Mala vida

El café aromatizaba la estancia. Ella planchaba con grato esmero la raya del pantalón y el cuello de la camisa mientras él se aseaba. Más tarde se besaron al despedirse con un mutuo "que te vaya bien el día, cariño" mientras ella pensaba ya en recibir a su próximo cliente.
Escrito por La Marca Amarilla - Twitter

28 comentarios :

  1. Cuando sea famosa y gane pasta a montón con mis novelas góticas, te compraré los derechos cinematográficos de este relato, M.A. Rodaré un corto: ella, Adriana Ugarte; él, José Coronado. Ahí lo dejo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja... Patrícia, cuando quieras!!
      Gracias!! Un saludo!

      Eliminar
  2. Todo tan idílico, que casi parecía de Walt Disney, y de repente ¡golpetazo! Conocemos la profesión de ella, pero miedo me da pensar en la de su marido, seguro que no es convencional y estará acorde con esa "mala vida". Un hombre a quien no le importa acostarse en una cama tan transitada no puede ser trigo limpio.
    Original, contundente y sorprendente, en tu línea.
    Un abrazo, campeón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ángel!! Viniendo de tí ... jejeje
      La interpretación es muy abierta!!

      Un saludo! ;)

      Eliminar
  3. En cada lectura que hago de este microrrelato me sugiere distintas historias y todas me gustan, incluida la que cuenta el autor.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Beto!
      Me gustaaaaaaaa

      Un saludo!

      Eliminar
  4. Un relato que activa la imaginación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así lo espero, Ricardo!!
      Muchas gracias!!

      Un saludo!

      Eliminar
  5. Una situación doméstica aparentemente por cauces normales y, de repente, ¡zas! en toda la... conciencia. Aunque un pego, Marca: ¿Mala vida? o ¿Tal vez buena? Que todo depende desde el punto de vista de quien mira o habla.
    Va mi "Me gusta" y un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. GRACIAS, José Antonio!!! Como bien dices, mala o buena??? Yo me acojo a lo de mujeres de "mala vida" ... pero dándole otra vuelta... ;)

      Un saludo!!!

      Eliminar
  6. Huelo el aroma del café, veo la raya del pantalón, atisbo las expresiones de tus protagonistas...
    ¡Qué bien expresado con esas cincuenta palabras!
    me ha gustado mucho.
    Un abrazo
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Pablo!! Es todo un honor!!

      Un saludo!

      Eliminar
  7. El tacto de ese beso, el olor del café, el sonido del vapor de la plancha, la visión de la raya perfecta de los pantalones y ese sabor agridulce que queda al final, con esas tres únicas palabras que modifican los sentidos.
    ¡Una auténtica explosión!
    Un saludo, Marca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Margarita!!!
      Espero que la explosión no cause bajas!! jajaja

      Un saludo!!! ;)

      Eliminar
  8. Me queda una duda al leer tu micro, Marca. No es lo mismo “su próximo cliente” que, su “primer cliente”, salvo que a todos les planche el cuello de la camisa. Espero que me aclares porque estoy en un sinvivir. :) Buenas descripciones. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Matrioska, lo difícil de un relato de 50 palabras es dejarlo cerrado. Yo lo dejo abierto para que el lector lo termine a su gusto. Algún día los cerraré!! jajajja

      En este relato me acojo al famoso "por qué le dicen sexo cuando quieren decir amor" ... jejeje por eso la protagonista busca -además- el amor en todos sus clientes.

      Un saludo!

      Eliminar
  9. Me sumo a lo dicho por aquí arriba, cuantas más veces lo leo, más interpretaciones le doy. Leyendo la explicación que le das a Matrioska, quizá ya lo cierra todo un poquito y qué triste,no? Buscando el amor de forma desesperadas, pidiendo a gritos migajas de cariño.
    50 palabras cargadas de sentimiento, ¿quizá ignorado?
    Un beso fuerte.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Malu, muchas gracias por tus palabras!!!
      Quizás, esa "rutina cariñosa", ese "amor natural" lo echamos en falta cuando no lo tenemos... No se!

      Un beso!!! ;)

      Eliminar
  10. Yo lo que veo aquí es un servicio completísimo o quizá un replanteamiento de las relaciones humanas. Mala vida en ambos casos. Pero muy buen relato.
    Enhorabuena, Marca, y saludos.
    Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, Enrique!!
      Ya veo que las interpretaciones son variadas y muy válidas! ;)

      Un saludo!

      Eliminar
  11. Marca, con tu permiso te doy mi interpretación, ya que el relato incita a ello. La protagonista tiene un negocio (la crisis espolea la imaginación); ejerce de mujer con los clichés convencionales, y hombres que no tienen pareja pagan estos servicios de cotidianidad y convivencia. Me ha gustado . Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Salvador, por tu comentario!!
      Podría ser una "esposa" por horas... Por qué no???? ;)

      Recibe un saludo!!!

      Eliminar
  12. Notincgas24/6/15 18:12

    Tal como lo cuentas, M.A., no hay nada sórdido en esta relación, digamos, profesional. Al contrario, lo que uno se encuentra en tu relato son cuidados mútuos,dedicación e incluso buenos deseos; y una manera elegante y precisa de contarlo, por supuesto.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Notincgas!!!
      Una magnífica interpretación!! ;)

      Un saludo!

      Eliminar
  13. Un todo incluido, con final feliz y además salen planchados.
    Marca que gran relato, normalidad en una vida que no lo es, sentimiento en una relación compartida, una vuelta a la vida, un giro inesperado, unas letras que te hacen grande como tu relato.
    Magnifico, un beso... te lo has ganado,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MªBelén, muchísimas gracias por tus palabras!!! ;)

      Muchos besos para tí!!
      Muy agradecido!

      Eliminar
  14. Es una pareja aparentemente "normal". Ella es la perfecta ama de casa, que se despide de su maridito, diariamente con un beso. El hace lo propio, se va a trabajar y le da otro besito. Después cada uno hace lo que le viene en gana. Ella, por ejemplo, busca, encima cobrando; lo que con él ya no tiene. Dudo si él lo sabe, aunque me da que sí. En este tipo de parejas, lo importante es el "aparantaje"... ¡qué guay todo....!

    Marca, seguro que no he dado ni una... en cambio yo sí te doy un "me gusta" ;-)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja Rosy, ya me vale tu versión!!
      Gracias!!!

      Un saludo!! ;-)

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!