Natural o torrefacto

El café de media mañana transcurría con los mismos argumentos cotidianos: que si al Barça ya no se le escapaba la Liga, que si de primavera nada, más bien verano, que mira que están buenas estas magdalenas... Y cinco minutos más tarde, despido disciplinario con efecto inmediato, ¡cuánto lo sentimos!
Escrito por Rafael Domingo Sánchez- Twitter

3 comentarios :

  1. Muy bueno el título, Rafa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Todo puede cambiar en un momento, un fuego repentino que transforma lo natural y cotidiano en un infierno torrefactado.
    Un saludo Rafael

    ResponderEliminar
  3. antonio domingo sánchez14/3/16 19:52

    ..es mi hermano pequeño...Grande!!

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!