Dos niñas desemejantes

Cuando llegó a casa odiando las mates, el inglés y el aburrido golf, su madre contrató un profe particular y la apuntó a clases de pádel.

Cuando su madre le instó a que se fuera de nuevo con ese hombre, llorando miró a sus hermanos. Tampoco hoy morirían de hambre.
Escrito por Rosy Val - Web

58 comentarios :

  1. Las dos niñas de tu relato no son diferentes en sí, pero sus circunstancias, como un regalo que no se aprecia y como una losa que se sufre, lo son todo. Ahí está esa pequeña, hija del desarrollo, a la que no le falta de nada, tanto que casi no puede abarcar la excesiva oferta. Nada que ver con la muchacha del llamado Tercer Mundo, que debe prestarse a lo inenarrable para que ella y su familia sobrevivan.
    Un relato donde hábilmente y en paralelo se contrastan las desigualdades de este mundo.
    Un abrazo, Rosy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos casos tan reales, me dan una vergüenza terrible...
      Quién, dónde se decide, el que debe nacer aquí o allí.
      Gracias por tu estupendo comentario.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Dos párrafos, desemejantes, para presentarnos dos mundos muy diferentes: el del capricho y el tenerlo todo frente al del sacrificio y la simple subsistencia.
    Espléndido microrrelato, Rosy. Va, por supuesto, mi me gusta y con este mi sincera enhorabuena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, si los mandatarios de uno de esos mundos quisieran igualar esas diferencias! Pero parece que les interesa que haya países más pobres que el propio...
      Un abrazo y gracias por ese, me gusta.

      Eliminar
  3. Es sabido que a medida que una persona logra satisfacer sus necesidades básicas (comida, refugio, seguridad, etc.), las necesidades de orden más elevado hacen su aparición.
    Rosy, las niñas de tu historia son dos casos que representan a millones. Terminar con el desamparo de los humanos en etapas de crecimiento y formación es el primer paso para el desarrollo de cualquier sociedad civilizada. La pobreza infantil aunada a la desigualdad de oportunidades es un caldo de cultivo para problemas como altas tasas de abandono escolar, enfermedades, adicciones, embarazos prematuros, delincuencia, etc.
    Muy bueno.
    Saludos.
    Vicente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Crearse necesidades es un mal de nuestro tiempo. Es de risa, los que nada tienen persiguen "sueños inalcanzables". Porque comer, vestirse y asistir a un colegio, es un sueño para ellos.
      Un abrazo y gracias, Vicente, por tu genial comentario.

      Eliminar
  4. Un fantástico 50, donde nos muestras dos mundos paralelos y a la vez, distantes, distintos, desiguales, dispares... un exceso y un defecto. Una desmedida riqueza y una misera pobreza.
    Con poco nos ha hecho llegar la imagen de la vida de las dos niñas. Quizás, incluso me atrevo a pensar que fueron separadas al nacer y que sus destinos fueron por caminos diferentes. Una misma sangre para una existencia contraria.
    Genial Rosy.
    un beso grande preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No había pensado en esa posibilidad, pero me encanta que te lo haya podido sugerir a ti.
      Gracias, bonita, y te doy de nuevo la enhorabuena por tus éxitos.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Dos retratos bien distintos de la infelicidad. Una de ellas terrible y claramente justificada, y la otra seguramente absurda en apariencia, pero que como dice Vicente, es una reacción totalmente natural. Un planteamiento este que nos haces que invita mucho a pensar, dentro de una historia muy bien contada.
    Enhorabuena, Rosy, y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, estimado Enrique, dónde quedaron aquellos, mis enigmáticos micros... ;-)
      Un abrazo

      Eliminar
  6. ¡Vaya dos abismos! Muy bueno, Rosy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre estas dos niñas hay un inexplicable abismo...
      Gracias. Un abrazo, Belén.

      Eliminar
  7. Geyna López.26/10/15 20:14

    Rosy, eres tan buena escribiendo historias. Que difícil situación por supuesto de la segunda niña. Abrazo y que sigas igual de original.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Geyna, aunque exagerados, tus piropos me animan a seguir juntando palabras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Antonio B.26/10/15 21:09

    Todo el mundo desearía que entre esos dos párrafos que componen tu afilado relato funcionara la teoría de los vasos comunicantes: que el exceso que contiene el primero nivelara la precariedad que manifiesta el segundo.

    Pero, desgraciadamente, comprobamos a diario que el bienestar de una parte del mundo siempre ha sido, es y (ojalá no) será a costa del resto.

    Un buen relato sobre la desigualdad que refleja con eficacia lo subjetivo de las prioridades.

    Muy bueno, Rosy, me ha gustado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio, tus comentarios son auténticas obras de arte. Es curioso, pero os habéis reunido en esta bendita casa, unos cuant@s, no hace falta que de nombres, todos lo sabemos, cuyas aportaciones la mayoría de las veces, superan los micros a los que os dirigís. En serio, me tienes, me tenéis alucinada.
      Un abrazo, y millones de gracias.

      Eliminar
  9. Querida Rosy, muy bien lo has dicho en el título, dos niñas desemejantes y dos historias diferentes, pero con mucha miga, tanto la primera por exceso, como la segunda por defecto.
    Muy bueno y mucha reflexión la que nos dejas.
    Un beso fuerte.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, Malu, qué tristeza que este micro no sea una historia imaginaria, qué pena que esté basada en auténticas y miles de niñas!
      Un beso enorme. y muchas gracias guapa.

      Eliminar
  10. Muy buen relato Rosy, dos extremos sociales unidos por la tiranía de los padres hacia las hijas, ambas coartadas de su libertad.
    De este caso, hay millones, incluyendo todas las matices posibles entre las dos. El común denominador de todas? no respetar la libertad.
    Saludos, un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De este lado, muchos padres nos empeñamos en apuntar a nuestros hijos a todo, a lo que nosotros no pudimos acceder, les sobrecargamos de actividades y nos olvidamos de que los niños también necesitar jugar...
      Mientras otros padres hacen de todo por asegurarse la existencia, ¡en fin!
      Muy agradecida por tus palabras.
      Abrazo

      Eliminar
  11. Dos niñas, dos mundos, una misma realidad. Difícil ejercicio para sólo 50 palabras que nos ha dejado una gran lección, Rosy.
    Mi enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que según lo escribía se me agolpaban las ideas y tuve que rechazar algunas por falta de espacio, ¡este Alex... qué manía con que sean exactamente 50 palabras! :-) ;-)
      Gracias por leerme y un placer que me comentes.
      Un abrazo

      Eliminar
  12. Dos niñas que, incomprensiblemente, recorren sus caminos en un mismo mundo, pero vidas paralelas que, como las líneas, nunca se cruzarán. Genial, Rosy. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Unas líneas que nunca se encontrarán, demasiadas piedras en el camino para las más desfavorecidas...
      Un abrazo, Salvador, muchas gracias por comentarme.

      Eliminar
  13. Me gusta la forma en que estableces el paralelismo entre dos mundos tan dispares para mostrar, si me lo permites, "una misma" realidad. De hecho, no sé si ha sido consciente o no, has empleado (casi) el mismo número de palabras para cada una.
    Muy bueno.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo... podría decirte que está hecho adrede, pero mentiría, ha sido pura casualidad. Eres muy, pero que muy, observadora, me encantas Margarita.
      Un abrazo y ¡gracias!

      Eliminar
  14. Me gusta cómo nos muestras ese contraste de excesos y carencias que lamentablemente forma nuestra realidad.
    Muy bueno, Rosy.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Sandra lo sabemos todos, por desgracia esto es demasiado real. Los que me conocéis un poquito, sabéis que mis escritos pecan de costumbrismo, pero me cuesta escribir algo que no me mueve las entrañas...
      Otro beso para ti y gracias.

      Eliminar
  15. Tan implacable y sencillamente relatado en tu micro, como irritantemente real en el hoy y el ahora. Muy bueno, Rosy, felicidades. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Matrioska, pero siempre he pensado que no tiene mucho mérito pintar un cuadro si lo tienes delante... (seguro que entiendes por donde voy)
      Un beso y muy agradecida por tus palabras.

      Eliminar
  16. Una niña alimenta con actividades su cuerpo y la otra alimenta con él a su familia.
    Inteligente relato, Rosy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También eso, quería resaltarlo, me encanta que hayas visto la historia desde ese punto. Gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. que duro, que bueno y que real, el relato y la realidad que relejas, en dos lineas paralelas como tus párrafos, como las vías del tren que nunca llegan a juntarse.
    me gusta. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, jose maria, me alegra enormemente que te haya gustado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. En el mismo planeta, pero en diferentes mundos. No podemos elegir la cuna en la que nacemos. Nos muestras una niña malcriada por un lado, y una niña que no puede ejercer como tal por otro, ya que la vida le está haciendo madurar golpe tras golpe. Muy interesante, Rosy, este relato sobre la diferencia de clases, en estos tiempos en que vuelve a ser cada vez mayor. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uyyy, si se pudiera decidir, y retroceder.... a más de cuatro les mandaba yo pasar hambre... jajaja.
      Precioso comentario Juana. ¡gracias!
      Un abrazo.

      Eliminar
  19. Desemejantes o desparalelas. Brutal contraste, como la vida misma. Gran relato Rosy.
    Mucha suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rafa, porque me gusta verte por mis letras.
      Un abrazo

      Eliminar
  20. Gran relato en el que escindes en dos historias bien diferentes la posible vida de dos personas con la misma edad, pero entorno bien diferente.
    Me ha gustado mucho. Hace pensar bastante.
    Un beso.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Pablo, sabiendo lo ocupadito que andas, agradezco doblemente que hayas venido a leerme.
      Un beso.

      Eliminar
  21. Notincgas28/10/15 6:58

    ¿Qué te parece? En cincuenta palabras has dejados escritas dos vidas y la teoría del determinismo enterita.
    ¡Bien hecho, Rosy!

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es evidente que estas dos niñas no tienen culpa alguna de lo que les pasa, son herederas de los desaguisados de los mayores.
      Gracias, Notincgas. Un abrazo.

      Eliminar
  22. Rosy, la infelicidad de las dos niñas queda patente. La segunda tiene muy difícil poder salir de esa realidad que le obliga a sufrir algo por lo que no debería pasar nadie, y mucho menos un niño. La primera, tiene "de todo" pero le falta algo con lo que podría ser feliz fácilmente, sólo con que sus padres le dedicaran tiempo y cariño, jugaran con ella, les contara cómo le va la escuela,...
    Micro para pensar.
    Saludos.
    Carme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carme, qué razón tienes, atención y tiempo a los niños, solucionaríamos muchos de los problemas a veces "tontos" que tienen.
      La segunda parte de mi micro es una indecente realidad, como bien dices, por lo que no debería pasar nadie, menos un niño.
      Gracias por tus palabras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  23. Magnífica crítica a ese abismo que separa dos mundos que conviven en un mismo planeta y que, no obstante, tienen un denominador común. Tu historia me ha traído a la mente el poema de Joana Raspall, "Podries". Un poema que se hizo viral como homenaje al pequeño Alan. Enhorabuena, Rosy, por ese micro que llega a hacernos pensar mientras se hace un huequecito en el corazón.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fina, aunque entiendo bastante el catalán, veo que no, lo suficiente... :-) me encantaría poder entenderlo en su totalidad...
      Gracias por tus palabras, sin duda son un aliciente a seguir juntando palabras.
      Un abrazo de vuelta.

      Eliminar
    2. Creo que me estabas pidiendo una traducción, Rosy. Si así no es, que Álex pase la varita mágica ;)

      "Podries", Joana Raspall (Podrías)

      Si hubieras nacido
      En otra tierra
      Podrías ser blanco,
      Podrías ser negro…
      Otro país
      Sería tu casa
      Y dirías “sí”
      En otra lengua.
      Te habrías criado
      De otra manera
      Más buena, quizás
      Quizás más mala.
      Tendrías más suerte
      O quizás más mala suerte…
      Tendrías amigos
      Y juegos de otra clase;
      Llevarías vestidos
      De saco o de seda,
      Zapatos de piel
      O tosca alpargata,
      O irías desnudo
      Perdido por la selva.
      Podrías leer
      Cuentos y poemas,
      O no tener libros
      Ni saber de letra.
      Podrías comer
      Golosinas
      O sólo picatostes
      Secos de pan negro.
      Podrías… podrías
      Por todo esto piensa
      Que importa tener
      Las manos bien abiertas
      Y ayudar a quien viene
      Huyendo de la guerra
      Huyendo del dolor
      Y de la pobreza
      Si tú hubieras nacido
      En su tierra
      La tristeza de él
      Podría ser tuya.

      Eliminar
    3. Triste y precioso a la vez. Gracias, fina.

      Eliminar
  24. Un micro enorme!!! Como las distancias, como las desigualdades. Tan realque duele!!! Enhorabuena. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imaginarse a esa niña sacando a su familia de la hambruna, un día más... duele, sí, y mucho.
      Gracias por venir.
      Un besote, también enorme.

      Eliminar
  25. Fuerte y conmovedor microrrelato. Felicitaciones!

    ResponderEliminar
  26. Dos historias sacadas de la realidad. Ambas vidas dirigidas por las obligaciones. La primera, por el afán de la perfección y por la imposición de llenar sus días con actividades que no le satisfacen. La segunda, por la necesidad de mantener a su familia, que la vende al mejor postor.
    Muy dura, hace que reflexionemos sobre esa infelicidad común en ambas vidas.
    Un abrazo, Rosy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Asun, efectivamente, ambas vidas dirigidas por las obligaciones, es patético que para la segunda y para subsistir se vea obligada a tamaña atrocidad.
      Gracias y un abrazo.

      Eliminar
  27. Cada vez admiro más esa sensibilidad que muestra en su escritura, al denunciar hechos cotidianos y ante los cuales, casi siempre, nos mostramos indiferentes. ¡Perfecto Rosy! Una manera de escribir que, para mí, define su estilo. Buen relato.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Beto, al final de tanto leernos, terminamos conociendo un poquito a quién se halla detrás de nuestras líneas.
      Un placer tenerte siempre ahí.
      Un abrazo.

      Eliminar
  28. Una buena comparativa de la infancia en el primer mundo y en el tercer mundo. Tan diferentes que parecieran no ser mundos, sino universos equidistantes.

    Un saludo Rosy,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!