Votos de silencio de Joshue P. (I)

Pedía en una esquina para curar su sobriedad suplicándole al aire: "Enfermo y avergonzado decido no pronunciarme más que de aquello que conozco, la locura, la soledad y el miedo a la vida. La cobardía, la inmadurez... tales son mis oficios. Dadme una moneda para aliviar esta consciencia, esta lucidez".
Escrito por Antonio Rodríguez Gallego
Parte I | Parte II

9 comentarios :

  1. Antonio B.6/9/15 15:42

    No todos tenemos la suerte, ni las fuerzas, ni el juicio, ni la salud para sortear las increíbles putadas que el echo de vivir pone en ciertos caminos. Muchos nos encontrarnos al otros lado, por eso me ha impactado tu relato magníficamente desarrollado, Antonio; por mostrar qué puede sentir esa mirada que no nos mira, acurrucada junto a la pared de la acera o dando tumbos en cualquier calle que nunca será suya.

    Tu personaje sabe que más allá de los sueños sólo hay realidad, esa de la que tanto ansía huir, mientras la muchedumbre pasa a su alrededor buscando el final del arcoíris.

    Magnífico relato, Tocayo. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio B.6/9/15 20:28

      se me fugó la h de hecho. Perdón.

      Eliminar
  2. Una persona en ruinas pero aún lúcida para observar la realidad que lo envuelve.
    Aquí va mi moneda, para nublar en lo posible su visión.
    Me gusta mucho tu relato. Saludos, Antonio.

    ResponderEliminar
  3. Genial relato. Un lúcido personaje que pide una moneda para olvidar. Muy bueno.
    Un abrazo.
    Pablo.

    ResponderEliminar
  4. Yo le recomendaría a tu Joshue P. que no se calle muchas palabras, dentro de su moderación bien intencionada, ya que las palabras tienen que salir en muchas ocasiones, no vaya a ser que le pase algo similar a lo que sucede en mi último micro, que le comiencen a salir estigmas por todo su cuerpo.
    Buen desarrollo de una historia en la que se apuesta por la lucidez de alguien que no está en su mejor momento vital.
    Va mi "Me gusta", junto a una moneda, por tu lúcida reflexión, Antonio, cuando hoy por hoy lo que escasea es la claridad de ideas y la sensatez.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. A veces un exceso de clarividencia puede producir daños irreparables, como en el caso de tu desdichado personaje, en quien quizá cobre todo su sentido la expresión "ponerse ciego". Su nombre incita a relacionarlo con algún personaje conocido de antemano.
    Me ha gustado, Antonio.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Un micro muy bien narrado y con mucha fuerza, Antonio. La cruda realidad y la cordura es lo que conduce a muchos a apartarse e intentar olvidar lo que son. Me ha gustado mucho. Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Puedo ver el peso de la angustia de este hombre que apoya sus hombros en la arista de una esquina mellada por la falta de sueños.
    Me ha encantado, Antonio.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Amarga situación la de ese hombre que pide para curarse de la sobriedad, buscando evadirse de su desencanto por el mundo que le ha tocado vivir.
    Va un "Me gusta".
    Un abrazo para tí y otro para aliviar a tu personaje de su desesperación.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!