Entre axolotes

Condenado al sufrimiento entre seres insensibles, el dolor hizo posible un oscuro encantamiento.

Su quietud tras los cristales me abrumaba, les temía. No eran simples animales, algo de humano escondían.

Capturado en el acuario, el tiempo resulta ajeno; el mundo no es un calvario y el dolor se siente menos.
Escrito por Sandra Rebrij - Web

43 comentarios :

  1. Con un espléndido ritmo poético nos traes una ensoñación sobre los axolotes, las fascinantes criaturas que sedujeran a Cortázar.
    Precioso, Sandra.
    Un abrazo. ¡Felices fiestas!
    Vicente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánto me alegro de que te haya gustado, Vicente. Y me alegra también que lo hayas relacionado con Cortázar que fue el autor del magnífico cuento Axolotl, en el que me basé para escribir esto. Seguramente ya lo has leído, pero por si acaso no, o por si lo quieres volver a leer, te dejo el link: http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/esp/cortazar/axolotl.htm
      Me pone muy contenta tu comentario. Muchas gracias.
      Un abrazo y ¡felices fiestas!

      Eliminar
  2. Sandra, el título me ha intrigado. El primer párrafo me ha predispuesto a seguir leyendo con mucho interés. El segundo, me ha fascinado. Y al acabar de leer el tercero, he abierto la ventana (y eso que hace mucho frío) para aplaudir muy fuerte. Espero que el viento te haga llegar a tu tierra el sonido de mi entusiasmo. Tu "capturado en el acuario, el tiempo resulta ajeno" es extraordinario.
    Feliz Navidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Patricia, te cuento que leí tu comentario en el trabajo y me ha dejado con la sonrisa fija todo el día. Además, apenas llegué a mi casa abrí la ventana, por el calor que hace por estos lares, y ¡oh, sorpresa! pude escuchar tus generosos aplausos que tanto tanto agradezco.
      Espero que pases una hermosa Navidad.
      Un abrazo y ¡muchas felicidades!

      Eliminar
  3. Sandra, muy bonito micro. Que poco importa el tiempo cuando uni está encerrado sin posibilidades de escapar. Enhorabuena! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, Pilar, el tiempo deja de existir y de importar para quien está encerrado y pasa los todos los días iguales. A pesar de eso, él, convertido ahora en axolotl, se siente mejor. Imagínate cómo debía estar...
      Me alegra que te haya gustado. Muchas gracias por hacérmelo saber.
      Un beso y ¡felicidades!

      Eliminar
  4. Maravilloso, Sandra. Me has dejado sin palabras con tu micro-poema sobre el relato de Cortázar. Creo que has abierto una nueva línea en 50, a la que por desgracia no podré apuntarme porque no se me da nada bien la poesía.
    Enhorabuena, besos y felices fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, por favor, Asun, no te quedes sin palabras, tú que tan bien sabes usarlas. Te agradezco mucho por tu amable comentario. Espero que pases unas hermosas fiestas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Voy a decir algo sobre la estructura del micro cuento:
    Le noto mucho la prosa poética y queda perfecto. Así, bien separado en esos tres párrafos, cada uno con un sentido único, pero que a la vez hace la unión de una sola idea magnífica.
    Ya sabés que me agrada lo que escribís. Está muy bueno :)!
    Beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pone muy contenta que te haya gustado y que hayas notado lo de la estructura, sobre todo porque pensaba que no se iba a notar mucho la conexión entre los tres párrafos.
      Muchas gracias por haberlo leído y comentado.
      Un beso, Paste, y ¡felicidades!

      Eliminar
  6. Espléndido micro de género fronterizo entre la narrativa y la lírica. Si, además, cuenta con la influencia de Cortázar, no podría resultar tan bello. Enhorabuena, Sandra. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Carmen, Axolotl me ha impactado tanto que no sé cómo no terminé convirtiéndome en pez. Si no lo leíste, te lo recomiendo.
      Te agradezco mucho tu hermoso comentario.
      Un abrazo y felices fiestas.

      Eliminar
  7. Excelente. Aunque los ajolotes también me recuerdan seres fantásticos de Lovecraft.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabía que también Lovecraft hubiera escrito sobre ajolotes. Gracias por el dato y por dejarme tu comentario.
      Un beso y ¡felicidades!

      Eliminar
  8. Un pez con manos o patitas, igual que si tuviera alas (que también los hay) es por fuerza un animal curioso y enigmático, de ahí que su sensible protagonista haya creído ver en esta especie cualidades humanas, hasta el punto de fusionarse en su hábitat.
    Un relato valioso por sí mismo, al que se une la mención u homenaje a Cortázar algo que siempre debe ser bien recibido.
    Un abrazo, Sandra.
    Felices fiestas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantó tu observación de que compartimos con los axolotes esas cualidades de curiosos y enigmáticos.
      Me alegra mucho que consideres valioso mi relato y te doy las gracias por decírmelo.
      Un abrazo, Ángel, y ¡felices fiestas!

      Eliminar
  9. Cortázar estaría muy orgulloso de ver que lo has homenajeado con un relato tan poético y bien estructurado. Sin olvidar que todo lo escrito resulta una magnífica historia.
    Enhorabuena, Sandra y Feliz Navidad.
    Un beso muy fuerte.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho tu comentario, Pablo. Gracias por pasarte siempre y ser tan amable con tus palabras. Me hacen sentir muy bien.
      Un besote y espero que pases unas ¡muy felices fiestas!

      Eliminar
  10. Tres párrafos como tres destellos secuenciales de luz tenue pero bien definida. Tres láseres de juegos de letras fraccionando en pequeñas porciones una historia de filosofía poética sobre un lecho de armonía y ritmo.

    Una mágica historia contada con la belleza que brevemente se asoma desde donde susurra la poesía.

    Enhorabuena Sandra.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me siento feliz porque te haya gustado mi relato y porque me hayas dejado un comentario que no puede ser más hermoso. Muchas gracias, Antonio.
      Un abrazo y ¡felices fiestas!

      Eliminar
  11. Poético, reflexivo, encantador. Me gustó tú estilo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a mi me gustó tu comentario, Carmen. Gracias por dejármelo.
      Un beso y ¡felicidades!

      Eliminar
  12. Salvador Pérez Salas19/12/15 1:19

    El dolor hace posible oscuros encantamientos... ¡Cuánta verdad! ¡Cuántas veces nos ha transformado el dolor... a veces, hasta hacernos irreconocibles! Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, Salvador, el dolor es capaz de operar en nosotros terribles mutaciones. Solo basta pensar en los ojos para darnos cuenta de cómo cambian cuando la mirada es de tristeza o de alegría.
      Un abrazo y ¡felices fiestas!

      Eliminar
  13. No sólo he disfrutado con tus palabras, Sandra, también he aprendido sobre ajolotes.
    Un beso navideño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho por ambas cosas, Margarita. Y te agradezco por el comentario.
      Un beso navideño también, y que pases unas ¡felices fiestas!

      Eliminar
  14. Muy chulo tu micro, Sandra. Me encanta su estructura, su mensaje y su reconocimiento a un grande. Gracias por este regalo y felicidades. Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te haya gustado, Matrioska. Para mí el regalo es tu comentario tan bonito. ¡Muchas gracias!
      Un abrazo y ¡felicidades!

      Eliminar
  15. Mi enhorabuena Sandra, muy buen relato, concuerdo con las palabras de Vicente, Margarita y Patricia.
    Un gran abrazo y que tengas felices fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Jean.
      Un abrazo y ¡muchas felicidades!

      Eliminar
  16. Notincgas21/12/15 7:00

    Magnífico relato, Sandra. Bueno por el mensaje, esa reflexión sobre el dolor; bueno por su forma poética, de una gran dificultad; y buena por su estructura. O sea, ¡Rebuena, Sandra!
    Felices fiestas y un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pone muy contenta saber que te gustó. Muchas gracias por tus palabras que son un aliciente para seguir.
      Un beso, Notincgas, y que pases unas ¡muy felices fiestas!

      Eliminar
  17. Sugerente esta reclusión en cierto modo voluntaria (si no lo he entendido mal, fruto de un encantamiento, consciente o inconscientemente, deseado) entre unos seres tan enigmáticos como inofensivos. A veces una naturaleza extremadamente sensible, en medio de un mundo hostil, te puede llevar a desear algo así. Lástima que ni así el dolor desaparezca por completo. Me encanta el hábitat hipnótico en el que nos has sumergido, también el modo en que has plasmado la mezcla de miedo y seducción que los axolotes ejercen sobre tu protagonista, y todas las frases de tu poética historia en general, aunque destacaría la misma que Patricia. Enhorabuena, Sandra, y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has entendido perfectamente, Enrique. La reclusión entre esos seres inofensivos es voluntaria. Y lamentablemente el dolor no desaparece del todo, aunque sí experimenta cierto alivio.
      Tu comentario me llena de alegría y te lo agradezco muchísimo.
      Un abrazo y ¡felices fiestas!

      Eliminar
  18. Precioso relato que, con el recuerdo de Cortázar, nos sumerge en un mundo de atmósferas diferentes pero que se interrelacionan. Un abrazo, Sandra, y felices fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas atmósferas se relacionan de manera que ni siguiera sospechamos. Muchas gracias por tu comentario, Salvador. Me alegra mucho que te haya gustado.
      Un abrazo y ¡muchas felicidades!

      Eliminar
  19. De la unión de la prosa y la poesía sólo pueden gestarse exquisitos relatos como este bello homenaje a Cortázar. Enhorabuena, Sandra, y Feliz Navidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Fina. Me alegra mucho que te haya gustado y que me hayas dejado un comentario tan lindo. Espero que hayas pasado una hermosa Navidad y que tengas un excelente año.
      Un abrazo.

      Eliminar
  20. “Condenado al sufrimiento entre seres insensibles”, sí, a veces somos insensibles y restringimos la libertad de seres que no tienen los medios para enfrentarnos. Bonito relato/homenaje. Me gusta.
    Saludos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La insensibilidad o la indiferencia a veces traen consecuencias irreparables.
      Me alegra que te haya gustado y te agradezco el comentario.
      Un beso, Beto, y ¡felicidades!

      Eliminar
  21. Querida Sandra, no sé cómo he podido dejarme escapar esta historia entre axalotes, un canto a la incomprensión, una reclusión elegida y una resolución dolorosa pero más llevadera de lo que hasta el momento eran sus días. El resultado es fantástico. Enhorabuena.
    Mis mejores deseos para 2016, besos.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta tu descripción, Malu. Mi relato a la luz de tus palabras parece más interesante. Muchas gracias por tu generosa apreciación.
      Un abrazo y ¡muchas felicidades para el 2016!

      Eliminar
  22. Aunque en el tercer párrafo el dolor se mitiga, a mi, todo él, me sobrecoge...
    Me ha gustado, Sandra.
    Un beso y un deseo; ¡feliz año nuevo 2016!, que en nada aterrizará en nuestras vidas.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!