Libertina

Esa tarde, una novela de aventuras deambulaba por el parque ataviada con su rústica encuadernación. La frescura y viveza de sus páginas suscitó el cotilleo entre dos vetustas ediciones de lujo:

—Ni siquiera se pone una sobrecubierta.
—Dicen que trabaja en una biblioteca pública. Ha estado en manos de muchos.
Escrito por Vicente Varas - Twitter
(Anónimo hasta febrero)

21 comentarios :

  1. Genial metáfora con el mundo de los libros 'humanos' como telón de fondo.
    Me ha gustado mucho.
    Un saludo.
    Pablo.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena esta conversación de libros, tan real como la vida misma.
    Muy buen relato, me ha gustado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Asombroso el juego de palabras :) Un micro delicioso.
    Abrazos!

    ResponderEliminar
  4. Es muy bueno este 50, te felicito por tú "Libertina"
    Mucha suerte, besicos

    ResponderEliminar
  5. ¡Pero cuánto cotilla hay! Je, je, je.
    Ingenioso y divertido micro. Aplausos a su autor/a.

    ResponderEliminar
  6. Ay, pobres vetustas que no tienen una triste mano que acaricie sus lomos ni nadie que les pase página. Seguro que están mal escritas ;)
    Me ha encantado.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. ¡Muy bueno! Siempre hubo clases, y las seguirá habiendo (por desgracia). ¡Hasta en los libros!
    Va mi me gusta y mi enhorabuena, amiga anónima (o amigo anónimo).

    ResponderEliminar
  8. Ay, ay, ay, desde luego, las viejas cotillas siempre poniendo pegas a la sabia fresca y diferente.
    Genial micro, comparando la vida de los libros lo la de los seres humanos. Tan real como la vida misma.
    Besos.
    Malu.

    ResponderEliminar
  9. No las quiero yo escuchar entonces, hablando de algún Best seller de moda
    Artillería pesada. Y es que siempre ha habido clases... de libros
    Un saludo


    ResponderEliminar
  10. En este caso, haber ido de mano en mano es la mejor carta de presentación, algo que nunca entenderá quien está hecho sólo de presencia pero carece de contenido. Muy simpático
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Real como la vida misma. Una metáfora genial.
    Me ha encantado.
    Enhorabuena!
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Pues muy bien también este relato, volviendo a los libros personas, con todo lo (malo) que ello representa.

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  13. Un excelente relato, mezcla de dos viejos cuentos:la zorra y las uvas, y la bella y la bestia.
    Pomposas ediciones que pavonean con orgullo su académica apariencia, que seguramente no invita a la lectura popular, sin considerar que lo importante siempre está en el interior.
    Además, todo queda ingeniosamente aderezado con ese tufillo a cotilleo de patio de vecinos del siglo XIX que nunca reconocerán emplear tan excelsas ediciones.
    Muy buen relato.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Muy buena historia y buena metáfora plasmada en 50 palabras.
    Saludos anónimos.

    ResponderEliminar
  15. Tu novela popular gana más simpatías que otros libros aristocráticos, orgullosos, solitarios y, muchas veces, vírgenes.
    Buen relato.

    ResponderEliminar
  16. Esa novela de aventuras encuadernada en rústica levanta pasiones en las estanterías de la biblioteca pública donde trabaja, y esas dos criticonas no tienen a nadie que les meta mano, de lo aburridas que son.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Has hecho una muy buena personificación de esas lujosas y distinguidas obras maestras frente a la casquivana y licenciosa novelucha del montón. Me ha gustado mucho. Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Muy ingenioso y divertido. Qué bien logrado ese paralelismo con la realidad social de los humanos. Perfecto.
    Enhorabuena y suerte. Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Originalísima metáfora sobre el cotilleo, el bulo y la hipocresía. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!