En un motel de cine

El agua mana del rociador arrastrando la tensión acumulada los últimos días. Súbitamente, la cortina se abre. Una silueta de mujer empuña un cuchillo que hunde repetidamente sobre el cuerpo mojado de la joven. Música y gritos se aúnan en estridente fragor mientras la sangre fluye mansa hacia el sumidero.
Escrito por Matrioska - Web

25 comentarios :

  1. Matrioska, grandioso homenaje al maestro del suspense. Inconfundible esa escena de Psicosis, la novela de Robert Bloch, que tan bien supo trasladar a la pantalla Hitchcock.
    ¿Sabes que se pensó en que fuera una película para la televisión, de ahí el blanco y negro, que hacía años había abandonado el director británico? Mas al ver el resultado fue a las salas de cine de cabeza.
    Enhorabuena por tu estupendo micro.
    Un besote.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo oí no hace mucho sobre lo que comentas. Lo que no sabía es que en esta escena, Hitchcock solo quería que se oyesen los gritos de Marion y el agua correr. Menos mal que al final le convencieron y dejó que los violines, con ese sonido tan agudo emulando las cuchilladas, dieran esa fuerza tan brutal e impactante a la escena. Muchas gracias por tu visita y comentario, Pablo. Otro besote.

      Eliminar
    2. Si escuchas esos violines por la radio, en tu cabeza aparece la imagen que has desplegado tan bien en tu micro. Por otra parte esa melodía solo tiene cabida en esa escena. Suelta sería un conjunto de ruidos sin ningún sentido.
      Saludos.
      Pablo

      Eliminar
  2. Antonio B.12/6/15 13:38

    Matrioska, tu relato fluye como la sangre de tu protagonista. Una de las escenas más famosas del cine perfectamente resumida, donde el movimiento es parte del escenario que has construido tal cual ocurre en la secuencia original.

    Bien contado hasta el asesinato puede ser bello.

    Muy bien contado.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Antonio. Hay ocasiones en las que me gusta meterme en líos y esta ha sido una de ellas, contar la escena en cincuenta palabras era un reto pero, me he divertido mucho haciéndolo. :) Gracias de nuevo y un saludo.

      Eliminar
  3. Una escena de sobra conocida muy bien contada. Me ha encantado.
    Enhorabuena!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  4. La próxima vez que me siente a ver "Psicosis", al llegar a la escena que nos narra espléndidamente Matrioska, ya sé lo que tengo que hacer: Para el reproductor, leer su/este relato y avanzar rápido hasta superar lo de la sangre fluyendo mansamente hacia el sumidero.
    Va mi "Me gusta", Matrioska, porque si ya me gustaba la película, ahora también me gusta esta breve narración de una parte, la fundamental creo, de aquella.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, veo que eres de los que cierra los ojos con la escena, seguramente como yo, en cuanto se intuye la sombra de la “bicha” tras la cortina de la ducha.:) Muchas gracias por todo, José Antonio. Un saludo.

      Eliminar
  5. Una sola escena puede hacer que una película sea recordada por siempre, la de “psycho” es de escalofríos. Excelente homenaje.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Beto. Es verdad lo que dices, escenas como esta o la de Tiburón al comienzo de la peli, son de las que no se olvidan. Un saludo.

      Eliminar
  6. Matrioska, con tus cincuenta palabras el maestro Hitchcock hubiera filmado la escena tal como lo hizo. Difícil y precisa síntesis. Enhorabuena. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Salvador, aunque, no es tan difícil una vez ideada y rodada la escena por él y vista un montón de veces por mi, jajaja. Un saludo.

      Eliminar
  7. Una escena mítica, que ahora une, a su justificada fama, cincuenta buenas palabras que la resumen y describen como merece.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu visita y por tu comentario, Ángel. Un saludo.

      Eliminar
  8. Siempre gusta hablar de nuestros amores. Hay tantas escenas del cine que podrían inspirarnos... Tu has elegido una universal por antonomasia y la has contado a la perfección.
    Enhorabuena, Matrioska, y un abrazo.
    Enrique.

    ResponderEliminar
  9. A pesar de haber visto la escena un puñado de veces -(y de no poder evitar abrir los ojos cuando estoy en la ducha con el pelo enjabonado, ¡y mira que han pasado años y duchas!)-, me has estremecido con tu relato y has conseguido que lo lea y relea y lo vuelva a leer como si fuese la primera vez.
    Un saludo, Matrioska.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que no eres la única que abre un ojillo siempre por si acaso, jajaja. Muchas gracias, Margarita. Un saludo.

      Eliminar
  10. Gran película, increíble escena y geniales 50 palabras que la describen a la perfección. Al releerlo no puedo dejar de escuchar los violines, Un saludo y un ¡me gusta!

    ResponderEliminar
  11. ¡Ay, esos violines escalofriantes! Jajaja. Muchas gracias, Sandra. Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Te ha quedado un micro intenso, disfrutable, felicidades.

    ResponderEliminar
  13. Te agradezco mucho la visita y el comentario, Paloma. Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. No puedo evitar los escalofríos. Confieso que yo también abro los ojos en la ducha.
    La escena no puede estar mejor contada y la última frase con esa sangre fluyendo mansa es muy buena, te felicito Matrioska.
    Un beso fuerte.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mejor es poner una de esas mamparas cuyas hojas no se deslizan así tires de ellas para evitarnos el estrés cada vez que nos metemos en la ducha, jajaja. Muchas gracias, Malu, otro beso fuerte para ti también.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!