El plusmarquista

Mi hermano fue el primero en poner el triciclo en dos ruedas y la bici en una y, así, en perder antes los incisivos. Más precoz en suspensos, en investigar la anatomía femenina. En borracheras. En morirse. Y en generosidad; solo hay que fijarse en las córneas de mis ojos.
Escrito por Paloma Hidalgo Díez - Web

30 comentarios :

  1. Magnífico, Paloma. No se puede contar mejor la vida de una persona y mostrar, a la vez, el sentimiento de cariño que se le tiene.
    Muy bueno.
    Besote.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pablo, otra vez un placer leer tu comentario.
      Abrazote a juego.

      Eliminar
  2. ¡Qué espléndido relato, Paloma! ¡Consigues compendiar en cincuenta palabras la vida acelerada de una persona y el agradecimiento de su hermano, que siempre iba detrás de él, por ese último acto, lleno de generosidad! ¡Y hacerlo de una manera tan soberbia! ¡Enhorabuena!
    Va mi "Me gusta" y un saludo muy cordial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José Antonio, me dice el hermano pequeño que te envíe un fuerte abrazo de su parte.
      Yo te mando mi agradecimiento por leer mi relato y por comentarlo así.
      Saludos sonrientes.

      Eliminar
  3. La plusmarquista eres tú, Paloma! Cincuenta pinceladas perfectas para crear un retrato. Me ha encantado el micro. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias María por el comentario.¡ Me gusta pintar retratos de letras!
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Ohhhhh. Me impactó!!! Enhorabuena. Besos

    ResponderEliminar
  5. Muy bonito, Paloma, sobre todo por su sencillez.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Quería decir que: para generosidad, la de estos regalazos.
    Gracias, Paloma.
    Bsss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así, con comentarios como el tuyo, da gusto romperse la cabeza intentado cuadricular el círculo de dos vidas de ficción.
      Más bsss para ti.

      Eliminar
  7. Una vida completa que culmina con ese acto de “generosidad”. Todos deberíamos ser donantes de órganos, muy bueno.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto Beto, es una generosidad muy necesaria.
      Gracias por comentarlo.
      Saludos cordiales.

      Eliminar
  8. Alguien que llega siempre el primero, que parece que vive dos veces mientras los demás sólo tienen una existencia, es lógico que, acorde con esa naturaleza, termine antes su trayectoria. Pero en realidad nada de esto, pese a ser peculiar, importa; lo que le honra es su generosidad. Un relato lleno de sencillez, profundidad y valores humanos.
    Un abrazo, Paloma, escritora

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los hermanos mayores, como yo, aunque lleguemos primero, pasamos gran parte de ese tiempo abriendo puertas, ventanas, caminos, horarios... tanto, que a veces pasamos por las experiencias de las que hablas como de puntillas, sin enterarnos del todo. Sin embargo, siempre hay hermanos pequeños dispuestos a apreciar ese trabajo de "desbrozado" de obstáculos,¡aunque no haya que donarles nada!
      Gracias por comentar
      Otro para ti.

      Eliminar
  9. Me encanta ese toque humorístico del principio. Después nos llevas a ese final triste pero importante.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por descubrirlo Rosy, muchas gracias.Abrazo de vuelta para ti.

      Eliminar
  10. ¡Cómo me ha gustado tu relato, Paloma! Con un ritmo trepidante, nos dibujas toda una vida, ¡qué fácil es imaginar la de estos dos hermanos!
    Y si es cierto que los hermanos mayores nos abren los ojos, tú has ido mucho más allá.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margarita, me encanta el juego de ojos de tu comentario. Muchas gracias por compartirlo.
      Saludos alegres para ti.

      Eliminar
  11. Sin duda, un número uno en todo. Un excelente retrato del personaje, Paloma. Felicidades. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien sienta leer esto Matrioska. Gracias por permitírmelo.
      Saludos alborozados.

      Eliminar
  12. Johnny Correia20/6/15 16:09

    Bonita la nostalgia siempre como recurso. Nostalgia que se percibe por encima del agradecimiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nostalgia que barniza incluso la envidia, sí, una nostalgia con aromas de fraternidad decalada en el tiempo y en las circunstancias.
      Gracias por comentar Johnny.

      Eliminar
  13. Lo ideal sería ir siempre por la vida haciendo caballitos sin perder nunca los dientes.
    Qué gran personaje has creado con tan poco, Paloma. Estupendo relato con final de impacto.
    Enhorabuena y saludos.
    Enrique.

    ResponderEliminar
  14. Sí, ni los dientes, ni la inocencia que te lleva a pensar que no los puedes perder por muy fuerte que sea el golpe.
    Me alegro de que te haya gustado.
    Muchas gracias Enrique.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Impecablel. Contado perfectamente y la historia es abrumadora. O sea... ¡Genial!
    Un abrazo fuerte y un me gusta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me voy a dormir disfrutando con la sonrisa que tu comentario me ha sacado. Buenas noches y muchas gracias compañero de letras.
      Un abrazo

      Eliminar
  16. Notincgas24/6/15 18:37

    Bonito relato, Paloma. A pesar de incluir una tragedia, respira buen rollo y creo que eso tiene mucho mérito.

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  17. ¡ Genial ! como todo lo que escribes. Como ya te dije un innovador en técnicas y generoso, a pesar suyo... supongo.
    Un beso grande relatista.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!