Sexo débil

Se puso los guantes despacio, con gracia, sonriéndole pícaramente. Él, subestimando el despliegue de fuerzas del que es capaz una mujer entrenada para demostrar su valía, se rió a carcajadas. Ella, decidida a triunfar, dio el primer paso. Fue a su encuentro y, de un solo derechazo, lo dejó KO.
Escrito por Patricia Richmond - Web

73 comentarios :

  1. Patricia tu protagonista ha demostrado que de sexo débil nada de nada. Y el hombre como ocurre muchas veces ha actuado de forma chulesca despreciando la valía de la mujer, idea que creo que no solo ocurre en el boxeo, como en tu relato, sino en muchos aspectos de la vida, hay muchos hombres que desprecian a las mujeres por el simple hecho de ser mujer, y se creen superiores, y están muy equivocados, no todo radica en la fuerza sino en la inteligencia y en la capacidad de cada uno de demostrar su valía, sea hombre o mujer.
    Buen relato Patricia, y espero que más de uno se aplique el cuento, todos somos iguales.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Primer round para Javier. En el mundo laboral, mon ami, no todos son como tú. Y, de vez en cuando, qué bien sienta dejar KO a algún cretino sin necesidad de llegar a los puños... Con un trabajo bien hecho y sonriendo. Es mi especialidad.
      Gracias y ¡Feliz Navidad!

      Eliminar
  2. ¡Toma ya! Ya se vio en "Million dollars baby" que las chicas cuando se ponen los guantes pueden ser de armas tomar. Aunque tengo que confesarte que al comenzar la lectura de tu relato pensaba que la temática iba por otros derroteros (no digo cuáles, por pudor), pero ahí está la gracia.
    Reivindicativo, simpático y bien escrito, un conjunto que golpea al lector en el mejor sentido.
    Te mando muchos abrazos, al tiempo que aprovecho y también te deseo felices fiestas, que te las mereces

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja... Mejor no pregunto... Segundo round para mi querido Ángel. Confieso que este relato es un poco tonto, pero es producto de un arrebato ante ciertas actitudes de compañeros de trabajo que seguro que abundan por todas partes. Mi arma infalible, una sonrisa de oreja a oreja. Cuánto más bobos, más inocente y angelical, pero con carga de profundidad.
      Besazos y buenas navidades.

      Eliminar
  3. Guauuuuuuu!!! Toma debilidad jajaajajja. Enhorabuena. Menudo Macro derechazo!!! Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Carmen. A veces no queda otra opción que el derechazo al orgullo. Sobre todo cuando no tienen ni idea de por dónde les da el aire y llega la funcionaria pequeñaja y medio lela y con su varita mágica saca lo que haga falta de su sombrero.
      Feliz Navidad, Carmen, y un beso.

      Eliminar
  4. Armas de mujer las que utiliza tu protagonista al comienzo del relato para, en un vuelco inesperado por su rival, demostrarle que ella es más que eso.
    Excelente micro, Patricia. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Carmen. Armas de destrucción masiva: sonrisa y elegancia para demostrar lo que se sabe hacer cuando se tiene una buena gallina en la cabeza.
      Gracias y a disfrutar estas navidades. Besos.

      Eliminar
  5. ¡Bravo! Que sepas que hasta le he puesto cara a la protagonista de tu relato. Me ha encantado, Patricia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Fina. Cada cual que le ponga cara y... ¡derechazo fatal! En realidad no es un combate de chicas contra chicos, sino de elegancia y savoir faire contra la estupidez, sea femenina o masculina.
      Feliz Navidad y sé buena, que Papá Noel viene pronto.

      Eliminar
    2. En casa somos de los Reyes Magos, así que aún tengo tiempo para portarme bien (je, je, je).
      Felices Fiestas, Patricia y todos los cincuentistas.

      Eliminar
  6. Y así les va a quienes subestiman el poder de un K.O. femenino; temibles derechazos que con la mayor de las sutilezas dejan a los incautos entre las cuerdas, en el mejor de los casos.
    Los golpes de efecto, o los de las aparentemente simples palabras, son más intensos y duelen durante mucho más tiempo y parece que tu protagonista se desenvuelve con soltura en ese terreno.

    Un relato que va directamente a la mandíbula, pero para provocar una sonrisa de satisfacción y admiración.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Antonio. Eso espero, que os haga sonreír a todos y que nos permita recargar las fuerzas que nunca hay que perder. Y si le duele a alguien, allá él por provocar sin saber parar golpes.
      Un abrazo y a por la Navidad.

      Eliminar
  7. Salvador Pérez Salas16/12/15 15:40

    Ya sé cuál es el sexo débil. Es aquel que, encumbrado en su torre milenaria de poder y autosuficiencia, subestima a la persona que, armada de elegancia y saber hacer, es capaz de derruir esos falsos valores que "esterotipan" nuestra sociedad. Un abrazo y golpea fuerte.. pisa fuerte... vive fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justo, Salva. Esa es la intención del título. Y me gusta tu lema: golpear, pisar, vivir, respirar y cantar fuerte. Como tú.
      Un abrazo muy fuerte y llenas de calor. Besos.

      Eliminar
  8. ¡Certero el golpe! Tu relato que llega como un gancho al hígado, siempre envuelto con las palabras adecuadas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Palabras y sonrisas, para envolverlo como una croqueta con sorpresa explosiva dentro.
      Te he echado de menos en el número invernal, así que acepto contenta tu abrazo.

      Eliminar
  9. Fantástico golpe de 50. Un derechazo de lo más oportuno y con ganas. Un principio que parecía iba a ser dulce, amoroso y picante y termina con primer asalto y guante levantado a tu protagonista. ¡Ole el sexo débil!
    Una maravilla leerte siempre. Un beso preciosa Patricia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mª Belén. Pero hemos decidido por ahí arriba que los del sexo débil son los otros.
      Feliz Navidad y un abrazo fuerte.

      Eliminar
  10. Cuando uno se enfrente a una mujer hay que valorar muy bien los riesgos, a no ser que te quieras llevar una sorpresa con la eficacia de un gancho a la mandíbula.
    Fantástica lección de autodefensa, Patricia.
    ¡Un abrazo y felices fiestas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son muchos años de entrenamiento y ya les atizo sin despeinarme.
      Un abrazo fuerte, tocaya, y no seas muy mala, que el pajarito Pinzón nos observa.

      Eliminar
  11. Genial. Antes de hacer el comentario he tenido que esperar a que terminara la cuenta de protección. Bien merecido se lo tiene este paleto que, creyéndose 'macho alfa', no ha llegado ni a 'gamma'. De su gama, eso sí, estamos hartos.
    ¡Bien, Patricia!
    Un abrazo.
    Vicente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, si yo os contara... Afortunadamente sólo conozco a los machitos esos en el entorno laboral y ahí somos mayoría femenina y no silenciosa.
      Feliz Navidad, Vicente, y un gran abrazo.

      Eliminar
  12. El sexo débil es el de los que no saben apreciar a la mujer como se merece. Las mujeres suelen ser más inteligentes, más amables , más elegantes... Además, son capaces de hacer varias cosas a la vez y todas bien.
    Se me olvidaba: también saben donde está todo. Buen golpe a ese pobre hombre chulesco que, al no respetar a la mujer, no sabe lo que se pierde.
    Un besazo, Patricia.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo soy una maestra del despiste, conste.
      Espero que pases una Navidad feliz y entrañable, con el peque disfrutando de todo lo que se merece.
      Un abrazo, Pablo.

      Eliminar
  13. La fémina en cuestión era del sexo débil... de Bilbao. O sea, pertenecía a esa raza donde las sardinas que nadan por sus mares son como buques, y donde a la gente le extraen las muelas sin necesidad de ponerles anestesia. Así que, el fanfarrón de marras recibió su justo merecido, algo que, en este mundo, no suele suceder con la frecuencia que sería deseable. Micro lleno de ironía, algo totalmente necesario para sobrevivir en los tiempos del cólera, la malaria, la escarlatina, el catarro y el resto de enfermedades que nos han acuciado desde la noche de los tiempos. Saludos, Patricia, y encantado de leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que de Bilbao, mañica de pura cepa. Ahí es ná. Ya sabes que aquí no necesitamos mucho para sacar los cañones a la calle.
      Gracias, Enrique, y feliz y próspera Navidad.

      Eliminar
    2. Cierto, qué carácter doña Agustina, una mujer de armas tomar, y nunca mejor aplicada la expresión. Ahora recuerdo también el chiste del maño que iba montado en su burra por mitad de la vía, y el maquinista del tren que se le acercaba no hacía más que pitar, mientras el maño decía: -Chufla, chufla, que como no te apartes tú... Te deseo igualmente felices fiestas y un próximo año lleno de fantasía, creatividad, lecturas, amistades y amor. Un abrazo.

      Eliminar
  14. Cuanto más tontunos, más fácil es noquearlos. No hacen falta puños ni bravuconadas, como tu protagonista, con una sonrisa y un quiebro con gracia al intelecto, es suficiente para dejar a algunos gallitos con las orejas gachas. Me ha gustado mucho cómo describes la escena, Patricia, nada nuevo por otra parte. :) Un besico, hermosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Matri. Es que entre nosotras nos comprendemos. Entre ellos, también. Eso es lo malo, aguantar sus sonrisitas cuando creen que te han hecho algo... Angelicos. Yo creo que algunos ni se enteran de que les noqueamos.
      Un abrazo fuerte y que pases unas buenas navidades risueñas.

      Eliminar
  15. Geyna López16/12/15 20:09

    Se vale sobar jajajajaja, y a tu protagonista le aplaudo y me pongo en pie. Muy buen relato Patricia, saludos y muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Geyna, pero siéntate, mujer.
      Besos también para ti y que Papá Noel te llene el saco de regalos.

      Eliminar
  16. Patricia, tus 50 palabras reflejan una situación que se repite con demasiada frecuencia. Lo que a un hombre se le supone, una mujer debe demostrarlo cada día. Pero ellos no contaban con nuestra astucia. Muy bueno, con tu micro les has dado un buen repaso. Enhorabuena! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, como el Chapulín Colorado, nuestra astucia sonriente y elegante, preparada para triunfar. Ya he comentado por arriba que el relato fue fruto de un arrebato vengador, pero en el fondo soy buena y compasiva.
      Feliz Navidad, Pilar, y un montón de besos.

      Eliminar
  17. Yo por eso soy tan feminista. Por el fondo, por las formas, por el riesgo, por interés, por objetividad y realismo... Espero que seas siempre mi amiga y así podré presumir un montón con tus buenas letras.
    Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Luis, ¿no serás como mi jefe? que jamás se moja cuando hay lío pero se troncha con mis tontadas y sólo me lo dice con su mirada cómplice. Y luego, me chivan por ahí, que presume de ser mi jefe...
      Reitero nuevamente mis buenos deseos y abrazos.

      Eliminar
  18. ¡Vaya! Pues hoy le han soltado un derechazo a un político (no quiero hacer propaganda), ¿no habrá sido la misma?
    Ahora, en serio. No soy partidaria de ningún tipo de violencia, pero me da la impresión de que tu protagonista tenía muchos motivos para demostrar su "debilidad". Muy ocurrente, y aleccionador para algunos. Felices Navidades y un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabo de verlo. Me despido de todos vosotros antes de que me encierren en Guantánamo. Ha sido un placer y un privilegio compartir letras con vosotros.
      Feliz Navidad, Juana, y un abrazo con el corazón.

      Eliminar
  19. Querida Patricia, me encanta como arrancas, con el título y la primera frase de los guantes. Y después, vas calentando motores para acabar con un derechazo que deja K.O. hasta al más pintado.
    Brillante como siempre e impecable. Eres muy grande "mañica"
    Como veo que ya estamos con ambiente festivo, aprovecho para mandarte un beso navideño y desearte todo lo mejor para 2.016.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora me siento culpable por incitar a las masas. Propongo una tregua navideña de paz y amor. Unamos las manos y cantemos alrededor del árbol.
      Vamos a poner cara de buenas, a ver si alguien se lo cree.
      Un saco de besos grandes y espero que pases unas navidades geniales.

      Eliminar
  20. Al principio imaginé a Rita Hayworth en Gilda, obnubilando a un inexpresivo Glenn Ford. Pero cuando compruebo que el tortazo se lo da ella a él... Seguí imaginándome la escena y me gusta más tu versión 2.0.
    Enhorabuena y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Fernando. Yo también me imaginé a Rita Hayworth mientras lo escribí y, ciertamente, siempre he pensado en que yo le hubiera contestado como se merecía. Pero no quiero ser políticamente incorrecta, visto el panorama, y me voy a limitar a desearte unas muy buenas navidades.
      Un abrazo.

      Eliminar
  21. ¿Débil? Pues menos mal que es débil, que si fuera fuerte..., entonces ya ni te cuento.
    Va mi me gusta, Patricia, por lo bien que nos has narrado cómo una mujer se reviste de fortaleza y decisión ante la injusticia machista.
    Aprovecho para desearte unas muy felices fiestas y que en 2016 nos sigamos leyendo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igualmente, J.A. No he tenido más intención que provocar unas risas y poder desearos a todos unas felices navidades con mucha paz y amor del bueno.
      Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  22. Tocaya: Rita, Rita, y Rita, con guante y guantazo. Es lo que he visto en tu micro, tan elegantemente erótico.
    Felicidades mil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, es que, de vez en cuando, sienta bien ser un poco gamberra.
      Un abrazo, MJ y te deseo una Navidad feliz y llena de regalicos, que hemos sido muy buenas.

      Eliminar
  23. Vengo de probar el matarratas de Fernando da Casa y me encuentro con el guantazo que nos tienes preparados. ¡Y eso que estamos casi en Navidad, jaja! Bromas aparte, un micro genial con "gancho". Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, ya has visto el menage à trois con Luis y Fernando, qué chiquillos. Ha sido muy divertido que nuestros relatos hayan salido seguidos.
      Gracias y te deseo una Navidad muy feliz, Belén.

      Eliminar
  24. Genial esa luchadora que lo mismo seduce con su guante (a lo Hilda) y luego deja K.O a su contrincante masculino que subestima su fuerza.
    Me ha encantado, Patricia, un beso y felices fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Asun. Las injusticias de la vida con humor, siguen siendo injustas, pero nos reímos un rato.
      Felices fiestas también para ti.
      Un beso.

      Eliminar
  25. No hay mayor derechazo que la ironía y la palabra para dejar K.O. a ciertas personas. Original y muy divertido, Patricia. Un abrazo y felices fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Salvador. Así es, nada como la ironía para desarmar a los mentecatos.
      Un abrazo navideño muy fuerte.

      Eliminar
  26. ¡Bien por tu protagonista, Patricia! Creo que voy a tomar un par de clases con ella para ver si me enseña cómo hacer algunos K.O. O mejor contigo que, según he leído más arriba, sin necesidad de golpe alguno sabes cómo dejar todo O.K.
    Me ha gustado mucho tu micro, y espero que lleguen con el viento mus aplausos.
    Un abrazo y que pases unas ¡muy felices fiestas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Sandra. Son las armas que te va regalando la vida, pero cuesta mucho dominarlas. Yo sigo en ello, a pesar de mi edad venerable. Tú, tranquila, que te falta muuuuuucho.
      Un besazo y pásalo muy bien estos días.

      Eliminar
  27. Notincgas18/12/15 8:09

    Ya lo dicen, quién da primero, da dos veces.
    Me declaro muy fan de tu protagonista, brava y decidida, capaz de sonreir con picardía, mientras arma su brazo para arrearle un trompazo al engreído antagonista.
    Muy bien, Patricia.
    Besos con mercromina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, hombre, besos con calorcito navideño. Estos golpes son sólo para los cabezas de chorlito que frecuentan otros ambientes menos selectos que el Club de las Cincuenta Palabras.
      Un abrazo fuerte y navideño, Notinc.

      Eliminar
  28. Eso si que es un genero extraño de violencia, y eso si que es un relato bien hecho, sigue.
    saludos de los dos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a los dos. Es la violencia de la ironía, más letal que la de un tifón.
      Feliz Navidad para toda la familia.

      Eliminar
  29. ¿Me prestas los guantes, Patricia? Son para usar con una compañera, fémina ella, ignorante, caradura, inepta y... tonta, vamos a dejarlo ahí. Cada vez me queda menos paciencia y me temo lo peor. Porque noquear a un hombre es fácil, bueno, casi fácil, pero ¿qué hacer con un especímen así?
    Al final me voy a ir a trabajar contigo, ¿me haces un hueco?
    Besos navideños para ti y para tu gallina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No desesperes, Marga, que tu buen hacer es el mejor par de guantes y tú sonrisa, el mejor airbag contra la envidia. No en vano perteneces a la estirpe de los Brezo, los mejores criadores de gallinas de la Comarca, ¿o no?
      Un besazo con mis deseos de una feliz Navidad y un montón de éxitos radiofónicos el próximo año.

      Eliminar
  30. Muy buen relato Patricia. Como de profundas deben de ser las raíces del machismo, que hasta casi el final de tu relato tenía en mente a una especie Rita Hayworth en la escena de los guantes, de sonrisa picarona y entrenada en el arte de seducir, claro esta, al hombre. Horrorizada me quedo con mi propio subconsciente. Y resulta que me había equivocado de escena, que era otra película, que era million dólar baby.
    Me quito el sombrero Patricia. Enhorabuena por tu reflexión de género.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me gustaría poder hacer de Rita, pero es que soy muy brutica y no pasó de Hillary.
      Muchas gracias, Raquel, y te mando un abrazo especial de Navidad y un vale para los Reyes.

      Eliminar
  31. Eso sí que es dar una torta con gracia, aunque puestos a elegir, yo casi prefiero un beso, por muy desabrido que pueda ser.
    Muy bien contado, Patricia.
    Un fuerte y gracioso abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé yo... Es que tengo un trauma infantil porque yo quería apuntarme a ballet, pero la Profe me mandó a jota, por mis finas maneras y eso marca. Te mando el beso y el abrazo, pero allá tú si no los encuentras graciosos.
      Feliz Navidad, Enrique.

      Eliminar
    2. Feliz Navidad, Patricia, y, viniendo de ti, acepto ese abrazo junto con el beso sin mirarlos y con mucho gusto.

      Eliminar
  32. Es que yo creo que ya antes de dar el golpe, el hombre había quedado KO con la protagonista y su femineidad... jajaja...
    Gran micro Patricia, genial como siempre.
    Un abrazo, un beso y muy felices navidades.
    (obviamente te doy el abrazo y el beso después de que te saques los guantes).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te voy a contar un secreto: soy yo la que se ha quedado noqueada por vuestros comentarios y voy a necesitar una cura de urgencia para revivir.
      Un abrazo, sin guantes, y apretando fuerte.
      ¡Feliz Navidad, Jean!

      Eliminar
  33. Ese final me ha dejado K.O. En cualquier caso, creo que la mujer tenía que se descalificada por propinarle a su contrincante un golpe bajo psicológico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja. Y el ganador del combate, a los puntos, es ¡Plácido!
      Abrazos navideños, de esos que no se dan a los "otros".

      Eliminar
  34. A este tipo, que no saber hacer el sexo (es un débil) definitivamente una chica como ésta lo va a dejar K.O. Patricia, me he puesto a elucubrar con el título y esto es lo que me sugiere. Muy bueno, feliz 2016
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Beto, ya no me esperaba más comentarios y me has provocado un ataque de risa.
      Un abracico, fuerte, fuerte, sin debilidades, y mis mejores deseos para el 2016.

      Eliminar
  35. JAJAJA Patricia, qué bien me sientan unas risas a estas horas, eres genial, y mi total apoyo al sexo ¿débil? me encanta hacer corporativismo...
    Un besote y gracias...
    Feliz año nuevo, preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Calla, loca, no les des pistas. Lo nuestro no es corporativismo sino empoderamiento, más cool para pronunciarlo con los tacones de 12 centímetros.
      Buenas letras y risas para el 2016.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!