Declaración de intenciones

—Ya no firmo más despidos —decidió—, y levantó el índice como si pidiera la palabra. Ante dos docenas de ojos pasmados se lo introdujo en la boca hasta la segunda falange. Una vez bien ensalivado, lo sumergió en la taza del consejero delegado y removió hasta disolver todo el azúcar.
Escrito por Belén Sáenz - Web

28 comentarios :

  1. ¡Caray! El lenguaje corporal elevado a la máxima potencia, Belén, magistralmente descrito. Este mes hemos coincidido en tratar el tema de los despidos, je, je, je.
    Una joyita.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Está muy buen descrita la recreación de esta sutil variante de la peineta, Belén. Parece como si todo se desarrollara a cámara lenta, con todos esos ojos abiertos como cucharillas de café asistiendo a un suicidio profesional entre incredulidad y admiración.
    Un gran relato que construye un argumento sencillamente genial.

    Enhorabuena Belén.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Genial escenografía de una ruptura, seguro que también ha disuelto su mala conciencia. Un abrazo, Belén.

    ResponderEliminar
  4. Si hubiese muchas personas con esa determinación en los equipos de dirección de las empresas, otro gallo nos cantaría. Excelente relato, Belén. Enhorabuena y un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Magnífica escena, Belén, que nos permite ver perfectamente todos los detalles: esas caras sorprendidas y esa actitud decidida y sorprendente del protagonista.
    Enhorabuena y un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Lo que no sé es por qué no lo hizo con el dedo corazón, porque además de ser un dedo sentimental, hubiese matado dos pájaros de un tiro, pues pediría la palabra y a la vez les hacía una peineta de esas de "... ¡que os den por ...!
    Aunque me temo que si así lo hiciera, así lo despidieran por lo que pronto se arrepintió y sólo el azúcar disolvió.
    Buen relato amiga Belén y que como otras veces, me deja con una duda en el aire. Te gusta hacernos pensar mientras tu te das unos fabulosos viajes por todo el mundo. Me dan envidia, pero envidia de la malaaaaa!!!
    Un abrazaco amiga.

    ResponderEliminar
  7. Belén, el micro impecable! Cualquier abuso consigue llevar al hartazgo a cualquiera y tu protagonista ya está harto. El gesto no está mal, pero tal vez lo debía de haber hecho antes. Muy bueno Belén. Enhorabuena! Besos

    ResponderEliminar
  8. Cómo me gustan las sorpresas de este estilo, Belén. Esa actitud es como un bálsamo que revela que, al final y por suerte, no son todos iguales.
    Me ha encantado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Belén genial micro, una forma muy original de tu protagonista de decir hasta aquí hemos llegado, pero tal vez debía haber tomado esa decisión antes.
    Te mando un me gusta y un beso.

    ResponderEliminar
  10. Si hubiese más personas como tu protagonista, con la integridad por delante y la valentía de plantarse ante la injusticia, otro gallo nos cantaría. El problema, aparte de que va a terminar en la calle, es que la empresa encontrará rápidamente un sustituto. Si no fuera así, no tendrían más remedio que aceptar que las personas no son piezas sustituibles o desechables.
    Además de escribir como lo haces, eres versátil y variada en los temas, Belén.
    Te mando un abrazo grande, Belén y casi, casi ya, mi deseo de que pases una feliz Navidad.

    ResponderEliminar
  11. Muy bueno. Mi enhorabuena!!!! Un poco de "eso" hace falta. Un abrazo ,muy fuerte

    ResponderEliminar
  12. Cuántas veces me hubiera gustado hacer cosas de ese tipo cuando me ha tocado un "mierda" por superior... Hacer algo que les deje boquiabiertos y largarme dando un portazo. Enhorabuena. Me encanta!!!

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias y besos a todos. Un pequeño sueño en cincuenta palabras, aunque la realidad casi nunca sea así.

    ResponderEliminar
  14. Contundente 50. Una imagen entre genial y arriesgada para su futuro, una integridad valiente y harta de injusticias. Desde luego seguro que se habrá quedado aparte de endulzado tranquilo.
    Tienes magia en las letras, de una situación haces todo un mundo de realidad irreal y nosotros lo sentimos como si estuviéramos en esa misma sala con nuestro café bien sujeto en nuestras manos por si acaso.
    Besos enormes bellezón.

    ResponderEliminar
  15. ¡Genial! Has convertido a tu protagonista en mi héroe. Muy divertido y bien escrito, lo que no es una sorpresa.
    Un besazo, Belén, me ha encantado.
    Pablo.

    ResponderEliminar
  16. Esa sí que es una clara declaración de intenciones. Creo que tanto al consejero delegado como al resto de esbirros, les habrá quedado más que clarinete. :) Muy buen micro, Belén, tanto en la forma como en el fondo. Felicidades y un beso, guapa.

    ResponderEliminar
  17. Ja, ja, ja, muy bueno sí señora. Estoy segura de que a más de uno le hubiera gustado hacerlo en más de una ocasión. Y también de que más de un jefe se lo tiene bien merecido.
    Te mando un beso fuerte, querida Belén.
    Malu.

    ResponderEliminar
  18. Divertidísimo y bueno, Belén. "Me gusta" Feliz Navidad.

    ResponderEliminar
  19. Genial como siempre, Belén. Una sugerente versión del "cagarse en la moqueta" como rebeldía laboral. Un besazo.

    ResponderEliminar
  20. No puedo evitar imaginar otra película... Perdóname, Belén, por el atrevimiento, pero me acuerdo de "Garganta profunda".
    Felicidades por el relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Perfecto. Si yo pudiera lo haría pero, como dice Isidro, utilizaría el dedo corazón, es más expresivo.

    ResponderEliminar
  22. Visual y contundente, Belén, tu relato. Y deseado también.
    Va mi me gusta (y ya me gustaría que ese deseo se hiciera realidad en más de una empresa) y, con este, mis mejores deseos para estas cercanas fiestas y que nos sigamos leyendo en el próximo año.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. Veo que lo del dedo corazón tiene muchos adeptos, pero he probado a metérmelo en la boca hasta la segunda falange para ensalivarlo bien y es algo complicado, jaja. Aprovecho para desearos a todos muy felices fiestas y entrada de año. Cincuenteros, sois una gente magnífica. Besos.

    ResponderEliminar
  24. Notincgas18/12/15 8:02

    Me uno alos comentarios anteriores, Belén. me ha parecido un relato magnífico.
    Ya puestos en harina, me he imaginado un escena paralela en un segundo plano: los trabajadores que habían de ser despedidos, al otro lado de la puerta, con los dedos cruzados.
    Besos.

    ResponderEliminar
  25. No has podido ser más gráfica, Belén. Haces muy difícil eso de que "una imagen vale más que mil palabras"; el que lo dijo, no te conocía.
    Un beso navideño

    ResponderEliminar
  26. La mejor de las revoluciones pacíficas podría comenzar perfectamente así, con un simple gesto de una sola persona. Un magnífico ejemplo a seguir, Belén. Me ha gustado mucho además el modo en que lo has contado.
    Enhorabuena y un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Estupendo Belén, el título lo dice todo. Me ha gustado mucho. Mis felicitaciones y buenos deseos para esta navidad.

    ResponderEliminar
  28. Qué idea más estupenda... me sumo a la protesta.
    Un buen micro, con una redacción exquisita...
    Un abrazo con el deseo de que en este nuevo año nos sorprendas con tan buenas historias como esta.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!