Cena de empresa

Despertó con un espantoso aliento de anís y un tremendo dolor de cabeza. Apenas recordaba algún detalle de la cena de empresa de la noche anterior. Desorientado, avanzó torpemente a través de aquel pasillo desconocido pero fue al oír la voz ronca del jefe desde el dormitorio cuando se desesperó.
Escrito por Pau
(Anónimo hasta febrero)

19 comentarios :

  1. Ja, ja, ja. Hay que tener mucho cuidado con el alcohol y nuestra conducta bajo su influjo.
    Muy divertido.
    Saludos, anónim@.

    ResponderEliminar
  2. Qué cuidado hay que tener en esas cenas de empresas. Y el segundo despertar tuvo que ser terrible, jajaja.
    Mirándolo por la parte positiva, quizá tenga un ascenso, aunque el precio va a ser muy caro.
    Un buen relato con mucha gracia e ingenio.
    Un saludo.
    Pablo.

    ResponderEliminar
  3. Me da que esa cena va a traer una larga resaca, más allá del anís.
    Están muy bien transmitidas todas las sensaciones que has dejado plasmadas. Casi se puede ver la cara de nuestro 'trotapasillos' cuando retumba en esa perjudicada cabeza la profunda voz de su torpeza.
    Buen relato desconocid@ 25.3

    ResponderEliminar
  4. Ja, ja, ja... Con lo tierno que es el amor laboral y que poco valorado está.
    Muy bueno.

    ResponderEliminar
  5. Ya se sabe que el anís es muy traicionero. Has elaborado muy bien la escena, me imagino al pobre "resacoso" totalmente inmóvil en el pasillo y con los ojos abiertos como platos al oír al jefe. Muy simpático y bien escrito. Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Luego dicen de la heroína, probado queda que no hay nada peor que el anís, bueno, sí, el panorama que se ha encontrado el protagonista, peor que la peor de las resacas. A partir de ahora se le abre un mundo de cara o cruz: o le ascienden o le echan. Muy simpático
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. ¡Ay Dios! Si es que las cenas de empresa tienen mucho peligro.
    Muy bueno, me encanta como vas contando la situación y me imagino la cara petrificada del protagonista al oír al jefe.
    Besos.
    Malu.

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno,bien contado y un final nada esperado...
    Buena suerte
    Besicos

    ResponderEliminar
  9. Hay que tener mucho cuidado con quién se va uno de juerga, hacerlo con el jefe no suele ser una buena idea y si, además, uno se enjarrilla con añís, pues puede esperarse lo peor. El que el personaje se desespere al oír la voz del jefe, quiere decir que ha metido la pata hasta el corvejón y que se abre ante él un futuro de lo más incierto. Seguro que el jefe le va a pedir que haga horas extras a partir de esa noche de intimidad y desenfreno. Gracioso y divertido el microrrelato, una sonrisa siempre viene bien. Mi agradecimiento por ello.

    ResponderEliminar
  10. Si es que las cenas de empresa las carga el diablo.
    Buen relato.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Un golpe de humor en cincuenta palabras.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo27/1/16 2:35

    Difícil papeleta la de tu protagonista. Le va a resultar muy complicado encontrar una salida airosa. Muy divertido. Un abrazo de Gloria

    ResponderEliminar
  13. ¡Madre mía! ¿No había donde esconderse?. Muy bueno. Besos

    ResponderEliminar
  14. Jajajajajaj ay madre!!! La que has liao pollito jajaajajajja. Buenísimo!!!

    ResponderEliminar
  15. Para eso están las cenas de empresa, para afianzar los lazos laborales y acercarse más a los compañeros. Pero está visto que este no midió bien sus pasos y acabó... como acabó. Quién sabe, quizás le llegue pronto un ascenso.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Vaya nochecita! Hay que ver los estragos que causa el alcohol! Jajaja.. Menudo peligro tienen esas cenas!
    Un toque de humor estupendo. Me ha gustado mucho.
    Enhorabuena!
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Jajaja, muy divertido, un nuevo horizonte le espera. Un argumento genial para una película de Billy Wilder. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Jajajaja.. Que peligro tienen las cenas de empresa y más cuando tras una noche de locura todo queda en un vacío que ojalá nunca se hubiera llenado.
    Genial !!! Quien seas allá va mi saludo.

    ResponderEliminar
  19. Igual el lunes lo reciben con vítores los compañeros; seguramente ha llevado a cabo lo que muchas veces todos han deseado para el jefe.
    Muy divertido y bien escrito. Enhorabuena y saludos.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!