Tiempo perdido

Trabaja en la sala de espera y todos se fijan en él. Los que llevan más prisa le miran con nerviosismo y los otros con aburrimiento o resignados; todos miran. Su parsimonia es exasperante al ejecutar su labor, sin inmutarse: camina lento el reloj, en la pared de una estación.
Escrito por Beto Monte Ros - Twitter

28 comentarios :

  1. Estimado Beto: ¡Qué bueno eres!
    El título le viene a tu micro que ni pintado y luego, esas secuencias contadas con el ritmo que cada una precisa es una lección de alta escuela para los que admiramos tanto este blog, gracias a relatos como el tuyo.
    ¿Sabes de qué me he acordado? Del tiempo real e imaginario de San Agustín que me explicaban en las clases de Filosofía.
    No se puede contar mejor la sensación que provoca un reloj según la situación del que lo mira: si llevas prisa va demasiado rápido y si toca una larga espera su lentitud te desespera.
    Enhorabuena. Ha valido la pena pasarme por aquí a primera hora. Vaya regalo que me he encontrado.
    Un fuerte abrazo.
    Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pablo, ¡qué puedo decir ante tanta amabilidad en tus palabras! Sólo puedo atinar a darte las gracias. A propósito de San Agustín, la idea de este microrrelato me surgió a partir de un pequeño debate que tuve con mi esposa; en el que ella me planteó la tesis de que no existe el pasado ni el futuro, solo el presente y que a partir de éste, todo está en la imaginación. Bueno, con algo hay que matar el tiempo, mientras nos tomamos un café.
      Me sonrojo ante tus halagos y me complace que te hayan gustado estas 50 palabras.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Sí y hasta casi le echamos la culpa, si llegamos tarde, si los demás se retrasan... pobre, a partir de ahora le miraré con otros ojos.
    Exquisitamente narrado, simpático y real.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rosy, mi querida amiga, tratamos al tiempo como a nuestro enemigo, pero él lo único que nos pide es que lo utilicemos bien, y nos empeñamos en no hacerle caso. Gracias por pre-miarme con sus comentarios.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Buenísimo micro!!! Me ha encantado. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen, a mí me ha encantado que haya pasado a leerme y dejar su comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  4. El reloj, siempre centinela, marcando nuestra vida.
    Original punto de vista.
    Suerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, María Jesús, el reloj es un centinela implacable, algunas veces desesperante. Gracias por pasar y dejar su comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Camina lento, pero inexorable, su presencia constante recuerda que el tiempo es el mismo para todos, por mucho que los seres inquietos de la estación quieran alargarlo con sus prisas y movimientos. Un personaje universal y siempre presente, con la suficiente importancia como para dedicarle cincuenta palabras tan bien hiladas como tú sabes hacerlo.
    Un abrazo, Beto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ángel, amigo, tus análisis, igual que tu escritura, siempre son certeros y dan en el blanco. Agradezco tus elogios para lo que escribo, tus palabras son motivadoras.
      Saludos.

      Eliminar
  6. Y sin inmutarse dirige con sus manecillas la melodía que nunca vuelve a sonar igual, perdida entre suspiros de impaciencia o resignación.
    Muy bonito, Beto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tiempo pasa rápido, cuando se lee un comentario como éste, poesía pura. Gracias Patricia, ¡qué bonitas palabras!
      Saludos.

      Eliminar
  7. Querido Beto, ¡qué bien expresado! Y qué injustos todos los que le miran, ninguno expresa su gratitud por hacer tan bien su trabajo y estar informados de la hora exacta.
    Un beso.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Malú, todos queremos que el tiempo se adapte a nuestros caprichos y, dependiendo de nuestra situación particular, queremos que avance de prisa o lentamente. Él no cambia, sólo quiere que lo aprovechemos de la mejor manera. Gracias por premiarme con sus comentarios.
      Saludos.

      Eliminar
  8. ¡Qué diferentes maneras de percibir el paso del tiempo según las circunstancias en las que nos movamos! Y sin embargo ahí está, imparcial, independiente, discurriendo ajeno a nuestros problemas, a nuestras urgencias o a nuestra apatía. Casualmente, yo también escribí hace poco un micro, algo más extenso, sobre el mismo tema para otra página, y le puse exactamente el mismo título que el tuyo, aunque de lo que yo hablaba era de cómo contemplaba el paso del tiempo una pobre mente paranoica.
    Me ha gustado tu visión, Beto. Este tiempo ha sido, sin duda, muy provechoso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. “…el tiempo, el implacable…” a todos nos dice: aquí estoy, soy tuyo; de ti depende cómo me uses y son pocos los que, realmente lo aprovechan. Gracias Mª Jesús por su acertado comentario. Algunos dicen que ya todo está escrito y por eso se dan esas coincidencias en ciertos temas e ideas. Creo que todos agradeceríamos el enlace a ese “Tiempo perdido” que ha escrito, seguro que es un estupendo relato. Muy contento con su visita.
      Saludos.

      Eliminar
    2. Querido amigo, ya considero un atrevimiento mencionar otra página en esta, aunque sé que a ambas las une cierta amistad o afinidad entre sus creadores. Simplemente quise comentar la coincidencia en el tema y en el título. Así que dejémoslo así y disfrutemos de tu micro, sin salirnos del espacio en el que tan felizmente nos reunimos.
      Un saludo, Beto.

      Eliminar
  9. Notincgas22/5/15 7:06

    Releyendo tu estupendo micro, me ha dado por pensar que los seres humanos somos, en verdad, muy pretenciosos. Medimos el tiempo confinándolo en un círculo, como si pudiéramos encerrarlo, como si fuéramos sus dueños; y, sin embargo, los esclavos del tiempo somos nosotros.
    Saludos, Beto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto Notincgas. Hay mucha profundidad en tu reflexión. Definitivamente, el tiempo nos manipula a su antojo. Gracias por la amabilidad de tus palabras.
      Saludos.

      Eliminar
  10. La relatividad observada por el único que no se rige por ella, el reloj, que siempre vive el tiempo de la misma manera. Un micro muy curioso y original, Beto. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Matrioska, ¡qué bueno que menciona la relatividad del tiempo! Esto dice la http://es.wikipedia.org/wiki/Dilataci%C3%B3n_del_tiempo al respecto: “La dilatación del tiempo es el fenómeno predicho por la teoría de la relatividad, por el cual un observador observa que el reloj de otro (un reloj físicamente idéntico al suyo) está marcando el tiempo a un ritmo menor que el que mide su reloj. Esto se suele interpretar normalmente como que el tiempo se ha ralentizado para el otro reloj, pero eso es cierto solamente en el contexto del sistema de referencia del observador. Localmente, el tiempo siempre está pasando al mismo ritmo. El fenómeno de la dilatación del tiempo se aplica a cualquier proceso que manifieste cambios a través del tiempo.”
      Gracias por la lectura y el comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  11. La obsesión humana por el paso del tiempo centrada en el artilugio (¿podríamos llamarlo invento?) que lo marca aunque no lo domina.
    Buen micro, Beto. Va mi "Me gusta" y con él un fuerte abrazo... intemporal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una característica humana es que buscamos dominar todo. Con nuestro complejo de especie superior queremos controlar el tiempo a nuestro antojo e incluso tenemos la pretensión de detenerlo. Gracias José Antonio, por tus palabras y por creer que este micro es bueno.
      También te dejo un abrazo y mis saludos.

      Eliminar
  12. El reloj es como el mensajero, ¿a quién si no le vamos a echar la culpa?
    Me encanta la escena: sala de espera, ruido de trenes, miradas huidizas, altavoces parlantes, trajín de gente, periódicos doblados,...
    También tú has ejecutado muy bien tu labor.
    Un saludo, Beto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alguien tiene que tener la culpa, por nuestro “Tiempo perdido” y todos creemos que es el reloj, incluso lo maldecimos en algunas circunstancias: “ese m… reloj no avanza”. Margarita, ha descrito muy bien la escena de cualquier estación o aeropuerto. Gracias por la amabilidad de su comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  13. Estimado Sr. Beto, los grandes temas siempre hacen pensar y generan interesantísimos comentarios, sobre todo si están bien tratados, como en este caso. Yo me regunto si el tiempo, o al menos la idea sobre su lentitud o rapidez, es igual para aquellos que prescinden de los relojes, bien por hábitos propios o por vivir lejos del mundo civilizado.
    Enhorabuena por tu relato y gracias por tu exquisito trato con todo el que lo visita.
    Enrique.

    ResponderEliminar
  14. Hola Enrique, buena observación la que haces. Yo creo que todos adaptamos el tiempo a nuestras circunstancias particulares y por eso es que lo percibimos como si avanzara a una velocidad variable; supongo que para una persona con reloj el tiempo puede tener una velocidad constante, pero una persona sin reloj y encerrada en algún lugar, el tiempo puede ser estático. Bueno, esto es una simple divagación al respecto. Me siento honrado con tu visita, muchas gracias por acercarte a leer mi microrrelato y por tus amables palabras.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Todos le miran, pero él, lejos de vanagloriarse, se ríe, y con parsimonia dirige el tempo de sus vidas. Gran relato, Beto. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!