Azul (I)

Acurrucó a su pequeño en la mantita azul y esperó a que todos ocuparan su lugar. Le miró tiernamente, su nariz redonda, sus ojos negros cerrados; dormido plácidamente en su regazo de madre. Rezó para que aquella travesía no fuera muy larga.

Desde la playa, el Mediterráneo se veía inmenso...
Escrito por Carmen Martagón E. - Twitter
Parte I | Parte II | Parte III | Parte IV

46 comentarios :

  1. Triste y hermoso al mismo tiempo. Muy bueno.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé porqué no salió mi respuesta a tu comentario Vicente. Gracias mil. Un abrazote

      Eliminar
  2. Muy tierno, Carmen. Al dejar el final abierto voy a pensar que la travesía llegue a buen puerto. También espero que ese niño tenga un futuro esperanzador.
    Que inmenso debe verse el Mediterráneo.
    Me ha gustado, Carmen.
    Un beso.
    Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me puse en el papel de esa madre viendo la inmensidad de aquel mar que le separa de todo... Ojalá que el futuro sea hermoso para él. Mil Gracias Pablo

      Eliminar
  3. Pues fíjate tú, amigo Pablo, que ese paralelismo que creo ver entre el mar azul y la mantita, también azul, me da a mí que es presagio de que ambos, finalmente, se unirán en uno. Y eso no me da buena espina. No obstante, la autora, Carmen, bien podría ilustrarnos para sacarnos a ambos de nuestras suposiciones (optimista la tuya, pesimista la mía).
    Pero que no se me olvide el objeto final de este comentario: Va mi "Me gusta" por lo bien escrito que está y por tratar un tema que encoge el corazón del más desabrido, que haberlo, haylo.
    Un saludo cordial, Carmen, y mi enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque más pesimista que mi interpretación, me ha encantado tu interpretación y ese paralelismo de colores. Pero como bien dices, dejemos a Carmen, la gran protagonista de estas magníficas letras, que nos ilumine.
      Un abrazo José Antonio y aprovecho para mandar otro besote a Carmen.
      Pablo.

      Eliminar
    2. Gracias José Antonio por tu comentario. Yo soy más optimista y me gusta pensar que llegará a buen puerto con su pequeño y seguirá acurrucándole en tierra firme... Ojalá pudiéramos ponerle un final feliz a todas esas vidas que se enfrentan al mar... Besos

      Eliminar
    3. Besotes Pablo, vuestras interpretaciones enriquecen nuestros micros siempre. Gracias

      Eliminar
  4. Carmen precioso relato, me has emocioando, has contado de una forma tan dulce una realidad que está ahí cada día. Espero que el final sea feliz, y que ese bebe y su madre logran lo que buscan. Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Javier. Ojalá así sea siempre... Ojalá no tuvieran que embarcar nunca. Un beso

      Eliminar
  5. Magistral,Carmen. Nos has contagiado con sencillez el miedo y la inquietud de esa madre que no teme por ella, sino por su hijo. Y con un final abierto que, en mi caso, va a hacer que lleguen bien a su destino. Después...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras lo escribía he sido esa madre con la mantita azul. Gracias Patricia. Yo también les deseo buena travesía y prosperidad donde quiera que les lleve el mar... Besazos.

      Eliminar
  6. Esta mañana he leído que el Mediterráneo es la ruta que más vidas ha truncado. Un drama sin duda, y con una pincelada de color extraordinaria.
    Un arazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada día que veo esas vidas que se quedan en el mar me duele el alma y me conmueve ver a las madres llegar a la orilla. Me pongo en la piel de todos. Gracias Luis por detenerte a leer. Un abrazo

      Eliminar
  7. Letras azules para teñir con colores la mirada de esos ojos negros.
    Olas que mecen los sueños de una vida mejor.
    Palabras, las tuyas, Carmen, que abren la puerta a la esperanza.
    ¡Precioso!
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Margarita. Tú sabes que me gusta ponerle color a la vida. Ojalá todos lleguen a buen puerto y tengan una vida mejor... Besazos guapa.

      Eliminar
  8. Una emotiva historia que te deja con las ganas de saber si se cumplen sus sueños, aunque a mí ese "inmenso" final...
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debe ser tan inmenso verlo desde la playa y tan aterrador verlo de noche!!!. Gracias Rosy. Besitos

      Eliminar
  9. Precioso y muy enternecedor tu micro, Carmen. Ojalá tenga buen final, y el inmenso Mediterráneo esté en calma hasta que lleguen a su destino.

    ResponderEliminar
  10. Antonio B.6/8/15 15:37

    El color como enlace entre dos mundos. Un azul entre la negra y oscura vida ya conocida, y una Europa grisácea dispuesta a todo para no poner en peligro su estado del bienestar.

    Ojalá el mediterráneo sea cuna y la arena al otro lado sostenga la planta de sus pies, indistinguibles de la de los asiduos veraneantes.

    Un buen relato, Carmen. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Antonio. Todos podrían hacer mucho más en ayudar para que no sea necesario que suban a poner en peligro sus vidas... Ojalá termine bien. Un abrazo.

      Eliminar
  11. Una manera muy serena de enfrentarse al inmenso monstruo azul. Un micro de tema duro pero tratado de forma impecablemente suave. Un saludo, Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Matrioska. Un tema durísimo que nos duele a todos. Besos

      Eliminar
  12. Pura ternura y esperanza. Me uno a las felicitaciones del resto de los compañeros por este hermoso microrrelato. Te felicito, Carmen. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Le puse todo el cariño a éste tema de vidas tan duro. Un abrazo.

      Eliminar
  13. Querida Carmen, has pintado un azul aterciopelado, triste pero tierno, mostrando el miedo hacia esa inmensidad, pero a la vez y desde mi punto de vista, dejando un rayito de esperanza para que la historia acabe con final feliz.
    Felicidades, es precioso.
    Besos.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas Gracias Malu por tus palabras. He mimado al niño como lo haría su madre al tenerlo en brazos. Llegarán a buen puerto seguro con vuestros afectos. Un abrazo grande

      Eliminar
  14. Muy bonito relato y lamentablemente muy actual.
    Suerte.
    Un beso..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más actual de lo que debería. Muchas gracias Isidro. Besos

      Eliminar
  15. A mí me inspira calidez y tranquilidad, como la mantita que abriga al pequeño, como el Mediterráneo que mecerá su viaje. Seamos optimistas y pensemos que esta historia acabe felizmente.
    Muy tierno y esperanzador, Carmen.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca perdamos la esperanza de que todo vaya mejor. Gracias por tus palabras. Un abrazo grande y cálido como la mantita.

      Eliminar
  16. Una emotiva historia contada de manera tan sencilla que hace que cale aún más hondo. Enhorabuena, Carmen.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fina. Me alegra que te haya gustado. Le puse todo el cariño. Besossss

      Eliminar
  17. Me encanta el modo en que, sin contar explícitamente lo que sucede, se entiende perfectamente. Muy bonito y triste, a mí también me ha dado mal presagio la manta azul.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen. Me alegra que te haya gustado. Desgraciadamente es demasiado frecuente que el final no sea bueno. Un abrazo y feliz domingo.

      Eliminar
  18. Me encanta! Emocionante y tierno! Bravo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Antonio. Me alegra que te haya gustado. Un abrazo

      Eliminar
  19. Por desgracia, el trayecto y su futuro es largo, muchas veces inalcanzable. Precioso relato, triste pero a la vez esperanzador . Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Que bonita historia Carmen, la acabo de releer (la había leído anteriormente pero debía el comentario).
    Un gran saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jean. Me alegra que te haya gustado. Un abrazo grandote.

      Eliminar
  21. Mi mejores deseos para ese viaje. Qué fácil es ponerse en el lugar de los demás y qué pocas veces lo hacemos. Tú has logrado sentarnos a todos junto a esas dos personas y lo has hecho de una forma preciosa.
    Un abrazo.
    Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Enrique. Me alegra que así te lo haya parecido. Me apeteció mimar al pequeño y acompañar a la mamá en ese momento de miedo. Un abrazo.

      Eliminar
  22. Me llamó la atención para leerlo el título, azul. Sin embargo no esperaba un relato sobre la inmigración tan realista y enternecedor. Gracias por tu regalo azul. Es un buen relato. Aunque yo no sea crítico literario nadie puede cegarlo.
    saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias José María. Es un tema tan delicado y doloroso... Me alegra que te haya gustado. Un abrazo.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!