El sastre vagabundo

Hilvanando letras daba forma a esa historia que jugueteaba por las rendijas de su imaginación. Caminaba, errante y sin rumbo, cosiendo retales de palabras hasta que lograba tejer el ansiado tapiz del relato. En ese mágico instante, desde su alma de escritor, una sonrisa volaba y aterrizaba en su boca.
Escrito por Pablo Núñez - Twitter

56 comentarios :

  1. Alma de escritor, eso es lo que hay.
    Un abrazo, Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luis, que alegría verte por aquí. En esta comunidad todos tenemos alma de escritor y deambulamos hasta encontrar las palabras precisas que queremos encajar en nuestros relatos de cincuenta. Tú cuidas al máximo la elección de esas palabras. Solo hay que leer tus magníficos relatos.
      Un fuerte abrazo, genio.
      Pablo

      Eliminar
  2. ¡Soberbio, Pablo! ¡Qué relato más bonito y emotivo!
    Va mi "Me gusta" y un fuerte abrazo, ¡sastre de alta costura! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, José Antonio. Yo soy sastre de segunda. Los de alta costura son los que van camino de publicar cincuenta de cincuenta.
      Como sabes, me encanta ese "Me gusta" que siempre me envías con tanto cariño.
      Un fuerte abrazo, paisano, y gracias por pasearte como siempre por aquí.
      Pablo.

      Eliminar
  3. Sí, yo también me siento "errante y sin rumbo" hasta que logro (o no) componer el tapiz de un relato. ¡Qué bien lo has expresado! Se nota que eres del gremio. Un abrazo y felicidades por tu excelente relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Belén. Aquí todos somos del gremio y creó que esa sensación de vagabundo (según la RAE, una de las definiciones de vagabundo es: el que camina errante y sin rumbo), la vivimos todos mientras buscamos como coser esos retales de palabras que corren por nuestra imaginación.
      Un fuerte beso y enhorabuena por tu relato finalista de Julio. Me gustó mucho. Seguro que cuando lo acabaste una sonrisa apareció en tu boca.
      Pablo.

      Eliminar
  4. Bravo, bravísimo, mi querido Pablo. Tu eres escritor en cuerpo, alma, espíritu y todo lo que te propongas.
    El relato es de sobresaliente. Hay que ver cómo viene agosto de fuerte.
    Un beso grande.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Malu, que bien me tratas siempre. Para mí es muy grato que te guste el relato. Como he dicho antes aquí todos tenemos alma de escritor y este micro está inspirado en todos vosotros que como yo, de vez en cuando dejamos la mirada ausente mientras en nuestra imaginación corre una historia y con la ayuda de la aguja de las musas, la vamos cosiendo hasta que conseguimos tejer un tapiz de, exactamente, 50 vocablos.
      Un fuerte beso y gracias por pararte siempre.
      Pablo.

      Eliminar
  5. Una excelente labor confeccionada con primor y entusiasmo. Puntada a puntada, a golpe de pedal de tu Singer (por lo que veo en tu nueva foto de perfil) has conseguido un resultado impecable. La sonrisa final de satisfacción lo dice todo.
    Sospecho que eso nos ocurre a muchos: que nos encanta pasarnos ‘el tiempo entre costuras’ (de este tipo).
    Enhorabuena, Pablo. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, M. Jesús, por tus palabras.
      Estoy seguro que a esta comunidad de cincuenteros le encanta tejer historias y de hecho, y los tuyos son un buen ejemplo de ello, se pueden ver cada mes bellísimos tapices por aquí.
      Un beso.
      Pablo.

      Eliminar
  6. M Belén Mateos Galán5/8/15 16:29

    Un 50 hilvanado con gran maestría. Un tapiz mágico lleno de palabras poéticas y sonrisas.
    Buen trabajo Pablo. Un placer leerte siempre.
    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. M Belén, mi poetisa favorita, mil gracias. Lo que es un placer es que te padres siempre por aquí.
      Muchas gracias por tus palabras y enhorabuena por tus triunfos.
      Un besote.
      Pablo.

      Eliminar
  7. Muy bien plasmado, Pablo, este relato o esta poética crónica de lo que sucede en nuestro interior al escribir. Visto así, el proceso creativo viene a ser como una especie de acto íntimo cuyo clímax sería ese mágico instante con visibles efectos exteriores.
    Muy bueno, amigo. Otro gran homenaje a esta pasión compartida por todos los que nos damos cita por aquí. Más que coser, esta vez creo que lo has bordado.
    Enhorabuena y un abrazo.
    Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Enrique.
      Es un homenaje a gente como tú que hilvanas cada mes historias de todo tipo y que nunca nos defraudan.
      Solo te falta una cosa que deseo con todas mis fuerzas: ver uno de tus relatos en lo más alto del mes. Sé que tarde o temprano lo conseguirás, aunque también sé que lo que más disfrutas (disfrutamos) es de nuestras lecturas y comentarios cincuenteros.
      Un abrazo mi querido padrino.
      Pablo

      Eliminar
  8. El arte de escribir explicado, e ilustrado, en 50 palabras. Se me antoja que muchas sonrisas han aterrizado ya en tu cara y presiento muchísimas más por llegar. Enhorabuena por otro magnífico relato que has logrado confeccionar.
    Un abrazo, Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Fina. Aquí creí que cohabita una gran comunidad de personas sonrientes.
      También te hago una confidencia en mi caso: por cada sonrisa que saco hay muchos ceños fruncidos por no ser capaz de cuadrar el tapiz y más de una vez, va a la basura. Menos mal que de vez en cuando se saliva alguno.
      Un besote.
      Pablo.

      Eliminar
    2. Cosas de escribir desde el móvil, Fina. Como verás en vez de creí quise poner 'creo'. Otro besote de propina.

      Eliminar
  9. Pablo, te has salido del formato virtual y has entrado en la leyenda. Tú solito podrías publicar un libro sobre tus vagabundos. Las cincuenta palabras de los cincuenta vagabundos... Me has recordado el estilo mágico de Corazón de tinta y me has dejado sin habla.
    A sus pies, mi juglar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Patricia, reina de los sueños. Luego dicen que los exagerados somos los andaluces ;-). Tú sí que me has dejado sin habla en un perenne sueño que me dura desde que leí esa maravilloso tapiz que se publicó hace dos días en esta casa y que adorna el mes de agosto con letras de otro.
      Un besico y un helado del sabor que más te guste: el sabor de los sueños.
      Pablo.

      Eliminar
    2. Patricia, se me pasaba un apunte importante. No sé si recuerdas aquel relato que se llamaba 'El rescatador de cuentos'. En él hablaba de un vagabundo que recogía cuentos huérfanos para plasmarlos en una libreta.
      En tu comentario me invitaste a contar la historia de ese vagabundo. Justo ahí, con tu petición, empecé a tejer este micro así que quería que supieras que fuste tú quien lo inspiró y gracias a ti se liberó de esa mugrienta libreta.
      Otro beso, está vez por servirme de musa.
      Pablo.

      Eliminar
  10. Fantástica, literalmente, la manera en que comparas las labores del escritor y del sastre. Aunque ambos oficios se apoyan en la constancia y la disciplina; mucho dependen, creo yo, de saber desarrollar un estilo propio a partir del instinto, de saber distinguir las cosas bien hechas cuando se miran.
    Bien cortado este relato, un traje a la medida.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vicente, muchas gracias por tus amables palabras.
      Llevas razón en que tanto el oficio de escritor como el de sastre requieren disciplina aunque, como bien dices, el instinto o las inspiración hace que la obra, o el traje, sean buenos. En esta página abundan sastres de palabras muy buenos, como tú.
      Un abrazo.
      Pablo

      Eliminar
  11. Mi querido Pablo:
    Ya estoy acostumbrada a que tus personajes se cuelen por las rendijas de mi pantalla y se coloquen aquí, a mi lado, a hacerme cosquillas en los pies, pero aun así, me sorprendes una y otra vez.
    Me encanta tu versión de este sastrecillo valiente que, volando sobre la alfombra de Aladino, me ha llevado al país de nunca jamás. Y aquí estamos los dos, tejiendo tu nombre con hilo de estrellas.
    Gracias por estos momentos mágicos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Margarita: yo me quedo con estos comentarios que me haces sin saber qué contestar. Son obras de arte que me arrancan sonrisas sin necesidad de tejer nada.
      Me encantan tus palabras y van a ir directas a mi libreta de 'lo mejor de cincuenta', justo al lado de una tímida primavera que convive con un invierno abusón, vestida con un vestido de flores que ha tejido una persona con la aguja de su mágica pluma y la ayuda de un ingenio insuperable. Una primavera que nos ha hecho disfrutar del mejor de los relatos posibles. Gracias por todo ello. Gracias por arrancar desde mi alma de lector, una sonrisa que se ha posado en mi cara y que me durará toda la noche.
      Un beso enorme.
      Pablo

      Eliminar
  12. Excelente tejido, Pablo. Tú si que tienes madeja para rato. Y de todos las texturas y colores. Me ha encantado.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te guste, Sandra. Me encanta que siempre te pases por mis relatos y me dejes palabras tan bellas.
      Un gran beso.
      Pablo.

      Eliminar
  13. Notincgas6/8/15 7:07

    Interesante y sugerente relato, Pablo, el que nos has regalado este mes. Amén del homenaje a la creación literaria, has unido el oficio del escritor con el de la confección en una vistosa analogía, con ese aire romántico y entrañable que suelen desprender tus historias.
    Y, finalmente, ese culmen en forma de sonrisa con la que, estoy seguro, muchos nos identificamos.
    Mi enhorabuena, Pablo, y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amigo Notincgas. Es un gusto que te pases siempre por mis relatos a dejarme palabras tejidas con tanto cariño.
      Al hablarme de sonrisas, la culminación del sastre, me imagino a cierto escritor que seguro dibujaba una sonrisa por cada color que tejía.
      Un abrazo.
      Pablo.

      Eliminar
  14. Eso es tener imaginación Pablo, lo demás, son tonterías....
    Me ha fascinado.
    Abrazos calurosos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rosy. Que me gusta que me visites. Y más si encima me dejas un comentario como este.
      Que te haya fascinado es una gran recompensa para este sastre al que tanto le gustan los tapices dorados de vuestros comentarios.
      Un besote.
      Pablo.

      Eliminar
  15. Precioso el tapiz que has dejado colgado en esta casa de Cincuenta, Pablo. Me encanta el paralelismo entre el arte del tejedor y el de escritor, demostrando una vez más tu maestría uniendo palabras.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Asun, me alegra mucho que te haya gustado este tapiz. Yo, que he tenido la suerte de leer relatos tuyos en nuestro pequeño rincón secreto en el que cohabitamos con otros queridos amigos, sí sé lo que es maestría en unir las letras y esa maestría la tienes tú. Yo, cuando te leo, me doy cuenta que solo soy un principiante. Eso sí, aprendiendo cada día más gracias a leer a maestras como tú.
      Un besazo.
      Pablo.

      Eliminar
  16. Antonio B.6/8/15 15:28

    Radiante el proceso de creación que bordas en tu narración. Se pueden ver pulsos de luz alargada que se abren paso entre los meandros del pensamiento, tratando de construir historias desde embriones fragmentados que buscan su forma, su tamaño y su color preciso para dar forma a lo etéreo.

    Este relato bien podría ser tu piel hecha palabras, Pablo, porque pareces estar hecho de sensibilidad e imaginación, hilvanadas en una doble hélice de la que se descodifica tu potente creatibidad.

    Un magnífico relato digno de pertenecer a la escuela de los sueños.

    Un abrazo y enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Antonio: me quedo con la boca abierta y sin palabras cuando leo tus comentarios. Ya he dicho más de una vez que hay comentarios que superan a los propios relatos y, bajo mi punto de vista, este es uno de ellos.
      Has diseccionado a la perfección la historia que he querido contar y la has adornado y enriquecido con tus palabras.
      Eres un crack y para colmo me dedicas un último comentario que me hace ruborizar.
      Muchísimas gracias, Antonio. Es un gustazo leerte querido amigo.
      Un abrazo.
      Pablo.

      Eliminar
  17. Contemplo tu primoroso tapiz y me veo reflejada en cada uno de esos retales de sentimientos y vericuetos creativos que, con suerte, terminan por acomodarse satisfechos en esa sonrisa espontánea. Lo curioso es que nunca hubiese sido capaz de expresarlo de una manera tan poética, delicada y elegante, pero claro, para eso estás tú. ;-) Felicidades por tu pulcra labor, Pablo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Matrioska. Que palabras más bellas consigues hilvanar para crear este tapiz de comentario. Tú eres capaz de regalarnos muchas letras bordadas con la ayuda de tu ingenio.
      Un gran beso.
      Pablo

      Eliminar
  18. Hermoso símil entre el mundo de la letras y el de la costura. Jamás lo hubiera pensado. Me ha sorprendido muy gratamente. Te felicito, Pablo. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuento me alegra que te haya sorprendido este juego entre retales de palabras y sastres escritores. Es un placer que te hayas parado para dejarme tan amable comentario.
      Muchísimas gracias, Alma Rural.
      Pablo.

      Eliminar
  19. Tejidos que nunca nos dejarán desnudos ante la vida, y nos protegerán ante la fría ignorancia. Genial, Pablo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Salvador. Esos tejidos nos sirven para abrigarnos y agarrarnos a nuestra gran pasión: La escritura.
      Un gusto que te hayas pasado por aquí para decirme que te ha gustado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  20. Literatura entre costuras. Un trabajo de sastre (que no "desastre") con las letras.
    Muy bueno amigo Pablo.
    Mi me gusta y mi abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Isidro, recojo con mucho agrado ese me gusta y me alegró de que además de que te hayas parado por aquí, te haya gustado este sastre vagabundo.
      Un abrazo.
      Pablo.

      Eliminar
  21. Me encantó. Un traje precioso a la medida de quienes adoramos las letras. Mágico. Un abrazo Pablo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un fuerte abrazo, Carmen. Como me gusta que me visites.
      Tú este mes has tejido con tela azul un maravilloso tapiz.
      Pablo

      Eliminar
  22. Pablo excelente relato, este sastre que cosiendo palabras construye relatos hermosos es único. Tú estás hecho un modisto de primera categoría, me ha encantado. Gracias por escribir y compartir. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las gracias las tengo que dar yo, Javier, por dejar este comentario que tanto aprecio, aunque me ruboriza, te lo aseguró, pero obviamente, me encanta. También te agradezco que te pares saludarme con tan bellas palabras.
      Un abrazo.
      Pablo

      Eliminar
  23. Tu relato tiene algo mágico. Tiene musicalidad... Generar esa cosa cómo onírica ¿no es ese el cometído del escritor?
    Me gustan los metarrelatos sobre el oficio de escribir sobretodo si están tan exquisitamente escritos.
    Felicidades Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Raquel, muchísimas gracias por tus palabras. A mí también me gusta escribir sobre el oficio del escritor y el proceso que conlleva el plasmar algo que sale de la nada. Ahora me siento en deuda con ese proceso en el que al escritor, por más que especula, se le escapa la historia y no encuentra la sonrisa y sí una papelera. Es la fase amarga de escribir y, probablemente, la que se repite más veces. Por ahora aquí he contado la que tiene final feliz. Quizá, próximamente, tenga que contar la otra parte. Ya veré. Todo se andará. De momento lo que sí hago es disfrutar de comentarios como el tuyo.
      Un besote.
      Pablo.

      Eliminar
  24. Siempre es agradable leerte Pablo, esta vez en una historia mágica y ¿autobiográfica?

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me da mucha alegría que te pases por aquí, @Jean_DD.
      También me alegra que te parezca mágica y, sí, algo autobiográfica es. Sobre todo la parte de caminar ausente y sin rumbo. Eso sobre todo. Sí se me ocurre una idea pongo el piloto automático y ya me pueden hablar o gritar que aunque mi cuerpo se vea, yo estoy en otro mundo, y te aseguro que a mi mujer no le gusta nada cuando me ha hablado de algo y no le contesto porque estoy en babia (y le doy la razón) me suele decir, cuando pasa esto, que está hablando con un zombi. También es cierto que cuando acabo sale sonrisa o resoplido, depende (luego vienen los miles retoques para al final, casi siempre, dejarlo como lo terminé la primera vez).
      Ya contaré, como he dicho a Belén, l en algún micro, la parte en la que en vez de sonrisa, hay frustración, que son las más. Un abrazo y gracias por pasearte por aquí.
      Pablo

      Eliminar
  25. Hola Pablo, estoy de acuerdo con lo que dicen los comentarios. Hay luz e ilusión en este vagabundo.
    Maria Cueto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María. Tú debes saber que hay ilusión pues los relatos que tengo la suerte de leer tuyos, así lo delatan. Ahora te hago una petición: intenta hacer un cincuenta palabras y publícalo. Estoy seguro que vas a disfrutar y nosotros aún más. Mira nuestra Asun, dio el paso y todos hemos salido ganando con su buen hacer.
      Un fuerte beso y gracias por pararte.
      Pablo.

      Eliminar
  26. Se me había pasado leer este relato. Gracias al comentario de María Cueto lo hecho y no sabes cuánto me alegro.
    Me entran ganas de hacer un copia y pega de tus 50 palabras para ponerlas en este comentario, pero no quedaría muy elegante por mi parte. Prefiero releerlo una y otra vez...
    Retratas de una forma tan poética lo que podemos sentir cuando escribimos, que sobra todo lo que pueda decirte, Pablo.
    Sinceramente genial.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado, Gabriel. Y también me alegra que te hayas parado para decirme estas amables palabras que tanto me han gustado.
      Y, por último, también me gusta que tu Beatle favorito sea Paul. Para mí también es el mejor (por supuesto indicando que los cuatro eran unos genios y que McCartney necesitaba a Lennon tanto como John a Paul).
      Muchísimas gracias, amigo beatlemaniaco.
      Un abrazo.
      Pablo.

      Eliminar
    2. Es que es muy bueno tu relato, Pablo. Gracias a ti por enviarlo a "50 Palabras" para que podamos disfrutarlo.

      Respecto al tema de los Beatles, me alegra mucho encontrar a alguien que crea que el mejor de los cuatro era Paul. También estoy totalmente de acuerdo contigo en que Lennon era un genio (irrepetible para mí) y que complementaba a McCartney y éste, a su vez, a John. El caso es que creo que la labor de Paul quedó un poco en segundo plano para gran parte del público (he encontrado mucha gente que piensa que canciones como "Hey Jude", "Yesterday" y "Let it be" son más de Lennon que de McCartney, cuando el verdadero compositor de estas fue Paul, cantando en ellas, además, de maravilla).

      En fin, Pablo, que vamos a tener que crear un foro para hablar de los Beatles...jajaja. Tampoco pretendo enrollarme con este tema mucho por aquí y menos, dar el tostón al personal...

      ¡Un abrazo, Pablo!

      Eliminar
    3. Me apasiona el tema, Gabriel. En Facebook hay una página, yo soy un administrador, llamada BEATLES VS ROLLING STONES y allí podemos dar rienda a todo tipo de comentarios y videos. Aunque últimamente estoy algo inactivo en la página te invito a que la busques y pidas que te incluya: te aceptaré encantado y verás la de beatlemaniacos que pasean por allí. También pululan seguidores de los Rolling, aunque menos, y, como yo, seguidores de ambos grupos, aunque prefiero a los Beatles.
      Un abrazo.
      Pablo

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!