Lujuria (Pecados capitales III)

Demasiadas desavenencias y discusiones. Esta relación acabaría aquí, ahora. No más amarguras tras dulces reconciliaciones. ¡Estaba decidido!

Respiré hondo, apuré mi copa, me acerqué sorteando el gentío del cóctel y... ¡Dios, pero qué guapa estaba!

Aun así le eché agallas, pero se quedaron atrapadas en el anzuelo de su escote.
Escrito por Antonio Bolant - Twitter
Serie: Pereza | Gula | Lujuria | Avaricia | Envidia | Ira | Soberbia

30 comentarios :

  1. Antonio, con esta serie magnífica vas a conseguir que me haga adicta (¿más?) a los pecados capitales, que dicho así de rotundo...
    Tus palabras están llenas de imágenes y de sonidos: música de fondo que se adivina tras el murmullo de las conversaciones, alguna carcajada que destaca entre el tintineo de las copas, trajes vaporosos y labios pintados, ojos vidriosos que miran de soslayo, manos en los bolsillos y cuerpos oscilantes,...
    Y un final juguetón, de los que a mí me gustan, en el que las palabras se muestran desnudas, con todos sus significados al aire.
    Permíteme que vaya a vestirme para la ocasión antes de presionar el "me gusta" con todo el glamour que mereces.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio B.25/5/15 15:08

      ¡Que pasada, Margarita! Le has compuesto una escena al relato que le ha sentado como un guante y con la que me siento muy halagado. Muchas gracias.

      Seguro que el vestido que has elegido te queda espectacular, aunque la clase no se pierde ni con pijama y zapatillas.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Antonio, tras el gran comentario de Margarita poco más que decir. Que corroboro sus palabras y que eres un genio de las mismas. Me ha encantado y si hubiera botón de me encanta, le daría. ¡Ojalá hubieran cien pecados capitales para ver cien micros tuyos!
    Muy bueno.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio B.25/5/15 22:58

      Gracias Pablo, agradezco tus desmesuradas palabras que estoy seguro no merecer.

      Eres grande Pablo, por varias razones, pero sobre todo por el cariño que pones en todos los comentarios que regalas a los que escribimos en este oasis de creatividad que es 50 palabras.

      Tenemos mucha suerte de que estés por aquí.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Una relación que no funciona, que debería de terminar, pero a la que el protagonista no pone fin, como desearía, llevado por ese deseo que le nubla el entendimiento. Me gustan especialmente esas agallas atrapadas en el anzuelo.
    Muy buen relato, Antonio.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio B.25/5/15 23:02

      Tampoco ayuda mucho ella, no creas. Lo malo de la lujuria es que los engancha a pares y, como dices, no parece que en este juego vaya a salir 'nones'.

      Me alegro mucho de que te haya gustado

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Notincgas24/5/15 18:29

    Hace cinco siglos, Cervantes ya lo dejó dicho: "El hombre es fuego y la mujer estopa y va el diablo y sopla". Con estos condicionantes, el protagonista de tu cuento está bien perdido, Antonio, condenadamente perdido.

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio B.25/5/15 23:07

      Un tipo listo ese Cervantes.

      Pues sí, algo perdido si parece que esté nuestro protagonista. Yo de él agarraría el anzuelo, subiría por el sedal y pediría cuentas al que está tirando de la caña, que me da a mí que es el mismo que sopla la estopa.

      Un saludo

      Eliminar
  5. Nada, que no pudo ser. Y ello a pesar de las agallas que puso. ¿Pero quién se puede resistir a un escote-anzuelo que vuelve una vez y otra a atraparte?
    Muy buen microrrelato, Antonio. Te mereces mi humilde "Me gusta" y muchos otros más que irán sumándose a los que ya llevas registrados.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio B.25/5/15 23:18

      José Antonio, yo creo que a las fuerzas de la física debería sumarse la sexual, que es una fuerza curiosa, puesto que atraer a los polos cuando más calientes están.

      Gracias por tu apoyo. En este caso yo estoy de acuerdo con lo que se dice de la humildad, que es patrimonio de los grandes.

      Saludos

      Eliminar
  6. Un escote, cuando la visión lo permite, así como cuando la piel lo permite, logra enmudecer y acaparar todos los sentidos, en este caso los "me gusta".
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio B.25/5/15 23:19

      Gracias Ricardo por no enmudecer.

      Saludos

      Eliminar
  7. Hay escotes que provocan lujurias y son una trampa para atrapar a los más desprevenidos. Buena historia, excelente manera de contarla.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio B.25/5/15 23:22

      Lo malo, o bueno nunca se sabe, de la lujuria es que te atrapa aún estando prevenido

      Me alegro de que te haya gustado, Beto.

      Saludos

      Eliminar
  8. Pero qué bueno Antonio, qué decidido está el protagonista, pero qué rápido pica en el anzuelo de ese escote.
    Me gusta mucho la frase de las amarguras tras dulces reconciliaciones, un giro total a la típica frase de "después de la tormenta volvió la calma ". Y las agallas ya son la guinda de este relato tan magnífico.
    No me canso de decirlo, ¡cómo está el mes de mayo!
    Te mando mi enhorabuena y un beso fuerte.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio B.25/5/15 23:26

      Caramba Malu, muchas gracias.

      Pues sí, a veces nos balanceamos entre un tira y afloja continuo hasta que se rompe la cuerda, si es que lo hace.

      Eres un encanto por subrayar lo que te ha gustado. Te lo agradezco mucho.

      Un fuere abrazo.

      Eliminar
  9. Formidable relato, Antonio, lleno de frases poderosas, todas, entre las que destaca la del final.
    ¿Algún rescoldo de amor bajo ese gran deseo cegador?
    Enhorabuena y saludos.
    Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio B.25/5/15 23:37

      ¡Vaya! me has dejado clavado. Muchas Gracias, Enrique. Te agradezco mucho tus generosos adjetivos.

      Me temo que no Enrique, el amor es otra cosa, aunque a menudo se confundan corazón y entrepierna. Cuando la química toma el control, ni el resto de asignaturas juntas pueden con ella, por bueno que sea el plan de estudios.

      Un abrazo.

      Eliminar
  10. La imagen potente del anzuelo se hace con las riendas del relato y de la relación, me gusta la idea y cómo la has plasmado. Me gusta para tu idea.
    Saludos de novata.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio B.25/5/15 23:42

      Gracias por tu comentario, Paloma y por decir que te ha gustado el qué y el cómo; ahí es 'na'.

      Por cierto, hay estrenos que le convierten a uno, en este caso a una, automáticamente en veterana ;-)

      Un saludo.

      Eliminar
  11. Poderoso lo que vio en ese escote, ya sabes el dicho... "tiran más dos tetas..." Pero no te creas a las que somos muy de verdad, no nos gustan que nos "soporten" solo por eso... jajaja
    Me ha gustado leerte.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  12. Antonio B.26/5/15 23:16

    Sólo cuando las hormonas te dejan en paz, puedes distinguir que la parte más erótica de una mujer se encuentra por encima del cuello, ese lugar invisible que alberga los anzuelos más afilados.

    No es el caso del protagonista que todavía anda hormonalmente enredado.

    Gracias por leerme. Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Supongo que llegará un día en que, ni un señuelo tan tentador, pueda evitar lo inevitable. Un micro muy bien narrado y muy visual, Antonio. Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Antonio B.27/5/15 13:04

    Cuando el deseo aterriza, encuentra más señuelos que estornudos en primavera. Me temo que solo la vejez lo cura, y no siempre.

    Gracias Matrioska por la compañía de tu comentario.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  15. Con ese anzuelo y las agallas, pero de merluzo, del protagonista, el final estaba cantado, jajaja. Antonio, muy original y divertido, y perdona la licencia que me he tomado con tu protagonista. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio B.29/5/15 11:57

      Tranquilo, Salvador. A mi protagonista le faltarán agallas, pero le sobra sentido del humor.

      Gracias por tus palabras.

      Por cierto, acabo de caer en que uno de mis próximos pecados contiene tu nombre aportando un matiz a la historia. Ahí lo dejo.

      Eliminar
  16. Me ha pasado como a Ángel, que me he quedado atrapada en la última frase. Me da un poco de penilla tu personaje. Nadie se merece una relación llena de amarguras. Hay que aconsejarle que tome ejemplo de los leones, que siempre actúan con valor.

    Un abrazo, Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio B.2/6/15 14:52

      Que no te dé pena, Mujer. Es de los que no quieren que le quiten lo 'bailao' ni dejar de bailar.

      Gracias por tu comentario. Casi se me pasa ...

      Eliminar
  17. Y ahora que pongo yo con todo lo que te han dicho, ¿que el proximo relato sera mejor que este?, ¡estaba decidido!, ¿que respire hondo y lo volvi a leer? ¡Dios pero que bueno era!. Pues si como puedes apreciar estamos enganchados con el anzuelo de tu saga. Que pelota me ha quedado, el próximo tendré que sacarte alguna pega.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio B.4/6/15 0:06

      Pon pegas. No te cortes. Le sientan fatal al ego y eso es estupendo.

      Me alegra que te haya gustado. A ver si nos regalas pronto alguno de tus relatos.

      Un abrazo

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!