Serte fiel y respetarte

Estuvo mirando a la novia, embelesado, durante toda la ceremonia. Se le notaba muy enamorado después de siete años de tempestuosa relación. Al llegar al ritual de los anillos y del "sí, quiero", emocionado, no pudo evitar liberar unas lágrimas que resbalaron por su casulla mientras les impartía la bendición.
Escrito por Rafa Olivares - Web

53 comentarios :

  1. Buen zarpazo, sí señor.

    Impecable relato, Rafa. En el título, en el lenguaje, en la narración de los hechos y, por supuesto y como mandan los cánones, en el final que sorprende, pero sin rechinar.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exageraoooo. A tu comentario hay que alicarle el coeficiente reductor del mutuo aprecio que nos dispensamos.
      Abrazo grande, Carles, y felicidades por lo de Wonderland.

      Eliminar
  2. Así que era fiel a Dios, no a la novia. Eso no me lo esperaba yo... de algún invitado o invitada si...del cura, no tanto.

    Buen relato. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los de la casulla también tienen debilidades, Raquel
      Un beso.

      Eliminar
  3. ¡Tomaaaa! Genial, Rafa. Me encanta la historia y perfecto el título.
    Hay que ver cuánto juego dan las bodas ...
    Un beso.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y la realidad seguro que supera a la imaginación.
      Beso agradecido, Malu.

      Eliminar
  4. Genial, como siempre me quedo con la boca abierta. Eres un maestro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otra con coeficiente reductor ¿o será que el premio de Wonderland os pone zalameros?
      Felicidades y besos.

      Eliminar
  5. Cómo está el clero... ¡A ver si te excomulgan, que es muy bueno!
    Un beso, Rafa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Otra vez? ¿Y si llego a tres excomuniones me regalan un viaje al Vaticano?
      Besote, Patricia.

      Eliminar
  6. Geyna López.25/10/15 17:24

    ¿Mendelssohn o Wagner? Para ti Rafa, me pongo de pie con mi violín y violoncello, por tu relato mereces eso y más, que bien has tratado la historia, al final me has dejado muda. Un abrazo al compás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como prefiera la virtuosa; yo guardo reverencial silencio para saborear cada una de tus notas.
      Abrazo melómano.

      Eliminar
  7. A este no se le ocurriría preguntar aquello de "que hable ahora o calle para siempre", habría tenido que morderse la lengua.
    Me ha encantado Rafa, mira que se han escrito micros sobre casamientos, pero el tuyo es de lo más original que he leído nunca.
    Enhorabuena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que callar para siempre, este, lo que tuviera que decir, se lo diría a ella en privado. ¡Pues buenos son!
      Besos, Rosy.

      Eliminar
  8. ¡Bravo, Rafa! Muy buen micro, original y con un final totalmente inesperado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo realmente inesperado sería que el de la casulla les propusiera un trío.
      Gracias, Sandra.
      Besos.

      Eliminar
  9. En cuanto he leído tu micro he pensando que el mundo es un pañuelo, a veces mental. Digo esto porque resulta que tengo uno escrito con la misma idea, aunque expresado con diferentes detalles. En todo caso, te ha quedado genial, en tu línea de humor fino con traca final.
    Un abrazo, Rafa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algún día descubrirás el troyano que conseguí colar en tu ordenador. Gracias a tus ideas sobrevivo por estos lares.
      Abrazo fuerte, Ángel.

      Eliminar
  10. Mira que estaba yo tan feliz viviendo la escena… y tuvo que inmiscuirse el cura.
    Genial, Rafa, me has conseguido sorprender con ese cambio final de protagonista.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, la boda acabó bien y, aparte de la emoción, el cura supo comportarse.
      Un beso, Mª Jesús.

      Eliminar
  11. Muy bueno, Rafa. Se puede adivinar la cara embelesada del enamorado cura que además, tiene que tragarse sus lágrimas para dar su bendición al nuevo matrimonio.
    Da un poco de pena el pobre hombre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El dilema que tendrá el pobre ahora sobre si serle fiel o respetarla. En fin.
      Abrazos, Asun.

      Eliminar
  12. Como siempre, muy bueno. Sigues aplicando la pura estructura y filosofía del microrrelato que tanto me gusta.
    Un abrazo, padrino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahijado, ya sabes que esto solo consiste en aplicar la fórmula, unicamente hay que encontrar los ingredientes adecuados.
      Abrazo fuerte.

      Eliminar
  13. Me encantan tus relatos, Rafa. Eso sí, nunca reconoceré en público que los estudio con detalle como el claro ejemplo que son de lo que dicen los teóricos que debe ser un buen microrrelato.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca imaginé servir de modelo con mi tipo y mi cara, pero mira, sorpresas te da la vida.
      Gracias, Margarita, eres un sol.

      Eliminar
  14. ¡Qué vuelta de tuerca!
    Enhorabuena, Rafa.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Vicente. El celibato es que da mucho juego.
      Abrazo.

      Eliminar
  15. Que duro es el celibato, aunque se descubra al final, por el camino de las lágrimas, y que bueno es el relato.
    Me gusta ese final atravesado e inesperado.

    Saludos Muy bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz de que te haya gustado.
      Gracias, José María.
      Saludos.

      Eliminar
  16. Respuestas
    1. Agradecido por tu calificación, Ricardo.
      Saludos.

      Eliminar
  17. Muy conseguida esa sorpresa final, Rafa. Saludos

    ResponderEliminar
  18. ¡Atiza! Es lo único que se me ocurre decir tras haberme quedado con la boca abierta. Bueno, eso y que tu micro es genial. ¡Enhorabuena, Rafa!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reacciones como la tuya es la mejor satisfacción que me puede dar un relato.
      Gracias, Fina.
      Un beso.

      Eliminar
  19. Un 50 donde nos encontramos con una boda, donde por primera vez la protagonista no es la novia y ahí está el detalle de la originalidad, destacar a un siempre segundón personaje en estas ceremonias y dotarle hasta de las sensibles y emotivas lágrimas que suelen derramarse en estos casos.
    Muy buen relato, como siempre un placer leerte y que me sorprendas en cada uno de ellos.
    un abrazo Rafa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algún día, por variar, plagiaré el de Caperucita Roja, tal cual; así la sorpresa será esa, que no habrá sorpresa. jajaja.
      Gracias, Mª Belén.
      Un beso.

      Eliminar
  20. Yo creo que la mente le jugará una mala pasada y dirá ¿puedo besar a la novia?, jajaja. genial, Rafa. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tú crees que a esas alturas, después de siete años, pedirá permiso?
      Un abrazo, Salvador.

      Eliminar
  21. ¡Espléndido, Rafael! Tu cura celebrante (y también amante) me ha recordado a aquel personaje de "El pájaro espino", que interpretaba Richard Chamberlain. ¡Menudos pájaros ambos, aquel y el tuyo! ¡Las traían de calle! Aunque el tuyo es menos ambicioso y más enamoradizo.
    Va mi me gusta por tu perfecta manera de narrar una historia y por tan acertado título, donde con simplemente cambiar el pronombre enclítico ya nos adelantas algo de lo que se va a narrar.
    ¡Enhorabuena y un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esto de seducir "los pájaros espinos" tienen ventaja. El confesionario les da información privilegiada, ¡cómo no aprovecharla!
      Gracias, José Antonio.
      Un abrazo.

      Eliminar
  22. Qué bien lo sabes hacer, Rafa. Con tres, cuatro palabras finales, consigues cambiar el sentido a todo el micro. Como siempre, excelente. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El sentido de la anticipación hace que el lector se vaya por un sentido distinto; ahí está la clave para jugar con él y sorprenderle.
      Como siempre, agradecido por tus generosas palabras.
      Besos.

      Eliminar
  23. Genial!! Con un giro final totalmente imprevisible, como nos tienes acostumbrados.
    Un saludo.
    Carme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, si estáis acostumbrados ya no es tan imprevisible.
      Gracias, Mª Carme.
      Abrazo.

      Eliminar
    2. Ahí está la genialidad Rafa, en seguir consiguiendo la sorpresa final ;-)
      Carme.

      Eliminar
  24. Rafa, después de lo que han dicho de tu micro, este humilde admirador de tus letras sólo tiene para decirte que esta historia me ha gustado mucho.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Humilde sin causa, diría yo, que tus letras son muy apreciadas.
      Muchas gracias, Beto, un honor agradarte.
      Abrazos.

      Eliminar
  25. Amigo Rafa, ese sacerdote tiene el cielo ganado o es tonto de capirote por no haber colgado los hábitos a tiempo. Encima es algo masoca. ¡Encima la casa! Total, los designios de Dios son inescrutables.
    Eres el rey del regate final en los micros.
    Un saludo, Rafa.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debe ser que lo suyo es vocacional, además de masoca.
      Gracias, Pablo.
      Un abrazo.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!