Para siempre

Fue a agradecerle los años de felicidad y a despedirse. Ya no cabían segundas partes. Pero antes de marcharse, aceptó el vaso de leche dulce.

En la cama, relajados, ella le susurró:

—La canela no me excita.

—Cuando te arda el estómago, descubrirás que lo de hoy no era canela.
Escrito por Nicolás Jarque Alegre - Web

18 comentarios :

  1. No hay segunda oportunidad para la victima. La desledida fue definitiva. Sin entrar en el tema de la violencia, el relato es genial

    ResponderEliminar
  2. Acostumbrada a tus relatos soñadores (no logro olvidarme de 'Mi paloma'), me he quedado de piedra cuando ha llegado el giro final de estas 50 palabras. El impacto ha sido tal que sigo aturdida. Supongo que eso me pasa por pensar que tu pluma siempre escribe relatos optimistas.

    Brillante y redondo, señor Jarque.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  3. Digno de una película de Hitchcock.
    Genial.
    Saludos.
    Pablo

    ResponderEliminar
  4. Pretender que algo sea "para siempre" es muy loable, desde luego, pero siempre y cuando la otra parte también esté de acuerdo con ello. De no ser así, lo que podría haber sido un acto de amor, sería en realidad algo más parecido a un crimen. Este mes casi hemos coincidido en el tema, aunque desde perspectivas diferentes.
    Para no variar, un texto enorme, como su autor, al que mando un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Lo bueno del amor es que conoces los puntos débiles del otro para apoyarlos y fortalecerlos si se puede; lo malo es que puedes quebrarlos con un simple vaso de leche dulce.
    Canela fina tus letras, Nicolás. Ese es mi punto débil, y lo sabes ;)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Inquietante y definitivo final. Espléndido, Nicolás. De todas formas no sé por qué me asombro, si ya nos tienes acostumbrados a magníficos relatos.
    Va mi "Me gusta" (no podría ser de otra manera), mi reconocimiento y, con ambos, un saludo muy cordial.
    ¡Suerte!

    ResponderEliminar
  7. Antonio B.10/5/15 11:13

    Un relato gozosamente macabro, Nicolás. Consigues arrancar un sentimiento de desprecio en la última frase como colofón de una historia buen conducida.

    Me ha gustado.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Jodor!!!

    Muy bueno.

    Un beso, Nicolás.

    ResponderEliminar
  9. Nicolás, muy bueno. me ha recordado a una escena genial de una película de Hitchcock, "Sospecha", aunque en este caso la leche era inofensiva. Un abrazo..

    ResponderEliminar
  10. Muy bueno Nicolás. Me imagino la cara de ambos tras la última frase., en la oscuridad, sobre la cama, cara al techo, ¡Qué poema! "Mefistófeles y acongojada Cándida"
    Muy bueno Nicolás. Va mi abrazo y mi me gusta.

    ResponderEliminar
  11. Si es que el dulce nos pierde... y ese toque de canela que enseguida se echa en falta... muy bueno Nico, enhorabuena y suerte.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  12. ¡Muchas gracias a todos por vuestros comentarios!

    Abrazos colectivos.

    ResponderEliminar
  13. Este relato también merece su comentario de animo por su genialidad.
    Bravo. Me encanta el tema, el tono y la solución a un problema largamente padecido. A lo mejor alguien piensa que es justificarlo. No No justifico la violencia, sino la genialidad. No deja de ser ficción.

    ResponderEliminar
  14. Nos presentas con total claridad la siniestra escena. Felicidades, Nicolás. Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Ja, ja... Cariño, lo del pollo tampoco era pimentón...

    ResponderEliminar
  16. Genial... Como siempre. A mí la canela me encanta pero mejor yo me la preparo Jejeje

    ResponderEliminar
  17. Si ya lo digo yo, a un novio despechado, ni agua...
    Muy bueno Nicolás.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Bien escrito Nicolás, con un giro perfecto al final.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!