En la cama

Allí transcurrió toda su vida, en el límite rectangular de ese estrecho universo: allí nació, soñó, trabajó en ese lúgubre cuarto del sucio burdel, odió a los hombres, los utilizó, se contagió... Cuando finalmente se vio abocada a morir en una triste cama de hospital, valientemente, escogió morir de pie.
Escrito por Daniel Castillo

15 comentarios :

  1. Un gran relato que no me deja quieto, que cuenta con un gran simbolismo, un relato por el que me pongo de pie.
    Excelente.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno la verdad. El cierre: estupendo!!

    ResponderEliminar
  3. En la cama se nace, se descansa, se ama, se llora y se muere. Es un sitio con alta carga simbólica, es por eso que tu protagonista, quien además trabaja en ella, decide rebelarse contra su aparente destino. Un poco a la inversa de «El barón rampante» que no quiso volver a poner los pies sobre la tierra.
    Para reflexionarlo. Muy bueno, Daniel.
    Un gran saludo.
    Vicente

    ResponderEliminar
  4. Excelente relato, crudo, terrible!
    Felicitaciones Daniel!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. ¡Un magnífico remate para un magnífico relato!
    Va mi me gusta, Daniel, y con este mi enhorabuena por tu historia y mis saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  6. Su cama estaba tan llena de vida que no había sitio para la muerte en ella.
    Me ha encantado, Daniel.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Un buen relato que nos acerca a la tragedia real de la trata de blancas. En su último acto recupera la dignidad pérdida. Me ha gustado.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Excelente, Daniel. Todos queremos morir en una cama pero tu protagonista, moría en vida en ellas. Genial título y final a tan estupendo relato.
    Un abrazo.
    Pablo

    ResponderEliminar
  9. Daniel, qué duro, pero qué bueno, me ha encantado.
    Felicidades, un beso.
    Malu.

    ResponderEliminar
  10. Mala vida llevada con una gran dignidad que se hace patente sobre todo al final.
    Enhorabuena, Daniel, por la idea y el modo en que la has plasmado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Uffffff magnífico!!! Me encantó.

    ResponderEliminar
  12. Respuestas
    1. La dureza de toda una vida de esclavitud y la dignidad de su final.
      Muy acertado el relato

      Eliminar
  13. Un acto de dignidad y rebeldía in extremis después de toda una vida de humillaciones. Muy bien, Daniel, bravo por ti y por tu protagonista. Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Notincgas2/11/15 7:26

    Una historia lamentable en un relato estupendo, con un final extraordinario.
    Yo también me pongo de pie, Daniel.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!