La criatura

—¡Cómo puede una vieja estar embarazada! —se quejan sus familiares, que no quieren hacerse cargo del niño cuando ella muera.

La criatura aguarda por nacer, viene desde su dimensión dispuesta a vivir en ésta, y llegará el día en que el mundo sepa de ella.

Más que día, será noche.
Escrito por Luciano Doti - Twitter

12 comentarios :

  1. El final es magnífico y revela el siniestro cariz de este relato:
    «...llegará el día en que el mundo sepa de ella.

    Más que día, será noche».
    Nos deja conocer el verdadero rostro de la criatura cuyo nombre permanece en el silencio.
    Muy bueno, Luciano.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Exquisito relato para leer durante estos días de paz y amor. Me gustan mucho esas sugerencias precisas para no dejar dudas sobre el futuro que nos aguarda en la noche que nos envolverá...
    Enhorabuena y un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, ya sabemos quién vendrá. Deberemos estar preparados. O quizá ya está aquí.
    Muy ocurrente, Luciano.
    Feliz 2016.
    Pablo

    ResponderEliminar
  4. Notincgas30/12/15 8:00

    Ah, ¡qué malvado, Luciano! Me he quedado muy inquieto imaginando un recién nacido con cara de anciano.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  5. Has conseguido algo muy difícil, Luciano; crear una atmósfera inquietante durante todo el relato hasta esa última frase magnífica que, con muy pocas palabras, dispara a bocajarro un final terrible.

    Muy buen relato. Enhorabuena.

    Un saludo y feliz 2016.

    ResponderEliminar
  6. ¡que más puedo agregar Luciano? si creas ambientes inquietantes con mínimas palabras y finales dubitativos que son creíbles, ¡que contradicción! Tenés genio, se confirma!

    ResponderEliminar
  7. Ingenioso micro. Esa criatura de la noche da miedo.

    ResponderEliminar
  8. Una criatura de otro mundo que viene a instalarse en el nuestro, seguro que con malas intenciones, pero a la que pienso que se puede combatir, pues comete errores, como aparecer de forma antinatural en el cuerpo de una anciana, o aguardar más del tiempo estipulado para nacer. En una palabra, se la ve venir. En todo caso, un micro inquietante que juega con la expectación ante la llegada de una amenaza imprecisa.
    Un saludo y feliz año

    ResponderEliminar
  9. Qué mal cuerpo me dejas, Luciano. :) Ya que está de camino habrá que dejar que aterrice en esta dimensión, lo mismo viendo el panorama que tenemos por aquí pliegue sus cuernos y busque dimensiones menos calientes. Un micro muy bien narrado. Felicidades y un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Me temo que la criatura va a venir de nalgas y el parto va a ser doloroso.
    Un saludo, Luciano.
    Y, a pesar de todo, ¡Felices Fiestas!

    ResponderEliminar
  11. No quisiera yo ser la pediatra que atienda a esa criatura cuando nazca. Si me toca estar de guardia me esconderé en algún despacho bajo llave. Seguro que puede arreglárselas sola.
    Un abrazo, Luciano, y enhorabuena por tu original y terrorífico micro.

    ResponderEliminar
  12. Inquietante y terrorífico, Luciano. Me has dejado con ganas de seguir leyendo. Un abrazo y feliz 2016.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!