Concentrado

El caos revolvía cada vuelta del tambor de la lavadora. Lo blanco se mezclaba con el color y un sonido atronador ocultaba el griterío de risas infantiles en la cocina. Mientras, yo intentaba mantener el equilibrio, preguntándome si salvaría alguna de mis siete vidas, cuando la máquina terminara la colada.
Escrito por Jerónimo Hernández de Castro

31 comentarios :

  1. Si la han puesto en lavado rápido, lo mismo salva alguna. Lo malo que lo hayan puesto en lavado caliente.
    Eso sí, tras el centrifugado va a salir con lustre, siempre que salve alguna de esas siete vidas.
    Dicen que la curiosidad mató al gato ¿no estaría mirando dónde no debía en el momento menos oportuno?
    Muy divertido.
    Saludos, Jero.
    Pablo

    ResponderEliminar
  2. Fresco y divertido relato, muy bueno.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Supongo que la cosa iba a depender de a cuántas revoluciones estuviese puesto el programa de centrifugado. ;) Un micro muy visual, Jerónimo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Si supiera que luego los niños tienen previsto meterle en la secadora...
    Muy bueno Jero.

    ResponderEliminar
  5. Ahora entiendo lo de que la vida da muchas vueltas, muchas más si se tienen muchas. Seguro que esto ya ha pasado más de una vez y no hay que descartar que vuelva a suceder,
    Un abrazo, Jero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ángel. Espero que lo de las siete vidas se base en la realidad gatuna, por la supervivencia de la especie. Un abrazo

      Eliminar
  6. Fina Nieto Ramón5/5/15 7:53

    Ya lo siento por el gato, pero a mí se me acaba de escapar una buena carcajada. ¡Bravo!, Jerónimo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Notincgas5/5/15 11:46

    ¡Guau! o mejor dicho ¡Miau! Qué historia más estupenda. Confiemos en que más allá del mareo y del disgusto, nuestro amigo no haya sufrido daños mayores.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Notincgas! ¿una segunda parte ya fuera de la lavadora ? Quién sabe! Un saludo afectuoso

      Eliminar
  8. El gato que está triste y azul... siete vidas para siete vueltas. Que buen relato. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Necesitará más para superar el centrifugado :) Un abrazo José María

      Eliminar
  9. Muchísimas gracias a todos por los comentarios. Disculpad la demora y la respuesta global. Hay épocas que uno anda como el gato del microrrelato. Un gran abrazo para todos

    ResponderEliminar
  10. Me gustaría que este gato conservara alguna de sus vidas para poder seguirlo en alguna otra aventura. Podría ser el comienzo de una saga.
    Enhorabuena Jerónimo, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juancho. Me apunto la idea a ver si sale algo bueno de la lavadora. Un abrazo

      Eliminar
  11. Solo se me ocurre decir: ¡Pobre gato!
    Va un "Me gusta" que se acompaña de una sonrisa... Eso sí, solidaria con el animal, que tampoco es necesario hurgar en la herida.
    Un abrazo, Jerónimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias José Antonio! Gracias por tu comentario, tu sonrisa y tu solidaridad. Un abrazo fuerte

      Eliminar
  12. Miguel Ibáñez8/5/15 16:51

    A mi me ha gustado mucho. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  13. Respuestas
    1. Seguro que un gato tan reflexivo seguirá adelante! Un abrazo

      Eliminar
  14. Jerónimo, siempre se ha dicho que la vida da muchas vueltas, jajaja, Coincido con los compañeros, aún le quedan seis vidas, seis historias tan originales como esta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Digo yo que quién le manda al gato meterse a la lavadora si es que ha sido él o ¿quién o quiénes lo han metido ahí? Quizá esos niños traviesos que gritan el la cocina.
    Muy original con esas vueltas de lavadora o de la vida y las 7 vidas del gato.
    Besos.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Malu! Me alegra mucho que te haya gustado
      Un gran abrazo

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!