Quid pro quo

Soltó el cutter, cogió el trozo de pene ensangrentado y aún erecto, y lo alzó como un trofeo. Sus compañeros aplaudieron con fervor aquella hazaña, hartos de tantos y tan reiterados abusos por parte del Padre Prior, que gritaba retorciéndose de dolor en el suelo de la habitación del Seminario.
Escrito por *L* - Blogger

8 comentarios :

  1. Eso le pasa por lo que le pasa. Bien contada esa venganza de tantas víctimas.
    No puedo evitar que se me venga a la cabeza que al padre Prior lo llamaran 'El perro de San Roqué' y al verdugo 'Ramón Ramírez'. ¿Te sabes la popular cancioncilla?
    Me gustó.
    Un besote, *L*
    Pablo

    ResponderEliminar
  2. M Belén Mateos Galán25/8/15 20:16

    Un relato denuncia bien llevado. Con 50 palabras has logrado crear esa sensación de rabia desbordada.
    Un beso grande "L" suerte preciosa.

    ResponderEliminar
  3. Arriesgada propuesta, enhorabuena. El resultado es muy bueno

    ResponderEliminar
  4. No caerá esa breva, es lo menos que se merecen algunos. Bien narrado, *L*, se visualiza perfectamente la escena. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. No está nada mal despojarle del arma con la que cometía los crímenes...
    Un "quid pro quo", de los que a mí me gustan.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Eso es lo que se llama cortar por lo sano... y de una forma tajante.
    Buen microrrelato *L*. Va mi "Me gusta" y un fuerte abrazo (pero mantén lejos el cúter, que lo afila el diablo).

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!