La tormenta

La luz blanca invadió la estancia rasgando oscuridades.

El sueño huyó de su cuerpo dejándole sumergido en un insomnio tembloroso. Anhelando la calidez de otra presencia se sumió en el más desconsolado llanto.

Unas manos le arroparon y una dulce voz le susurró: "Duerme, mi niño, ya pasó la tormenta".
Escrito por Inma Carrasco

20 comentarios :

  1. Hermoso Inma. Tienes que dar el salto a más de 50 palabras Felicidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inma Carrasco28/10/15 15:33

      Gracias Diego, eres muy amable. Estos son mis primeros pasos y, creo, debo ir despacio.

      Eliminar
  2. Qué bonito Inma. Me llevó a la infancia y esos instantes de miedo que mamá se encargaba de hacer desaparecer. Cuantas veces de mayor nos gustaría que alguien llegara, para hacer pasar la tormenta sólo con su voz... Un abrazo amiga!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inma Carrasco28/10/15 15:38

      Me alegra que te guste, Carmen.
      Y, sí, es cierto lo que comentas, cuánta falta nos hacen las madres para hacer desaparecer nuestros miedos y oscuridades, a pesar de los años. Besos.

      Eliminar
  3. Precioso Imma, me gustó mucho!. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Inma Carrasco28/10/15 17:00

    Gracias Renate.

    ResponderEliminar
  5. Una hermosa historia llena de ternura... y de recuerdos.
    Muy bien, Inma. Me ha gustado mucho.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inma Carrasco29/10/15 19:28

      Gracias Vicente. Me gusta que te guste :)

      Eliminar
  6. Un relato del que se podrían extraer dos lecciones. La primera: nunca hay que desesperar, pues siempre que llueve, escampa.
    La segunda: todo puede superarse y ha de hacerlo uno mismo, pero se agradece la compañía.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Antonio B.29/10/15 9:27

    La fría oscuridad del miedo atemperada por la voz de cuna más dulce posible.

    Con tu tierno relato consigues levantar el casi ancestral poso de la infancia que el tiempo no será capaz de arrebatarnos y que nos invita arropar en su nombre a los ingrávidos temores de nuestros hijos.

    Un relato que es un regreso al interior de la infancia. Me ha gustado Inma.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inma Carrasco29/10/15 19:31

      Infinito el poder de una madre, y cuánto la necesitamos aun siendo nosotros también madres/padres.
      Gracias Antonio por tus palabras.

      Eliminar
  8. Me has llevado a mi más tierna infancia, me daba miedo todo, las tormentas en la noche más todavía. Lo bueno que tenemos es que siempre hay alguien para darnos un besos y decirnos que ya pasó todo.
    Este texto puede hacerse extensivo no solo a tormentas meteorológicas, sino a cualquier cosa que nos atormenta.
    Felicidades Inma, me ha gustado.
    Malu.

    ResponderEliminar
  9. Lo cuentas tan bonito que hasta los sujetos inanimados están llenos de vida en tu relato.
    Un saludo, Inma

    ResponderEliminar
  10. Me conmovió,me pasó de pequeña y aun ya crecida me encanta que mi madre me proteja en cualquier situación.Felicidades inma,un fuerte beso

    ResponderEliminar
  11. Gracias Rocío. Me alegra leerte por aquí.

    ResponderEliminar
  12. Inma, que bien narrada la escena que me recuerda a mi infancia cuando se apoderaba de mí ese miedo. Me ha gustado mucho.
    Un beso.
    Pablo

    ResponderEliminar
  13. Una escena muy bonita y tierna, Inma. Cuando eres un crío sabes que no existe nada más efectivo que esa voz dulce y esa presencia para calmar nuestros temores. Un saludo y bienvenida.

    ResponderEliminar
  14. Un precioso relato: una realidad contada como un cuento de hadas, desde el punto de vista del niño que llora asustado, y su madre que le arropa y le calma; que me hace recordar los abrazos y besos de mi madre cuando, en la misma situación, lloraba asustado. Precioso.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!