Pros y contras de la nueva educación

Hoy amaneció lloviendo en mi habitación. Tranquilo, no han sido los vecinos. Desde hace meses uso nuevas técnicas educativas con mis hijos, así que solo he de borrar del techo las nubes que les dejé pintar para ‘estimular’ su imaginación. Miedo me da pasar a la habitación de al lado.
Escrito por Ignacio Urtiaga - Twitter

33 comentarios :

  1. Es que no se puede tener un padre tan artistazo como éste... Gracias a tu fantástica portada nos tienes a todos exprimiendo el mundo para cazar las historias que pasan al vuelo. Iker Jiménez ya está tras la pista de las palabras que recorren el cielo y desaparecen en el Polo Sur, centrifugadas por una extraña fuerza. A ver si no nos encuentra y podemos seguir disfrutando de relatos como éste.
    Un abrazo, maestro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Primero el abrazo de respuesta.
      Después, mirar en la habitación de al lado a ver qué han pintado los niños y si se acercan mínimamente al nivel de la imaginación que derrochas incluso para los comentarios.
      A sus pies, como de costumbre.

      Eliminar
  2. Genial, divertido, imaginativo y digno de un gran escritor y diseñador de sueños. El final ha sido genial.
    Un abrazo.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Pablo. Eso de diseñador de sueños tengo que apuntármelo a ver dónde se estudia.
      Abrazo.

      Eliminar
  3. Muy eficaz el método adoptado. Claro, es como tú, "Bueno" y también Urtiaga.
    Por cierto, la portada cada vez me gusta más. Señal de que tiene calidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Isidro. Gracias también por lo de la portada, aunque imagino que quedaría mejor con un apellido compuesto, jeje.
      Abrazo.

      Eliminar
  4. La formación académica, una base crucial, irremediablemente infectada por la política, que no para de cambiar y que aparentemente nunca funciona. Deberes sí o no, métodos audiovisuales o tradicionales, una asignatura u otra... tanta mente pensante para no dar con un método definitivo. Resulta lógico que a tu protagonista le preocupe lo que pueda haber ocurrido en la habitación de al lado, la imaginación es un recurso lleno de potencial, pero por ello, también peligroso en según qué manos.
    No sé si se me notó, pero si no, te lo digo yo: estoy encantado de haberte conocido. Para mi fue una sensación grata y emocionante hablar de viva voz con alguien a quien aprecio desde hace tiempo, y no sólo por sus letras.
    Un fuerte abrazo a los tres, a Jesus, a Ignacio y a la jefa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ángel, a mí sí que se me notó la emoción. Un saludo perenne, y omnipresente (en plan tú).
      Por cierto, lo de la jefa no se lo comentaré a la jefa que imagino que no le gustará mucho la denominación...

      Eliminar
    2. Vaya, lo siento. A veces utilizo expresiones un poco anacrónicas, pero por supuesto que no debe entenderse nunca en sentido literal, sino con todo el respeto y cariño.
      Lo dicho. Abrazos

      Eliminar
  5. Los peligros de una imaginación desbocada siempre serán menores que sus beneficios. Mi más sincera enhorabuena a este padre (o madre) por su gran iniciativa.
    Buen micro.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Vicente. ¡A saber qué se ha tomado el padre! Igual es más peligroso...

      Eliminar
  6. A veces se puede tener la impresión engañosa de que nuestros padres aprendían más con la "Enciclopedia Álvarez" que nuestros hijos con los nuevos métodos educativos. Pienso en algunas cosas se equivocan, pero no en su intención de despertar la imaginación. En el caso de tu relato parece que el estímulo ha hecho efecto también en el padre, o quizá ha sido como llover sobre mojado.
    Qué gran imagen esa que dejas para que la construya el lector, la de la habitación de al lado.
    Muy buen relato, lleno de sensibilidad, Ignacio. Encantado de haberte conocido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la idea, Enrique, a ver qué clase de niño imaginativo es cada uno. Un final abierto, abierto...
      Saludos.

      Eliminar
  7. Yo solo veo pros a esta nueva educación que planteas, debe ser que veo tantos contras a la actual ...
    Genial e imaginativo relato, soy defensora a muerte de todo lo que implique estimular la imaginación, aunque ello implique lluvia en interiores.
    Felicidades a Ignacio por este gran relato, un beso fuerte al Bueno de Jesús y otro grande a la Buena de la Jefa.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Malu, igual hubiera sido mejor dejarles pintar el techo del baño, pero bueno, todo sea porque dentro de un tiempo escriban en 50 palabras...
      Un beso. Uys, otra vez la Jefa, jajajajaja, igual sí que se lo digo...

      Eliminar
    2. Uysssss, I´m sorry. De todas formas, un beso para los dos, eso sí.

      Eliminar
  8. Pues igual en su habitación han pintado un mar con su playita y están haciendo castillos de arena. Mejor que pases el aspirador antes de que te pongan la casa perdida. Muy imaginativo y divertido tu micro, Ignacio. Encantada de haberos conocido en Madrid. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Pufff...pues yo no le veo tanto mérito a querer que tus hijos sean imaginativos. Los niños vienen ya así "de serie"....

    Ésto es lo más crítico que he podido pensar de tu magnífico relato, amigo Nacho, jeje...¡Y te juro que lo he intentado!

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El poli malo26/11/15 16:42

      No te has esforzado nada, Rafa...
      «Relatito corriente que deja todo el esfuerzo creativo al lector, ya que sólo insinúa el final. Además, le falta consistencia, vínculo con la realidad. ¿Qué pasa con el vecino? Debería haber subido ya a quejarse de las humedades. ¿Y lo de pintar en el techo? Pues no tienen los niños paredes para explayarse. ¿Qué es el padre? ¿Fabricante de escaleras? En fin, la idea no es mala pero no consigue los niveles de perfección que se requieren en 50 palabras.»

      Un abrazo.

      Pd. Por cierto, ¿nadie se cansa de marcar el NO SOY UN ROBOT todo el rato?

      Eliminar
    2. El "No soy un robot" no sale cuando comentas con una cuenta iniciada (ahora me entero de que existe). De todas formas, el captcha ya lo tengo desactivado, más no me deja hacer...

      Eliminar
    3. Si está perfecto el reCaptcha. Además es necesario, simplemente estaba haciendo de poli malo...
      Un abrazo.

      Eliminar
    4. Prometo esmerarme, de aquí en adelante... ¡Vais a lamentar haber despertado mi lado oscuro!..😎😎😎

      Un abrazo "poli malo"

      Eliminar
  10. Vaya carcajada me has arrancado, Ignacio. Y es que lo cuentas con esa normalidad tan "pedagógica" que me dan ganas de irme a vivir a tu casa, a ver si aprendo algo. Bueno, a ver si aprendo algo y a ver lo que hay en la habitación de al lado.

    Aprovecho para darte directamente la enhorabuena y las gracias por la brillante portada del libro.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. Pues a mí me parece un enorme 'pro' que los niños consiguieran estimular su imaginación hasta el punto de conseguir la lluvia a partir de sus nubes pintadas. ¿Y si en la siguiente habitación han pintado la isla del tesoro?

    Me ha parecido un relato muy imaginativo y tierno, que me ha recordado cuando mis hijos pintaban a sus anchas las paredes de la casa en recónditos rincones.

    Además de por este estupendo relato, me gustaría darte la enhorabuena por el magnífico trabajo de la portada del libro. Creo que has plasmado magníficamente dos conceptos, el de los microrrelatos como pequeñas dosis que se exprimen del mundo de las palabras y la esencia del gran Julio Verne, que se respira en el título y en el diseño de esa máquina parecida a un embudo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Con la imaginación y el nivel de información de los niños de hoy en día yo, desde luego, no entraba, jajaja. Muy, muy bueno, Ignacio. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Hola Ignacio, precioso relato lleno de imaginación.
    He quedado con las ganas de saber que habrían pintado en la otra habitación.
    Me ha gustado mucho. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Bienvenido todo lo que sea estimular la imaginación: ya sea en forma de nuevos métodos educativos o en formato micro, que aquí nos tienes a todos pensando en qué habrán podido pintar esos angelitos en la otra habitación. Enhorabuena, Ignacio, por el relato y, una vez más, por la excelente labor que has efectuado con la portada del libro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Muy Montesori tu sistema educativo Jejeje
    Me encanta tu chupito de este mes... Digo tu relato.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  16. Genial de principio a fin, Ignacio. Y con este padre tan creativo me imagino que los niños han pintado un universo y andan perdidos allá por la galaxia Andrómeda. Yo que tú iría rápido porque el pequeño ha cogido el rotulador negro y está pintando un agujero en la pared que me da mala espina.
    Cuando leo lo comentarios de la quedada en Madrid me da una envidia...es lo que tiene ser de provincias.
    Un abrazo, Ignacio.

    ResponderEliminar
  17. No sé si es asociación libre, pero me recuerda a una escena de Woody Allen en la que cuenta: "Un hombre va al psiquiatra y le dice: 'Doctor, mi hermano está loco, cree que es una gallina'. Y el médico le pregunta: '¿por qué no lo lleva a un manicomio?' A lo que él le responde: 'porque necesito los huevos'".
    Será porque pintando nubes, ellos también influyen en la realidad hasta tal punto de hacerlas llover. Me parece un micro de lo más imaginativo, Ignacio. Felicitaciones por el relato y también por la portada, que ha quedado genial.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Pues no sé que decirte, con la educación convencional, mira cómo le va al mundo, así que a lo mejor no es tan mala idea eso de dejar que los niños pinten nubes en su habitación.
    Me ha gustado mucho ese punto fantasioso que casa tan bien con los relatos en los que los niños son protagonistas.

    Saludos cordiales, Ignacio.

    ResponderEliminar
  19. Magnífica la imaginación que derrochas, tú y tus pequeños protagonistas. No hay nada, por ahora, que supere los límites de la imaginación. ¿Tal vez la locura...?
    Un abrazo, querido Ignacio.

    ResponderEliminar
  20. Yo diría que a los niños imaginación no les falta, a poco que se les estimule les rebosa sola, otra cosa es despertarla en un adulto, que en este caso, parece ser el gran beneficiado del método. Muy creativo tu micro, Ignacio. Un beso.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!