado al candado que allí estaba! Y lo orgulloso que se siente al ir hasta Polonia para liberarlo, yo creo que pasa del avión de vuelta y regresa levitando. ¡Un abrazo y gracias, Margarita!

      Eliminar
  8. A mí me evoca un amor de juventud (como era de esperar) terminado y, como dice Margarita, de mucho peso. Supongo que este sería el último trámite de una larga lista.
    Me ha gustado mucho, Álex; transmite mucho con pocas palabras, empezando por ese saludo inicial sabiamente utilizado.
    Enhorabuena y un abrazo.
    Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Enrique! Efectivamente, lo he pensado como si fuera un primer amor bastante duradero y pasional, y cómo el protagonista termina de liberarse de esa pesadumbre. Es todo muy metafórico, casi palabra por palabra.

      Eliminar
  9. Un tenaz con tenazas ciertamente tenaces. Y todo para liberar los recuerdos de un amor de ayer que, según se entrevé, no parece haber dejado buen sabor de boca.
    Buen micro, Álex. Va mi "Me gusta" y con él mis saludos más cordiales. Y un abrazo pertinaz, pero sin candado ( ;) ).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En un principio seguro que le dejó muy mal sabor de boca, pero digamos que después lo supera felizmente y esa idea ingenua, por así decirlo, de eternidad pasa de aquel amor a su propia libertad, que es lo que siente que ha alcanzado para siempre en su particular proceso. ¡Un abrazo y gracias, José Antonio!

      Eliminar
  10. En ocasiones una relación acaba decepcionando tanto que, hasta el más mínimo detalle que tenga que ver con ella, quieres que desaparezca para siempre. Buen micro, Álex, gratulacje. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Matrioska! Sí, como digo arriba el protagonista lo hace con felicidad más que con rencor, pero la decepción es sin duda clave en ese proceso que lo lleva a querer acabar con ese candado por desproporcionado que parezca el esfuerzo.

      Eliminar
  11. Alex no te has planteado enamorarte de alguna vecina, de alguna compañera de clase, de la frutera... jajajaj hazme caso, en caso de romper, te sale más barato y más rápido...
    Soy propensa, pero me has sacado una sonrisa...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Eh, que yo no he tenido ninguna novia extranjera, ni candados del amor! Elegí el escenario buscando puentes de candados por el mundo pero sin caer en algo demasiado grandilocuente. ¡Un abrazo y gracias, Rosy!

      Eliminar
    2. Es que se me nota, no puedo dejar de ser madre ni un minuto... jajajaj
      En Zürich hay un "Puente del Amor," muy bonito...

      Eliminar
  12. Hizo bien tu protagonista, Álex, en sacarse de encima ese amor medio oxidado que no le dejaba respirar. Y es que esos amores eternos a veces salen rana, por más que un candado se afiance a la barandilla de un puente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien dicho, Chusa. Muchas gracias y un abrazo :-)

      Eliminar
  13. Muy bueno Álex. Te veo tan formal, que no creo que vayas dejando estela de candados oxidados y amores abandonados. Pero ¿quién sabe? eres aún muy joven. Jejeje!
    Un fuerte abrazo amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad soy un macarra; uso Cincuenta palabras como rehailitación. ¡Un abrazo, Isidro!

      Eliminar
  14. Me encanta que se rompan los candados del pasado, y te liberes, si es junto al puente de aquel río mejor. Que la corriente se lleve los malos recuerdos y te deje la buena tinta para seguir escribiendo asi de bien.
    ¿Pero, que habrá sido de ella?

    Soy muy malo,
    (NO ES HACERTE LA PELOTA)

    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  15. Querido Álex, me has creado una necesidad, ya tengo yo que ir a Polonia, a la ciudad de Wrocław a ver el puente Tumski. En las fotos es muy bonito.
    El relato, una liberación definitiva, me ha gustado mucho, soy un poco friky de todo lo relacionado con el amor-desamor ... aquí cada uno tenemos nuestras predilecciones, jijiji.
    Un beso.
    Malu.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!