El mago

Un temblor de manos desnudó los ases que guardaba en su manga y, abatido, abandonó los trucos en el desván del olvido.

Los conejos de su chistera le encontraron trabajo en un parque y ahora saca de una mágica bolsa migas de pan que, entre aplausos, las palomas hacen desaparecer.
Escrito por Pablo Núñez - Twitter

45 comentarios :

  1. Una amalgama de ternura, nostalgia y esperanza; magia pura, Pablo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Salvador: muchísimas gracias por tus palabras y tener tanta estima a ese mago que sigue haciendo trucos, en un parque, con su imaginación.
      Un fuerte abrazo.
      Pablo

      Eliminar
  2. Antonio B.14/6/15 11:30

    Un precioso relato sobre lo implacable que es el tiempo, o quién sabe si las adicciones, cuando baja el telón ante la magia de las personas.

    Un magnífica demostración de cómo se resume el ocaso de un artista con eficacia y con una exquisita ternura.

    Pablo, gracias por tu magia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio: Gracias a ti por pararte siempre y tratar con tanto cariño mis letras.
      A mí, personalmente, me enternecen los ancianos que cada día van al parque a dar de comer a las palomas, o a alguna casa abandonada a los gatos... Esa sinergia entre ellos y los animales les hacen sentirse aún útiles y, de hecho, lo son.
      Un abrazo.
      Pablo

      Eliminar
  3. Una excelente, tierna y delicada manera de contar el paso del tiempo y sus tristes efectos. Como siempre, nos regalas un texto tan intenso como sedoso en el ánimo. Felicidades, Pablo. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Matrioska. Que bellas palabras me dedicas siempre. Para mí el regalo es tu comentario. Me encanta cómo defines el relato.
      Un besote.
      Pablo

      Eliminar
  4. La luz cálida y tenue del ocaso tiñe de una contagiosa tristeza la magia del protagonista, hasta el punto de hacerlo renunciar a ella. Pero el autor aún guardaba algo en su chistera que proporciona a la historia un final feliz; un resurgir de la derrota: la magia de la existencia, siempre presente aunque ignorada tantas veces.
    Encantador relato, Pablo; dulce, tierno, entrañable, sensible... y lleno de imágenes de las que se quedan. Recibe por todo ello mi mas sincera enhorabuena y un fuerte abrazo. Ahora, a esperar a ver la próxima maravilla que te sacas de la manga.
    Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enrique: no sé que puedo contestarte para estar a la altura de tu comentario, que me ha dejado embelesado. Desde que lo pusiste lo he leído una y otra vez (al igual que el de los demás cincuenteros que tenéis la gran amabilidad de pasaros por mis cuentos) y no me canso.
      Decirte que yo no hubiera explicado mejor el sentimiento que tú, tan bien transmites con tus palabras. Me tendrías que dar la enhorabuena pero por haber tropezado con un mago de las palabras como tú, del que esperamos cada mes que saques de tu mágica bolsa las letras que nosotros, guardamos en nuestro corazón.
      Un abrazo.
      Pablo

      Eliminar
  5. ¡Plato! ¿Así que es tu mago el que alimenta a las palomas que invaden mi balcón? Hasta con la escoba les atizo y se me ríen en la cara. ¿No le daría igual pasarse a los patos del jardín botánico? Aquí me quedo en clase de tiro al plato, que me han expulsado de la de tiro de pichón por sanguinaria...
    Ay... que sí, que me ha gustado mucho, mucho y me ha dado mucha envidieja de la buena y tenía que disimular.
    Un besazo sin dismulo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Patricia, si lo llego a saber en vez de palomas, hubiera puesto gatos o perros abandonados, pero claro, son las palomas las que están más acostumbradas a vivir con los magos.
      A mí me da envidia (sana) que no se me ocurran tus magníficos comentarios siempre rebosantes de ingenio y de gracia.
      Un besote fuerte.
      Pablo

      Eliminar
  6. Un relato lleno de ternura sobre algo tan crudo como el paso del tiempo. El adjetivo que acabo de emplear, crudo, podría ser aún más contundente, porque se refiere a un concepto que no se detiene ante nadie, nos deteriora y nos mata, pero en tus palabras no hay tristeza y sí homenaje, simpatía, respeto y aceptación, en suma, sabiduría. Ahora entiendo lo de tu nuevo avatar. Ruego me perdones si la siguiente parece una frase fácil, pero es que coincide con la realidad: un texto lleno de magia concebido por un ilusionista, fabricante de ilusiones.
    Un abrazo fuerte, Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Ángel: la sabiduría la pones tú con esos comentarios que a todos nos fascinan y que demuestran tu calidad humana.
      Tenemos la suerte de no tener que esperar un mes para paladear tus relatos, porque todos los días tenemos la suerte de leer las letras que nos dejas. Me ha encantado el análisis que haces del relato, lo que enriquece la historia gracias a tus atinadas palabras.
      Un fuerte abrazo y es un placer que te hayas pasado por aquí.
      Un abrazo.
      Pablo

      Eliminar
  7. Tu mago ha conseguido un nuevo público, más fiel y que seguramente no se canse nunca de sus trucos. Precioso relato, Pablo, lleno de ternura y luz, aunque sea la del ocaso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Jose. Nunca fallas a la cita para dejarme palabras que animan a este inseguro y aficionado cuentista, a seguir sacando relatos de mi libreta.
      Que análisis más certero has hecho de mi (vuestro) mago.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. ¡Ay, qué bonito, Pablo! Hay algo más tierno que ver a un viejito en el banco de un parque dando de comer a pajarillos y palomas? a mí me encanta...
    Como me encanta tu micro, aunque me tienes mal acostumbrada, me acerco a tus palabras sabiendo que me encontraré una sorpresa y de las buenas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado, Rosy.
      Como bien dices la imagen de un anciano dando de comer a los animales callejeros es enternecedora y, si te paras a hablar con ellos, todos te dicen que no pueden faltar ningún día pues si no, no podrían comer los animalitos. Preparan la comida en su casa y salen, como si fueran Robin Hood, a repartir comida a los animalillos callejeros. Se sienten héroes, y es lo que son: héroes de la supervivencia.
      No te mal acostumbres que, como a Don Quijote, se me va secando el cerebro y alguna vez puede que te encuentres un petardazo. En ese caso me lo dices para espabilarme.
      Un besote.
      Pablo

      Eliminar
  9. La mejor manera de preservar el conocimiento es cuando se trasmite la experiencia, ahora él enseña a las palomas, el arte de la desaparición, con cada semilla que le lanza. Un microrrelato que además de bueno, es muy bonito.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Beto, muchas gracias. Me alegro que te haya gustado y me encanta que te pases por aquí a decirme lo que te sugiere mis cuentos. Tus comentarios me encantan, aquel que le hiciste a 'La luna' me atrapó, y desde entonces, me da un subidón cada vez que veo que te pasas por mis letras a dejarme tus palabras.
      Un abrazo.
      Pablo

      Eliminar
  10. Aunque el escenario y el público hayan cambiado, tu protagonista sigue haciendo magia. Me ha gustado mucho, Pablo. ¡Felicitaciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Sandra. La magia la haces tú con tus comentarios y tus magníficos relatos.
      Un besote.
      Pablo

      Eliminar
  11. Pablo, en primer lugar he de decirte que no me ha sorprendido tu relato. Me tienes (nos tienes) mal acostumbrados, ya que cada relato tuyo sabemos que será/es muy bueno, por lo que la sorpresa deja de ser tal desde el mismo momento en que vemos tu firma.

    El cómo nos cuentas esa venida a menos de un mago, me parece sencillamente genial. Cómo por el deterioro de los años ya no es capaz de hacer magia, de sorprender. Cómo ese mismo paso de los años, le lleva a intentar soprender (otra vez) en el parque a las palomas que simplemente le agradecen el sustento de pan que les proporciona.
    Ternura y también aviso es lo que yo detecto en tus cincuenta palabras, con las que resumes una vida de magia que ha perdido, precisamente, la magia de vivir.

    Va mi "Me gusta" y mi reconocimiento personal por tu magnífica escritura, sin sorpresa (una vez más) después de leídos tus ocho relatos, todos espléndidos, por cierto.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José Antonio: cuanto me alegran siempre tus palabras. Eres único desmenuzando un micro y el mío, además de mejorarlo con tus palabras, lo has explicado como lo que eres, un gran maestro de esta página.
      Todo lo que has contado era lo que yo quería expresar con mis cincuenta palabras, pero nunca estás seguro de conseguirlo hasta que lees comentarios como el tuyo y, entonces, sientes una inmensa alegría por ver que habéis pillado todo el trasfondo de la historia. Claro, que con lectores como tú, es fácil que te entiendan.
      Como sabes, recibo ese "Me gusta" que tanto me gusta y me quedo con tus amabilísimas palabras para releerlas una y otra vez.
      Un fuerte abrazo.
      Pablo

      Eliminar
    2. Amigo Pablo, te acabo de escuchar en "La Ventana", de la Cadena SER, en la sección "Relatos en cadena". ¡Qué grande eres! Aunque no has ganado, llegar a la final semanal ya es todo un triunfo... Y tu relato era muy... poético. Podría servir para recordar tipos de estrofas para alumnos de la ESO, ahora que la poesía parece que está ciertamente depreciada.

      Un saludo y enhorabuena.

      Eliminar
    3. Y además ha hecho unas menciones muy interesantes... Sí que es grande!! Me uno a tu doble felicitación por haber sido seleccionado y por la calidad del relato, puro estilo "Pablo NÚñez", pero condensado.

      Eliminar
    4. Muchísimas gracias a los dos. Vosotros sí que sois grandes.
      Dejo por aquí el enlace por si queréis escuchar mi relato. Se llama 'El duelo'
      Abrazos.
      Pablo

      http://cadenaser.com/programa/2015/06/15/la_ventana/1434384610_380185.html

      Eliminar
  12. Precioso y mágico relato Pablo. Felicidades.
    Un abrazo
    Stbn

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Stbn. Me alegra que te hayas dado un paseo por aquí y que te haya gustado el micro.
      Un abrazo.
      Pablo

      Eliminar
  13. Pobres palomas, qué mal nos tratan los magos, siempre haciéndonos desaparecer! menos mal que al menos tú, lo haces con mucho estilo, y me gusta.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Paloma. Tú nunca desaparezcas de cincuenta palabras.
      Muchas gracias por pasear por mi micro y pararte a charlar conmigo.
      Un besote fuerte.
      Pablo

      Eliminar
  14. A pesar de llegar tarde a tu última actuación, Pablo, tu magia sigue presente en el ambiente y la ilusión de tu historia traspasa mi pantalla.
    También a mi me tiemblan las manos cuando tengo que escribirte un comentario, y ese temblor no es más que un reflejo de ese "¿y ahora qué me saco yo de la chistera para decirle a este hombre?".

    Como ya han señalado algunos compañeros, siempre tienes un as en la manga para la siguiente función, aunque no te hace falta porque tu sensibilidad es la clave de tu triunfo y tus delicadas y atentas palabras, las cartas con las que nos ganas a todos los que tratamos contigo. Y en estos juegos que nos traemos entre manos, da gusto "perder".

    Aprovecho, con tu permiso, para felicitarte por tu relato en la Cadena Ser; acabo de leerlo. Al igual que me ocurrió con Enrique, me alegra que también allí seamos amigos de letras.

    Un beso sin trucos y un montón de aplausos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Margarita: eso mismo me pregunto yo (quita lo de hombre por mujer) cuando leo tus comentarios. Son obras de arte dignos de lo que eres: una de las más exquisitas y elegantes escritoras de nuestra familia cincuentera. Ya sabes que tengo predilección por tus textos y eso me dice que tengo buen gusto pues tu magia hace que aparezcan las palabras en los lugares adecuados formando el más bello de los puzles.
      Me alegra mucho que te haya gustado esta nueva historia y que juegues con sus términos a la hora de escribir tu comentario.
      En cuanto a lo de Relatos en Cadena, te agradezco tu felicitación y transmito desde aquí la mía hacia ti, aunque ya la hice por twitter, pues tú también llegaste a la final no hace mucho y eso demuestra de nuevo la calidad que atesoras y la suerte que tenemos los cincuenteros de tenerte entre nosotros.
      Ha sido un placer que te pares a charlar conmigo. Gracias porque, como siempre, me dejas un poso de alegría interna.
      A mi libreta de mejores relatos (o los que más me gustan) de cincuenta añdo tu comentario para llevarlo conmigo a todas partes.
      Un besote enorme.
      Pablo

      Eliminar
  15. Pablo, he elegido este comentario como vehículo para iniciarme en "Cincuenta Palabras" y no es casualidad. Es que sois tú y nuestro amigo común, Enrique Mochón, los que me habéis metido este gusanillo en el cuerpo, con vuestro buen hacer en esta página. Gracias por esto, espero no defraudados.
    Volviendo a tu relato, me parece muy visual y tierno. Los trucos de tu mago en el parque son un magnífico final para una carrera dedicada a repartir ilusión.
    Un beso:
    Asun

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué alegría, Asun! Es un placer que te unas a la familia cincuentista y, sé se buena tinta, que ellos también se van a alegrar cuando lean tu exquisita prosa.
      En cuanto a mi micro, te agradezco mucho tus palabras, siempre atinadas tanto aquí, como en nuestro rinconcito literario que compartimos con Enrique, Marinela y María.
      Con el micro, curiosamente, me esmeré mucho escribiendo el principio pero creo que, sin esmerarme tanto, es el final lo que mejor salió (cosas de las musas).
      Es un placer que te hayas pasado por aquí y saber que, a partir de ahora, nos regalaras grandes micros. Ya me froto las manos esperando el primero.
      Un beso fuerte.
      Pablo

      Eliminar
  16. Me quito el sombrero señor mago de las letras... Me encantó, quedé cómo el niño que ve por primera vez aparecer la paloma del pañuelo. Enhorabuena maestro...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Carmen: muchísimas gracias por tus palabras, aunque creo que exageras con lo de maestro. Siempre aprendiz y aprendiendo algo nuevo cada día. Aquí de todos vosotros cada día.
      Es un placer que tu sonrisa se haya pasado por aquí para dejar la magia de tus palabras.
      Un besote.
      Pablo

      Eliminar
  17. Querido Pablo, flamante y actual campeón de 50 palabras, es que me dejas totalmente hipnotizada, desde luego que aquí está demostrado quién es el mago de las palabras.
    Primero, perdón por acudir con retraso, este mes voy tarde, tarde ... Y segundo felicitarte por este relato envuelto en magia, contado de esta forma tan dulce y cariñosa. El ocaso del ser humano, esa pérdida de facultades y ese sentimiento de inutilidad y quizá también de soledad obligada, es un tema nada agradable pero visto con esta chistera que nos has puesto, resulta enternecedor.
    Por último, mi más sincera enhorabuena por ser finalista de "Relatos en cadena", allá donde vas, lo bordas.
    Un beso bien fuerte.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Malu, has venido que es realmente lo importante con lo que no tienes que pedir perdón, sino darte yo las gracias.
      Me abruman tus palabras y, agradezco lo de flamante campeón, aunque yo le quitaría lo de flamante (con campeón, gracias a vosotros, me sobra).
      Quiero explicarme y que no se me entienda mal: Estoy muy contento de ser campeón y de que, vosotros, lo decidierais así: es un sentimiento que me hace sentir bien. Pero, para mí, flamante es el subcampeón, Enrique, cuyo relato de 'Décadas de decadencia', es una opinión personal, me pareció mejor que el de 'Caricias'. Tampoco me olvido de los demás, especialmente el de Joaquín Grau, que me pareció otro micro digno de ganar. Aún así, como es normal, recojo tus palabras y me entusiasmó el ser campeón, por primera vez en mi vida, con uno de mis escritos.
      En cuanto a lo de Relatos en Cadena, muchas gracias. No hubiera llegado si vosotros no me hubierais metido el veneno de escribir micros, en las venas, así que el puesto de la final no fue solo mío, sino de toda la familia cincuentera.
      Un beso.
      Pablo

      Eliminar
  18. Emocionante y conmovedor relato, duro y realista a pesar de ser un tema sobre magia. muy bien escrito y aprovechado al máximo las 50 palabras, mis felicitaciones y me saco el sombrero ante ti (del que no caen conejos, sino mis pocas canas que van quedando).

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por pasarte por aquí, Jean. Tus palabras, llenas de magia, alegran enormemente a este aprendiz de cuentista al que no dejáis de abrumar con vuestros comentarios.
      Un abrazo.
      Pablo

      Eliminar
  19. Notincgas24/6/15 18:03

    Hete aquí una de las pocas verdades verdaderas: La vida es una sucesión de etapas. Largas, cortas, buenas, malas, provechosas e incluso inútiles. Es así. Y también llega el día en el que uno se hace mayor y se tiene que jubilar.
    Otra verdad verdadera: tus relatos cuentan grandes historias, Pablo.
    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  20. Gracias, Notincgas.
    La vida pasa y lo importante es saber vivir cada etapa de la mejor manera posible.
    Un fuerte abrazo y gracias por pasarte por aquí.
    Pablo

    ResponderEliminar
  21. Guauuu... La magia sale de tus migas de palabras, ensalzando el micro. Eres grande y haces grande tu historia.
    En 50 palabras toda una dicha y desdicha de la vida. Felicidades por ello.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias M. Belén. Me encanta lo que dices de las migas de palabras.
      Quien hace grande un relato son grandes comentarios como el tuyo. Es lo que más disfruto de cincuenta: vuestras palabras.
      Un besazo y gracias por pasearte por aquí.
      Pablo

      Eliminar
  22. María Cueto25/7/15 15:39

    Pablo, oh, cuantas cosas pasan, cuantas emociones genera. yo quiero unos conejos de esos, tendré que buscarlos. Y ese animal tan pesado que es la paloma por fin hace algo maravilloso!. Felicidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María. Veo que te has ido parando en mis micros y te lo agradezco enormemente. Sólo espero poder leer aquí pronto los tuyos.
      Un beso.
      Pablo

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!