Ciegos de amor

Para ellos una cita a ciegas consistía en encontrarse en el parque, cerrar los ojos, imaginar que paseaban por las calles de París, abrazados, oliendo las rosas de los Campos Elíseos mientras se susurraban palabras de amor sin la compañía de sus perros guías. Hasta que un autobús les separó.
Escrito por Nicolás Jarque Alegre - Web

20 comentarios :

  1. Precioso relato de amor, Nicolás, muy bien encarrilado, pero con abrupto y triste final. El título, perfectamente elegido.
    Va mi "Me gusta" y mi sincera enhorabuena con él.
    Un saludo muy cordial.

    ResponderEliminar
  2. Hola Nicolás.
    Original y duro relato de amor.
    Muy bueno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Inés Pérez Sanz14/8/15 12:30

    Tierno y duro a la vez que bonito relato de amor. Muy acertado el título, me gusta.
    Saludos, Nicolás.


    ResponderEliminar
  4. Tremendo. En el momento más emotivo, cuando se despiertan todas las imágenes evocadoras, el romanticismo, ...todo queda interrumpido de repente,y para siempre.
    Te deja sin sonrisa un buen rato...

    ResponderEliminar
  5. Yo prefiero imaginar que tomaron autobuses equivocados y que no supieron reencontrarse ni con sus perros guías. Es un final tonto, sí, pero deja un resquicio de esperanza.
    Muy bonito, Nicolás.

    ResponderEliminar
  6. Buenísimo y con un sorprendente giro que nos trae de bruces a la actualidad. Como siempre te leo con admiración, Nicolás.

    ResponderEliminar
  7. Qué bronca me causó ese autobús que vino a atropellar una hermosa historia de amor.
    Muy bueno, Nicolás.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno, Nicolás. Así no se hubieran separado de sus perros guías la historia hubiera tenido final feliz. Bueno, a lo mejor en otro lugar juntos.
    Un abrazo.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quería decir que si no se hubieran separado de sus perros guías a lo mejor los hubieran salvado.
      Y que en otra dimensión, seguro que están juntos y viéndose. El anterior comentario me quedó fatal con el autocorrector.
      Saludos.
      Pablo

      Eliminar
  9. El relato tiene una gran carga emotiva y, a pesar del trágico final, consigue sacarnos una sonrisa de esperanza. Muy buen texto.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Romántico en su extenso sentido. Me recuerdan los sentimientos desgarradores de los autores románticos franceses, Lamartine o Chateaubriand, que por cierto, me siguen gustando.
    Muy buen relato Nico.
    Un sincero abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Qué bien juegas con la ceguera, Nicolás, y no sólo con la de los personajes de tu relato; también con la nuestra: no nos abres los ojos hasta oír el pitido del autobús que se nos echa encima sin darnos tiempo a evitar la catástrofe.
    ¡En tu línea!
    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  12. El amor es ciego pero la imaginaron no conoce la oscuridad. Magnífico relato de amor, y quiero pensar que el autobús era parisino y de vuelta al parque se siguen mirando a los ojos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Emotiva y triste historia contada de manera magistral. Enhorabuena, Nicolás.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Qué grande y valiente debe ser un amor en la oscuridad eterna de la ceguera. Qué dramático final les esperaba. Y qué bien nos lo has contado, Nicolas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Una sucesión de exitosas citas a ciegas que nos truncas de repente, dejándonos huérfanos de esa ternura. Me ha gustado mucho, Nicolás, felicidades. Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Qué bonita cita a ciegas, qué dulce imaginarse en París, crees ver el título cuando aparecen los perros guía, y... te cambia la historia el autobús final!
    Me gusta! (aunque el abrupto final añade un "pobres" a la caída del romanticismo por los suelos).
    Carme.

    ResponderEliminar
  17. Muy buena revisión (valga la expresión) del concepto de la cita a ciegas. ¿Podría haber algo de humor negro al final? De un modo u otro me ha gustado bastante.
    Saludos, Nicolás.
    Enrique.

    ResponderEliminar
  18. Desde el título hasta el final juegas con la ceguera de forma magistral. Me ha gustado mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!