El deseo cumplido de una niña

Cuando el maquillador terminó de peinarla, de pintarle los labios y empolvarle las mejillas, se miró entusiasmada. Fuera de sí, con una sonrisa resplandeciente, exclamó: "¡Has visto, mamá! ¡Por fin soy tan guapa como tú!". La madre, incapaz de percibirla ni escucharla, abrazó la cajita blanca y rompió a llorar.
Escrito por Gabriel Pérez Martínez

27 comentarios :

  1. Gabriel me has emocionado con tu relato, triste historia contada con gran cariño.
    Enhorabuena, me ha gustado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tus palabras, Javier.
      Reconozco que tiene un final muy triste y duro este relato. Te prometo que suelo escribir otros más alegres, pero éste me salió así.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Gabriel, terrible final que sorprende después de un relato que augura diversión. Emociona a la vez que duele. Felicidades. Un saludo. Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque suene redundante, a mi sí que me emociona que a lectores/as como tú os pueda emocionar algo que he escrito.
      Mis más sinceras gracias.
      Un beso.

      Eliminar
  3. La falta de comunicación es triste, y si encima sus interlocutores se encuentran en dimensiones diferentes, es trágica.
    Pobre madre que nunca sabrá que el deseo de su niña ha sido cumplido en la otra vida.
    Un principio enternecedor y un final angustiante. Me ha gustado,Gabriel.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has dicho mucho mejor que yo lo he transmitido. La incomunicación en este caso es trágica porque tanto la madre como la hija desearían comunicarse pero no pueden hacerlo.
      Muchísimas gracias, Sandra.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Un giro increíble a una historia que empieza con una tierna escena. Muy bueno, Gabriel.
    Un abrazo.
    Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Pablo.
      No sabes cuánto me alegra que a un veterano como tú de "50 palabras" le haya gustado este relato.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Impactante relato por ese final inesperado, Gabriel. Y por toda la historia que hay detrás que hace que la imaginación eche humo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, Margarita. No sabes cuánto me alegra.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Brutal historia, Gabriel, muy bien narrada. Felicidades.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Muchísimas gracias, Fina.
    Me alegro mucho de que te haya gustado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Uffff. Un relato enorme Gabriel. La piel de gallina. Lo he releído para ver los detalles y cada vez me parece más increíble el giro de la historia. Enhorabuena!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Carmen.
      Tus palabras son para mi, un chute de ánimo para seguir escribiendo.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Notincgas15/8/15 18:27

    Relato bien trenzado y terrible, Gabriel. Pero me deja una turbadora pregunta: ¿Acaso el desenlace de la niña es consecuencia de su deseo?
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Notincgas.
      Cómo muere la niña lo dejo para que cada lector deje volar su imaginación. Cuando puse el título, pensé que podía interpretarse que el deseo ésta era estar muerta. Reconozco que puede haber ambigüedad, aunque mi intención inicial fuese más sencilla: La niña cumple su deseo al verse tan guapa como su madre. Tristemente, demasiado tarde.
      Muchísimas gracias por tu comentario.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
    2. ...podía interpretarse que el deseo DE ésta...
      Perdón, que me lo he comido...

      Eliminar
  10. Gabriel, me has emocionado.
    Perfectamente contado, vas llevando al lector suavemente por el relato que se imagina idílico hasta dar con el dramático giro final, felicidades.
    Un beso.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada más gratificante para mi que emocionar a una lectora como tú.
      Muchísimas gracias por tu comentario.
      Un beso.

      Eliminar
  11. Un micro perfectamente escrito. Impactante, tierno, desgarrador, haces brotar un montón de sentimientos con maestría. Felicidades, Gabriel. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Coincido con los comentarios anteriores: empieza con mucha ternura y acaba con horror inesperado. Con ese giro final te da un vuelco el corazón.
    Saludos!
    Carme.

    ResponderEliminar
  13. Tremendamente negro, como casi siempre que aparece una cajita blanca.
    Muy bien contado, Enrique. Consigues tu objetivo con creces.
    Saludos.
    Enrique.

    ResponderEliminar
  14. Perdón, juraría que había puesto Gabriel. Parece que mi ego empieza a desatarse, jaja.

    ResponderEliminar
  15. Muchísimas gracias por vuestros comentarios: Matrioska, Carme y Enrique.
    Perdonad que no os haya contestado antes. He andado un poco perdido con las vacaciones :-)
    Un fuerte abrazo para cada uno de vosotros.

    ResponderEliminar
  16. Por poco se me escapa comentar este relato, impactante, duro, genial. Un abrazo, Gabriel.

    ResponderEliminar
  17. Qué penita da comprobar que el deseo de esa niña se cumpla dentro de un ataúd.
    Esa frase final es excelente, da un giro total a la historia.
    Me ha gustado, mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!