Puntual

Se levantó puntual y se coló por el armario. Desembocó en la oficina. Ya no cogería atascos, pero estaba en pijama. Sus compañeros aún no habían llegado. Salió a la calle para comprarse la ropa necesaria. Se lo tragó el probador y apareció en su casa.

Hoy sí llegaría tarde.
Escrito por Carmen Cano - Twitter

21 comentarios :

  1. Carmen genial relato, este personaje que viaja a través de armarios y probadores, y que al final en lugar de servirle para adelantar, como en el juego de la oca vuelve a la casilla de salida. Me ha gustado mucho. Carmen un beso y esperando ya tu siguiente micro.

    ResponderEliminar
  2. Carmen, genial! Hay días que más vale no levantarse, todo se tuerce. Me encanta como lo has explicado, tan serio e hilarante a la vez. Enhorabuena! Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Un relato lleno de imaginación, Carmen. Me atrevo a decir que a más de uno lo has puesto a pensar en algo así, al estilo de C.S. Lewis y sus Crónicas de Narnia, para resolver nuestros problemas de transporte.
    Genial historia. Casi me dan ganas de entrar a un probador e ir a felicitarte personalmente.
    Un abrazo.
    Vicente

    ResponderEliminar
  4. No hay que tomar atajos...
    Genial microrrelato.

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado la originalidad de tu relato. ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  6. Madre mía que trajin el.pobre hombre. En su intención de llegar antes al final se enreda. A veces el camino de siempre es el más efectivo. Jejeje. Genial amiga.Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, a veces el camino más corto no es el más rápido. ¡Como en la vida misma!

      Eliminar
  7. Una situación insólita, me gusta cómo has jugado con el ir y venir hasta conseguir un micro redondo
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Ja, ja, ja ... Qué bueno, pues mira, puede ser una solución para los que no les importe ir en pijama a la oficina.
    Desde luego que es muy original tu relato.
    Un beso Carmen.
    Malu.

    ResponderEliminar
  9. Carmen: imaginación y fantasía unidas por tu ingenio: genial.
    Un beso.
    Pablo

    ResponderEliminar
  10. Por mucho que queramos buscarlos, los atajos oportunistas no existen.
    Un texto lleno de surrealismo y buen humor, que podría ser anticipatorio de los aparatos transmigradores de materia de Star Trek, sólo que en armario.
    Un abrazo, Carmen

    ResponderEliminar
  11. Gracias a todos por la buena acogida del relato. El personaje se pierde en los lugares más cotidianos, al igual que me pierdo yo en las casillas de las respuestas individuales, en la tecnología, en suma.
    Me interesaba destacar la seriedad del personaje, que no pierde la compostura ni en las situaciones más ridículas y absurdas.
    Un gran abrazo para cada uno de vosotros.

    ResponderEliminar
  12. Muy ingenioso!! Felicitaciones Carmen!!!!

    ResponderEliminar
  13. Mira por dónde descubrió la cuarta dimensión, aunque le costara una bronca del jefe por inpuntualidad. En fin, son cosas que pasan a veces, que te despistas dentro de los armarios...
    Simpático y original relato, Carmen.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Una nueva visita al armario y todo arreglado. Con ropa nueva y todo.
    Un micro lleno de fantasía.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Carmen,yo he entendido tu relato como el refran que dice "no por mucho madrugar amanece mas temprano" y tambien "el hombre propone y dios dispone".
    Enhorabuena, sigue ofreciendonos tus relatos.
    Bs

    ResponderEliminar
  16. Llego tarde, Carmen, en traje de noche y despeinada por el trajín de idas y venidas de un fin de semana cálido y lluvioso, pero convencida de que no te importará que de esta guisa te deje mi "me gusta" (con permiso de José Antonio) y una sonrisa.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Notincgas2/11/15 7:35

    Si su sino era llegar tarde, pues llegaría tarde. El destino es así de caprichoso.
    Por lo demás, es una historia muy graciosa y llena de fantasía.
    Saludos cordiales, Carmen.

    ResponderEliminar
  18. A falta de madriguera, buenos son un armario o un probador. Porque va a la oficina, si no, a tu protagonista le vería con largas orejas y un reloj de bolsillo al que miraría sin parar. Muy imaginativo tu micro, Carmen. Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Parece que este señor hace viajes más raros que el conejo blanco de Alicia.
    Viendo las posiblidades de esta nueva forma de transporte, y teniendo en cuenta que siempre ando apurada de tiempo, un día de estos pruebo a entrar en los armarios de casa, a ver si en alguno hay un atajo.
    Original historia, tocaya.
    Un saludo.
    Carme.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!