Soledad

Observada desde oscuras ventanas regresa una noche más. Cansada, dolorida, ansiando el descanso de su hogar y temiendo a la fría soledad. Allí le esperan, como cada día, el marido que no fue y los hijos que nunca tuvo, silenciosos y ausentes como sus ilusiones.

El día se ausenta vencido.
Escrito por Inma Carrasco

14 comentarios :

  1. Enhorabuena Inma. Un comienzo magnífico con un relato que me puso la piel de gallina. Me encantó el detalle de las oscuras ventanas. Enhorabuena y Bienvenida. Besazos!!!

    ResponderEliminar
  2. Muy bonito Inma. "El día se ausenta vencido..." Magnífico, tendremos que llevar alguno el blog, si te apetece. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Ese sentimiento de triste soledad acompañada de ausencias, que siempre lo fueron e ilusiones, que cada vez son menos, ha logrado transmitir perfectamente el sentimiento de tu protagonista.
    Muy buen micro, Inma.
    Un besote.
    Pablo.

    ResponderEliminar
  4. Ese sentimiento de derrota, de saber lo que encontrará cada día en su refugio, produce vértigo pero a la vez tiene el poder de atracción de un agujero negro.
    Muy bien contado, Inma. Salu2.

    ResponderEliminar
  5. Nada hay peor que lo que no fue y debería haber sido. Bien planteada la impotencia de quien desea compartir su alma con otras afines y no lo consigue.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Me ha gustado esa sensación no solo de soledad, creo que va màs allá, porque la protagonista añora personas concretas: un marido, unos hijos que nunca tuvo, una familia que la espere a su regreso. La última frase es genial, hasta el día se ausenta para ella.
    Un saludo, Inma.

    ResponderEliminar
  7. Hace poco tuve ocasión de leer una frase de Eduardo Galeano que viene como anillo al dedo para ilustrar tu microrrelato, Inma, y que dice:

    "Andar solo no duele. Sentirse solo es otra cosa".

    Va mi "Me gusta" por tu bellísima forma de escribir sobre un tema como la soledad, con mi compromiso personal de procurar que no te sientas nunca sola aquí, en esta casa cincuentista. De momento, te ofrezco mi cálida bienvenida, seguramente compartida con otros miembros de esta cada vez más grande familia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Es tan desesperanzador... ese marido y esos hijos que no están ahí... como las ilusiones, que se han ido ya.
    Consigues transmitir esa tristeza de la soledad no deseada.
    Bienvenida!
    Carme.

    ResponderEliminar
  9. Tu micro es descorazonador y a la vez, hermoso. Con una belleza única, has logrado transmitir la angustia y la desolación que vive día tras día tu personaje.
    Un saludo y bienvenida, Inma.

    ResponderEliminar
  10. Tristemente bello, Inma. Es lo único que soy capaz de decir tras leer un relato que hace que me pregunte cuántas personas se verán reflejadas en él. ¡Bienvenida!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Precioso y emotivo relato el tuyo, Inma.
    Aún más triste que la soledad es la contemplación de las posiblidades muertas de nuestra vida. Particularmente, me encanta la frase: «Observada desde oscuras ventanas regresa una noche más». Es bellísima.
    Saludos.
    Vicente

    ResponderEliminar
  12. Magnífico estreno, Inma. Has ido arrastrando y deslizando las frases con el mismo aplomo que ejerce la soledad que aplasta a tu protagonista. Me ha encantado, felicidades. También me gusta tu nombre, tocaya. ;-) Un saludo y bienvenida.

    ResponderEliminar
  13. Crispín8/9/15 17:27

    Observada desde oscuras ventanas y sola. Terrible sensación que denota un profundo sufrimiento, que has sabido transmitir.

    ResponderEliminar
  14. La angustia de la soledad contada de una forma desalentada y bella al tiempo.
    Precioso, Inma. Bienvenida.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!