Pecado carnal

No podía creer lo que veían sus ojos.

El hombre al que unas horas antes había abandonado a su suerte desnudo y desvalido devoraba ahora un jugoso trozo de carne, mientras su mujer se contoneaba envuelta en un artesanal vestido de piel de serpiente. La manzana todavía pendía del árbol.
Escrito por María Navarro - Twitter

24 comentarios :

  1. María genial está versión de Adán y Eva, me ha encantado. Tu ingenio no tiene límites.
    Felicidades y besos.

    ResponderEliminar
  2. María: como siempre, genial. Has cambiado la historia de la humanidad y has dibujado un Adán y una Eva que, en vez de dejarse engañar, han matado a la serpiente para comérsela y vestirse con su piel. Han descuadrado al creador. No sé si de postre cogerán esa manzana o seguirán cazando.
    Hay una cosa que me preocupa: ¿ahora Adán tiene el demonio en el cuerpo? Si es así me preocupa más que si hubiera comido la manzana. De ahí podría surgir una historia de terror en la que Eva podría ser la víctima. O quizá ese demonio se lo transmita a Caín.
    Ya puestos, veo que Eva fue la primera persona que se vistió con la piel de un animal.
    Me han encantado tus cincuenta palabras, como siempre.
    Un besote.
    Pablo.

    ResponderEliminar
  3. Pues, así, como quien no quiere la cosa, has desmontado el chiringuito al mismísimo Dios todopoderoso. Muy original tu historia, María. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Antonio B.18/8/15 14:39

    No me extraña que Dios flipara. Poner al hombre en la tierra y empezar a hacer lo que le dé la gana, todo uno.

    Al comerse Adán a la serpiente, se confirma lo que venía sospechando desde hace tiempo: El diablo forma parte de nosotros y el infierno, junto con el cielo, sí son lugares físicos, comparten espacio en el corazón de los hombres.

    Me ha encantado esa refrescante parodia del pecado original, María. Un gran relato, enhorabuena.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. María, mejor tú que nadie para saber que no se pueden dejar solo a las creaciones, que luego te la lían.

    Buen micro, con una gran utilización del humor negro.

    ¡Suerte!

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Ja, ja, ja. ¿Pues qué esperaba el Supremo, que su creación fuera vegetariana?
    Un gran relato en el que se pone de manifiesto el ingenio del ser humano, así como su capacidad para sorprender a quien lo subestima. Me recuerda un poco a lo que sucede cuando perdemos de vista por un instante a un niño travieso y de repente nos sale con una "diablura" insospechada.
    Excelente, María. ¡Saludos!
    Vicente.

    ResponderEliminar
  7. Y entonces cambió la historia ...
    Me imaginario a Dios desde el cielo diciendo: "Cría cuervos ..."
    Moraleja: nunca subestimes una de tus creaciones.
    Genial, María, un beso.
    Malu.

    ResponderEliminar
  8. ¡Qué bueno! Muy ingeniosa la historia!
    ... pues ahora tendrán trabajo reescribiendo el antiguo testamento!
    Saludos.
    Carme.

    ResponderEliminar
  9. ¡Por fin! Gracias María por explicarnos qué es el pecado de la carne.
    Pero si era el demonio... ¿por qué es pecado zampárselo? Ay, qué lío.

    ResponderEliminar
  10. Salvador Pérez Salas18/8/15 17:21

    MARÍA... y a seguir viviendo en el paraíso... Lo que no sé es qué parte del mundo se quedó. Gracias.

    ResponderEliminar
  11. Ay María, cierro los ojos y la veo toda guapa con su vestido nuevo, a la última vaya. Jajaajajajjaaj. Eres única para inventar historia y poner lo ya inventado patas arriba.... Me encanta. Besitos

    ResponderEliminar
  12. María, la que has liado... Solo alguien con tu ingenio pondría patas arriba la historia del Paraíso Terrenal. Simpático relato que me ha arrancado una sonrisa. Me gusta. Enhorabuena. Un beso. Pilar.

    ResponderEliminar
  13. Me encanta tu versión, María. Al menos aquí Eva sale mejor parada y mucho más coqueta. ¡Genial!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Para original, este pecado que te has inventado, o creado, mejor dicho, María. Esta pareja parece estar mucho más allá del bien y del mal. Me hace mucha gracia esa primera frase, sobre todo. Muy bueno, como todo lo que escribes.
    Un abrazo.
    Enrique.

    ResponderEliminar
  15. Hola María, me ha gustado tu microcuento, supongo que cambiar el devorar la manzana por la serpiente simbólicamente queda en lo mismo, no? Jejeje...
    Un gran saludo y (ahora que no mira Margarita) un beso también.

    ResponderEliminar
  16. El diablo se viste a la moda.

    ResponderEliminar
  17. Un Adán carnívoro y una Eva coqueta y vanidosa explican mejor por qué se ha perdido el paraíso. Me ha encantado tu versión, y la frase final me parece estupenda.
    Un beso, María.

    ResponderEliminar
  18. ¡Genial, María, cómo has sabido darle la vuelta a una de las historias más extrañas de la Biblia! Porque nunca me he sabido explicar por qué Adán y Eva -como los amantes de Teruel, ....- sacrificaron el disfrute de un fantástico paraíso por comer una simple manzana, una fruta que tú ahora has dejado colgada en el árbol del Bien y del Mal (¿De momento?). Bueno, igual que has dejado, colgado de su propio pasmo, al mismísimo Dios...
    Va mi "Me gusta" por tu historia, tan jugosa como esa manzana de un pecado original que no se ha llegado a cometer. Y el título... ya apuntaba maneras.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Mi pecado es la envidia que siento por tus historias originales, María, tan frescas y llenas de vida. Ruego a Dios que me permita disfrutar muchas más, aunque eso suponga la expulsión inmediata del paraíso.
    Un beso y un aplauso.

    ResponderEliminar
  20. Genial tu adaptación del "primer clásico". Me encantó, María.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. Jajaja que adaptación más ingeniosa, me gusta mucho más esta, que la incomible.
    Genial micro. Gracias por las risas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. ¡Genial y ácido retrato de los seres humanos ! Muy buen micro.

    ResponderEliminar
  23. Notincgas26/8/15 7:53

    Veamos. En este antiguo testamento apócrifo que te has sacado de la manga, Dios era poco menos que un tramposo fracasado; Eva, una frívola y una fresca; Adán, un glotón; y el Diablo, en lugar de un depredador de almas, el último eslabón de la cadena alimentaria. No está mal para cincuenta palabras, no señor.
    Saludos cordiales, María

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!