En blanco y negro

Quizá me sorprenda el amanecer con nuestras piernas enlazadas y me pregunte si, a pesar de todo, hicimos el amor. Quizá no sepa tu nombre, ni dónde estoy, como en las películas. Seguramente tengas que recordarme que los de la foto de la mesilla, en blanco y negro, somos nosotros.
Escrito por Raquel Lozano - Web

31 comentarios :

  1. Se dice que con el trato continuo las personas llegan a conocerse mejor, sin embargo, se da el caso contrario: con el paso del tiempo, en algunas parejas se va abriendo un abismo tan grande que al final se convierten en desconocidos el uno para el otro.
    Tu historia plasma esto a la perfección.
    ¡Felices fiestas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar, Vicente. Mi idea era plasmar una enfermedad, pero tampoco me disgusta la lectura que tú le has hecho. El tiempo en la pareja, tienes razón, a veces crea abismos.
      Felices fiestas.

      Eliminar
  2. La vejez, esa etapa en la que el color refulgente se vuelve definitivamente blanco, negro y gris. Falla el cuerpo, cabeza incluida, y cuando eso ocurre todo se tambalea. Tu protagonista, al menos, aún tiene un asidero al que aferrarse, aunque no recuerde quien fue ni sus circunstancias, si que intuye que la persona que le acompaña ha de hacerlo por motivos poderosos. Llegará un momento en que hasta eso también se apague; lo principal es estar preparado para ello, aceptarlo serenamente como el final de una fase, pensar quizá que no todo termina aquí.
    Un abrazo fuerte, Raquel. Feliz Navidad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustaría pensar que el "motivo poderoso" por el que siguen juntos es porque la memoria, aunque frágil, no olvida dónde encuentra su refugio.
      Abrazos de vuelta, Angel.
      Felices fiestas

      Eliminar
  3. Raquel, conozco muy de cerca una enfermedad tan dura como el Alzheimer. Es muy duro ver como la persona acaba por no reconocerse ni a si misma. Lo has contado muy bien. Me ha emocionado. Enhorabuna y Felices Fiestas. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pilar. Si a tí, que lo conoces de cerca te he emocionado, la que se siente emocionada ahora soy yo.
      Feliz Navidad.

      Eliminar
  4. Raquel, me encanta la forma en que has contado este amor desmemoriado, y el título es sublime.
    Un beso.
    Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el título fue un guiño también a la desmemoria.
      Besos, Pablo. Un placer tenerte siempre por aquí.

      Eliminar
  5. Me encanta este micro Raquel. Plasma toda la dureza y crueldad de la enfermedad pero desde el lado más tierno qué podía escribirse. Enhorabuena.
    Sandra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Esa era mi idea, Sandra. Ponerle el lado más tierno a una enfermedad tan dura.
      Felices fiestas

      Eliminar
  6. Notincgas21/12/15 7:42

    Hay cosas tan bellas que están incluso más allá de la memoria y que el olvido no puede borrarlas.
    Saludos cordiales, Raquel.

    ResponderEliminar
  7. Magnífico Raquel. Mi enhorabuena!!!

    ResponderEliminar
  8. Ese quizás es lo más terrible, cuando eres consciente de que los recuerdos empiezan a borrarse sin saber cuándo se perderán para siempre. Me ha gustado mucho la sensibilidad con que lo has narrado y esa referencia al tiempo vivido representada en la imagen de la fotografía en blanco y negro sobre la mesilla. Felicidades, Raquel. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué miedo tenemos siempre a ser conscientes del deterioro. Ha de ser terrible, si.
      Gracias por comentar.
      Besos.

      Eliminar
  9. Muy buen relato en el que describes una cruel enfermedad que por desgracia sienta cerca de mí. Como es posible que no recordemos ni quien somos ni que hemos hecho, incluso amaneciendo desnudos y juntos no sepas quien eres y con quien estás. Siempre pienso lo duro que debe ser para estos enfermos el andar por la vida como zoombis o que pensaran cuando tienen esos momentos en que se reconocen, debe ser muy duro saber que uno no sabe quien es.
    Me ha encantado y me ha emocionado, gracias por compartir tan bellos sentimientos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Han de ser terribles los momentos de lucidez, pero sin duda lo serán menos si la compañía es la que siempre quisiste a tu lado.
      Besos.

      Eliminar
  10. Las fotografías que ayudan a recordar lo que alguna vez fuimos. La pasión que brota a colores y a veces muere en una ceniza gris.
    Excelente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las fotografías son pequeños pellizcos de realidad que nos transportan a otros momentos. Deleitarse en ellas es volver a vivirlos
      Besos.

      Eliminar
  11. Salvador Pérez Salas21/12/15 20:14

    En blanco y negro... tan lejano como un recuerdo... Tan antiguo ya en el tiempo, en la memoria... Tan cercano y, a la vez, tan distante. ¡Ojalá siga sintiendo sus piernas entrelazadas que le demuestran, al menos, el cariño, el amor... que todavía perdura en su pareja como una reliquia!

    ResponderEliminar
  12. Triste enfermedad la del "olvido". Muy bien narrado, me gusta.
    Un beso y Feliz Navidad.

    ResponderEliminar
  13. Me gusto ese final y como con cada palabra fuiste marcando la historia para que entendamos ese olvido por el que sufre la persona. Lo identifico como que tiene una enfermedad.
    Muy bueno. Saludos!

    ResponderEliminar
  14. ¡Qué bonito Raquel! El título ya dice mucho del relato y las dos últimas palabras cierran con broche do oro, "somos nosotros".
    Tu micro se une a las muchas historias que hay en 50 palabras sobre esta dura enfermedad para tener presentes a quienes la sufren.
    Felicidades, me ha encantado.
    Besos.
    Malu.

    ResponderEliminar
  15. Muy bello, Raquel. Creo que has sabido encontrar un rescoldo de belleza en una situación en la que en principio solo parece haber desolación. Lo has contado además de una manera extremadamente delicada. Enhorabuena y felices fiestas.

    ResponderEliminar
  16. Me ha gustado mucho tocaya, evidentemente tu protagonista tiene algún tipo de síndrome amnesico... Aunque por el blanco y negro será seguramente un principio de alzheimer, o de demencia senil... por lo que la escena de sexo insinuado es encantadora.

    Un saludo y suerte,

    ResponderEliminar
  17. Y pensar que ahora no necesitas salir de casa para solo ver todavía más lo virtual de la vida. Y no hablo del tiempo. Me encantó tu micro. Saludos

    ResponderEliminar
  18. Qué bueno que en algún rincón de su memoria le queda el conocimiento de que es amada por alguien. Bonito relato.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!