Cuenta atrás

Ahora dudaba de las promesas de una vida mejor y heroica. Había entrado en el parking del gigantesco y famoso centro comercial. Su coche iba cargado con cientos de kilos de explosivos como bomba de relojería, cuya marcha atrás indicaba que ya era tarde para arrepentirse. Cuatro, tres, dos, uno…
Escrito por Isidro Moreno Carrascosa - Web

35 comentarios :

  1. Demasiado tarde le entraron las dudas a este suicida asesino. Ojalá fuese Domingo y todo el centro comercial estuviera cerrado, aunque lo dudo. Explosivo micro el de este mes, Isidro, y muy bien contado, lo que no es una sorpresa.
    Corrí a comentar el primero para que no me pongas falta ;-)
    Un abrazo.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso digo yo, demasiado tarde para dudar y arrepentirse. Reconozco que me resulta muy difícil, por no decir imposible, meterme en la mentalidad de los terroristas kamikazes. El relato es una pura duda mía que siempre me ha corroído. ¿Se arrepentirán en el último segundo?
      Muchas gracias por tu comentario "siempre el primero" jejeje! ¡Eres grande, pequeño Pablo!

      Eliminar
  2. Uff, Isidro, menos mal que sólo disponías de 50 palabras.
    Creo que solo los fanatismos nos pueden conducir a un absurdo tan brutal.
    Resulta esperanzador ese momento de lucidez que apuntas, aunque esta vez haya sido demasiado tarde.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, pero esos fanatismos han cambiado el mundo. Creo que el 11 S de 2001, -hoy por cierto es aniversario- marcó el inicio de una nueva era para la Humanidad. Ya el mundo no volverá a ser como antes.
      Muchas gracias por tu comentario.
      Un fuerte abrazo Quique!!!

      Eliminar
  3. Una cuenta atrás que eriza la piel, un 50 explosivo, acertado. Una realidad plasmada en tu texto.
    Genial isidro. A la suerte le sumo un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario Mª Belén.
      Un beso.

      Eliminar
  4. No hay nada más desesperante que la duda en un camino irreversible. Esos últimos segundos habrán sido los más lúcidos de su vida.
    Cuánta tensión, Isidro. Muy bueno.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente deberán ser desesperantes los últimos segundos de esos suicidas, quizá haya testimonios de los que lo intentaron pero salieron con vida.Aunque no será lo mismo contarlo que sentirlo en propias carnes.
      Gracias Sandra por tu comentario y por leerme.
      Un beso.

      Eliminar
  5. ¡Cincuenta palabras que explotan en nuestros ojos! Pero no creo que esos fanáticos recapaciten en el último instante. Todo lo más que pueden llegar a hacer es quitarse de en medio.
    ¿Qué me dices de la coincidencia del día, Isidro?
    Va mi "Me gusta" por describir perfectamente una situación tensa que no tiene vuelta atrás porque para atrás lo único que hay es esa maldita cuenta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que en cincuenta palabras sólo (lo acentúo conscientemente) he podido reflejar el momento cumbre de la acción, pero es cierto que el antes y el después de esa acción, darían para escribir una novela río.
      Muchas gracias José Antonio por tus amables comentarios
      La verdad es que sí es casualidad lo de la fecha de publicación, de hecho Álex me dio la posibilidad de aplazarla, pero no creo que a estas alturas ni en este ambiente se hieran susceptibilidades.
      Muchas gracias y un abrazo.

      Eliminar
  6. Dudas, falta de valor o un resto de sentido común, cualquiera de estos conceptos podría haber evitado una salvajada contra natura, pero hay personas que son incapaces de ver más allá de las orejeras que se han puesto. Dicen que nunca es tarde, aunque hay ocasiones en las que no queda espacio para el arrepentimiento o la rectificación.
    Un abrazo, artista

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como he comentado a José Antonio, el antes y el después del momento que se narra, daría para una novela e incluso para un tratado de la condición humana, de la influencia y fanatismos de las religiones y en definitiva , de la poca racionalidad de los que nos llamamos animales racionales.
      ¡Qué paren el mundo porque yo me bajo!
      Muchísimas gracias amigo Angel por tu comentario.
      Te envío un fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. Escalofriante historia, Isidro. A mí también me gustaría pensar que algunos tienen un momento de lucidez pero cuando aún no es demasiado tarde. Excelente micro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Notincgas12/9/15 18:43

    El arrepentimiento, querido Isidro, es un patrimonio reservado a los seres humanos, y no tengo muy claro que sea compatible la humanidad con el sacrificio deliberado de personas inocentes.
    Desde un punto de vista literario, sin embargo, es un sentimiento a explorar y un acierto ponerlo sobre la mesa.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Carles, lo tengas o no claro, el sacrificio deliberado por parte de los humanos es inherente a su existencia y condición, tal y y como objetivamente se demuestra a lo largo de toda la existencia del Hombre pero lo que más me duele y confunde, es que las guerras y muertes por motivos de religiones, son las que más muertes han provocado. Y siguen.
      Muchas gracias Carles por tus palabras.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  9. Me he sentido aterrorizada con esta cuenta atrás, Isidro. He pensado en los centenares de personas embaucadas con la promesa de un paraíso de gloria habrán pasado por ese momento de arrepentimiento tardío instantes antes de cometer su cruel matanza contra personas inocentes. Escalofriante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aterrorizan, confunden y son poco entendibles que en nombre de su dios y por promesas de etéreos paraísos, tergiversen los más elementales principios de la vida y de la Humanidad.
      Muchas gracias por tu comentario.
      Un beso.

      Eliminar
  10. Tus palabras son "una bomba de relojería" que hacen estallar un montón de emociones: indignación, miedo, estupor, estremecimiento, rabia, indignación, desconcierto, repulsión, incomprensión, rechazo, resentimiento, espanto,...

    Un saludo, Isidro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Calma, calma Margarita, si por desgracia ya se está llegando a un punto que por la frecuencia de estas y otras barbaridades, nuestra mente y nuestro corazón apenas si se alteran, pues los telediarios acaban inmunizando.
      Gracias por leerme y por tus palabras.
      Un beso

      Eliminar
  11. Terrorífica situación nos propones, Izó
    Idfo. Fabuloso relato.u gran abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quería decir Isidro, debería usar siempre las gafas!

      Eliminar
    2. Hola Belén me alegra verte por aquí, aunque sé que estás viajando y sin gafas escribiendo. jejeje. muchas gracias por tu comentario.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  12. Toda su vida al servicio de una ilusión ficticia. Una guerra, como todas, dramática y solo la posibilidad de la muerte le hace tener un atisbo de lucidez. Muy bueno, Isidro. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Y tanto que ficticia! Muchas gracias Salvador por tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Es el fanatismo el que empuja a estos zombis descerebrados a, en este caso, subirse a un coche cargado de explosivos para imponer su intolerancia. Dudo mucho que ninguno de ellos tenga el más mínimo segundo de lucidez, y mucho menos, de arrepentimiento. Muy bien relatados esos últimos segundos que culminan un complejo proceso de intereses. Un saludo, Isidro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El fanatismo podríamos decir que es bastante inherente a la condición humana y no necesariamente es negativo, pues depende de lo que con fervor se defienda. Lo peor y lo malo, como tu muy bien dices, es cuando ese fanático se hace intolerante con el resto.
      Decía San Agustín: "Mi libertad empieza donde acaba la tuya"
      Es uno de mis lemas favoritos.
      Muchas gracias Matrioska y un abrazo.

      Eliminar
  14. ¡Qué buena gente eres Isidro!, dotarle a ese kamikaze de una conciencia que seguro no tiene.
    Buen trabajo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás peco a menudo de ser cándido. Ya me lo han dicho. Quiero creer que tras la apariencia existe un algo más o un porqué que sea dfícil de entender para los demás.
      Muchas gracias por tu gentil comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Cometer un acto bárbaro, como ese, indica una completa enajenación mental, nada lo justifica. Buen retrato de la locura, perfectamente narrado, Isidro, da escalofríos ese “Cuenta atrás”.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, efectivamente creo que a excepción de su pandilla de "amigos" de religión y de otros cuatro piraos más, a eso se le llama locura o enajenación mental.
      Muchas gracias Beto por leerme.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Boommmmmmm!!! Supongo que es normal el arrepentimiento décimas de segundo antes de comenzar la cuenta atrás, sean cuáles sean los fines y los motivos que llevan a semejante atrocidad.
    Isidro, ya siento el retraso que llevo este mes con los comentarios.
    Te dejo un me gusta y un beso.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Malú muchas gracias por pasarte por aquí. Te entiendo perfectamente.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Despues de la intransigencia de los asesinos ¿queda teimpo para el perdón? Creo que tanto como para el arrepentimiento en ese momento de la cuenta atrás.
    Este es un tema que merece todo un concilio, o v muchisimos tratados
    En cuanto a tu relato me parece redondo sin dejar que asome el final de la jugada.
    Perdon no quería hacer un comentario frívolo para un tema tan profundo y un relato tan perfecto.
    çSaludos

    ResponderEliminar
  18. Efectivamente el relato es sólo la punta del iceberg. Antes y después hay mucho.
    Gracias por tu amable comentario.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!