Alucinación

Coge el cuchillo y lo desliza por encima de su pesadilla. Brota una sangre negruzca y apestosa. Sumerge las manos dentro de ese recurrente sueño. Coge al monstruo que atormenta su sopor, como si fuera un bebé. Este intenta clavar sus garras en ella, el cuchillo cae, el delirio continúa.
Escrito por Esther Moreno Morillas - Web
(Anónimo hasta febrero)

16 comentarios :

  1. ¡Potente! Me has dado ganas de delinquir y robarte la idea de abrir una pesadilla con un cuchillo.
    Seas quien seas, reverencia.

    ResponderEliminar
  2. La pesadillas recurrentes son las peores, aquellas que siempre aparecen en nuestros sueños, y por las que aveces no queremos ni podemos dormir.
    Buen relato.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Siempre hay que resistir a las pesadillas, tanto las que sobrevienen cuanto estamos dormidos, como, más todavía, las que nos atormentan cuando estamos despiertos, éstas últimas se presentan bajo muchos formas. Que no puedan con nosotros.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. No habrá mas dulces sueños. Excelente.

    ResponderEliminar
  5. Un relato de gran calidad y acentos altamente freudianos, lo que me hace intuir o suponer al menos la identidad de su autor(a). Siempre me ha intrigado el por qué, cuando hacemos daño a algo o alguien en un sueño, percibimos el dolor físico como propio.
    Excelente.
    Saludos, anónimo(a).

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué batalla más intensa, además de fantástica!
    Voy a lavarme las manos antes de darle al me gusta, me apestan a sangre negruzca.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Las batallas en nuestro interior suelen ser las más cruentas, un campo de batalla del que no podemos huir, donde sobrevive lo que nos atormenta, aquello contra lo que haríamos cualquier cosa para librarnos.
    Has reflejado perfectamente la angustia de esas batallas, a veces de por vida, de las que no siempre resultamos ganadores.
    Muy buen relato. Enhorabuena.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Y lo malo de todo es que, como dice el título, es una alucinación, por lo que supongo que esa pesadilla recurrente sigue ahí presente, vivita y coleando.
    Excelente relato, autor o autora sin nombre (de momento).
    Va mi me gusta y junto a este un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  9. Madre mía, sigo sin aliento! Lo peor es que parece que la batalla continúa... Angustioso relato!
    Excelente! Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Me gusta cómo está escrito y descrito, imprimes muy bien la angustia del que sufre de alucinaciones. Muy buen micro. Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Un micro alucinante y aterrador que me transmute una sensación de delirio, agitación y angustia. Muy bien logrado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo7/1/16 9:28

    Consigues transmitir con gran maestría esa terrible sensación de angustia que deben sentir aquellos que sufren alucinaciones.
    Un buen micro. Besos de Gloria

    ResponderEliminar
  13. Creas tensión y rechazo al mismo tiempo.
    Me ha gustado la forma en que lo has contado.
    Suerte

    ResponderEliminar
  14. ¡Buf! Qué relato más angustioso.
    Bien contado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Me encanta la idea de entrar en tu propia pesadilla, tanto si estás despierto, como si estás dormido.
    Genial, te felicito, es grande tu historia.
    Besos.
    Malu.

    ResponderEliminar
  16. ngg!! qué gore!
    Con el ceño fruncido y los labios apretados pienso: ¿por qué coge el monstruo en vez de clavarle el cuchillo una y otra vez?
    aixxxx!
    (saludos)

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!