El voluntario posmoderno

"Vai! Vai!", me apresura el instructor; pero es difícil igualar a un laosiano en la recogida de arroz. Mejor lo tendré por la tarde enseñando inglés, y el finde espero tener por fin fotos chulas para Instagram. Aunque empiezo a pensar que molaba más lo de los indígenas de Papúa...
Escrito por Álex Garaizar

44 comentarios :

  1. Vaya historia, Álex. Me pregunto si se apuntó de voluntario tu protagonista para fardar con sus amigos de lo guay que es. Me pregunto también si realmente quiere ser voluntario para ayudar o para que su imagen sea más molona ante sus amistades cuando envíe sus trabajos por las redes sociales. De lo que estoy seguro es que no busca un voluntariado anónimo.
    Cómo siempre, tus micros me hacen pensar y tus títulos me encantan. Siempre los escoges muy bien.
    Un fuerte abrazo y espero no haber metido mucho la pata con mi interpretación.
    Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por ahí sobra un acento a un como. Como si no estuviera.

      Eliminar
    2. Muchas gracias, Pablo. Yo pongo la historia y vosotros pensáis si os cae bien o no el protagonista. Eso sí, la última frase debería dejar bastante claro que muy maduro no es... ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Gracias, Álex, por estos trazos discontinuos.
    ¡Un saludo lyotardiano!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no conocía al tal Lyotard. ¡Un saludo y gracias a ti!

      Eliminar
  3. Más que posmoderno, me parece que es voluntario de postureo.
    Buena crítica, Álex.
    Abrazotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí. Este tipo de voluntariados (lo llaman incluso "turismo solidario") no suelen llegar a los tres meses y a veces son sólo semanas. Con el gasto que requiere de vuelos y el tiempo de adaptación (para cuando sepa darle al arroz y dar clases, se tendrá que ir), parece evidente cuál es el sentido que tiene semejante inversión. Mejor haría, en mi opinión, en donar directamente ese dinero e invertir el tiempo en su propia comunidad. ¡Si encima cree que "molaba" más Papúa! Un abrazo.

      Eliminar
  4. Alex, has elegido muy bien el título de tu relato. Hay posmodernos que realizan un voluntariado para impresionar a los demás colgando "fotos chulas en instagram" Viven una vida de postureo.
    Me ha gustado mucho la crítica que encierra tu micro.
    Enhorabuena maestro!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Pilar, eres muy generosa. ¡Un beso!

      Eliminar
  5. Este voluntario me parece que es el típico famoso que va para la foto, para lo que lo vean, lo importante no es lo que hace, si es que hace, lo importante es que lo vean.
    Muy buen relato Alex, me ha gustado mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tema es que hoy en día todos somos famosos a nuestra manera en nuestros círculos virtuales... ¡Un abrazo y muchas gracias, Javier!

      Eliminar
  6. Aunque solo sea por variar un poco la opinión, yo me quedo con la parte buena (para los demás y para él mismo) de todo cuanto hace este chico, y con la idea de que nadie está libre de cierto grado de vanidad. Quizá, y por seguir con el aspecto positivo, esas fotos sirvan como reclamo para promocionar el voluntariado entre sus amistades. De lo que no tengo duda es de que esas experiencias le ayudarán a ser menos superficial y a dejar atrás su aparente inmadurez.
    Como siempre, Álex, haciéndonos debatir sobre el asunto. Muy bueno.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de que le hayas visto el lado bueno. Yo tiendo a ser bastante cínico, así que así cojo perspectiva. Estoy de acuerdo en que el tipo, obviamente inmaduro, espabilará y probablemente canalizará ese germen hacia acciones más fructíferas. ¡O será un niño rico toda su vida, quién sabe!

      Un abrazo y muchas gracias por el comentario, Enrique.

      Eliminar
  7. Pienso como Enrique, más vale fardar de solidaridad que de vandalismo. No olvidemos que uno de los motores más importantes que mueve los intereses de las personas es el egoísmo.
    También coincido con Enrique en lo de tu habilidad para crear debate. No sé si intencionadamente o no, pareces buscar llagas donde colocar el dedo.
    Me ha gustado el tono irónico-reflexivo con el que has desarrollado tu original historia, Álex.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que es intencionado, soy "capullo" en el buen sentido y me gusta azuzar al lector. Es interesante lo que dices del egoísmo como motor, sí. El peligro está en que fardar de solidaridad puede hacer del voluntariado algo tan superficial que las causas reales pierdan interés; es decir, que los que tienen que recibir la ayuda se conviertan en moneda de cambio de la vanidad del que puede permitirse el viaje exótico de turno. ¡Un abrazo y gracias por comentar, Antonio!

      Eliminar
  8. «Que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha», dice la Biblia, «¡pero toma una 'selfie', por amor de Dios!», ha completado el buen Álex.
    Genial, enhorabuena.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muy bueno, Vicente! Muchas gracias y un abrazo.

      Eliminar
  9. Hoy en día es difícil no sucumbir a los encantos de las redes sociales para colgar una foto de cualquier sitio en el que estemos. Yo voy también por el lado positivo como Enrique y Antonio, digo yo que alguien verá esas fotos y se interesará por el tema.
    De todas formas, me gusta la crítica que haces sobre el voluntariado de "postureo".
    Buen broche para este gran mes de febrero.
    Besos.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de que veáis el lado positivo, porque yo a menudo me paso de negativo. ¡Un beso y gracias, Malu!

      Eliminar
  10. Muy interesante y buen micro Alex, un voluntario que posiblemente se apunto por moda más que por vocación.
    Ahora bien eso no quita que no sea bien recibido lo que hace. Entre algo al 20% y nada, siempre es preferible ese algo.
    Un abrazo y que tengas un muy buen inicio de mes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, Jean. Como he dicho arriba, es perfectamente posible que se gastara 800€ en un viaje de cuatro semanas para apenas tener impacto, pero supongo que es cierto. Lo más sangrante quizá es la última frase, en la que se ve el nivel al que compara causas de voluntariado. ¡Un abrazo y muchas gracias!

      Eliminar
  11. Ser voluntario es una acción encomiable digna de admiración, la recompensa es la satisfacción interior. Hay solidaridad en nuestros genes, pero también arrogancia y superficialidad. Muy bueno, Álex. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Crees que el protagonista aceptaría de buena gana ser voluntario en su barrio durante el mismo periodo de tiempo (y ahorrando el dineral del viaje)? Gracias por el comentario, Salvador. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  12. Entiendo al voluntario cuando se queja del ritmo que llevan los laosianos al recoger el arroz, porque para el que no tiene costumbre supongo que tiene que ser muy duro. Luego cuenta que por la tarde enseña inglés y eso lo lleva mejor. O sea que aunque también saque fotos para Instagram, y esté dudando si ha acertado con lo que hace, confiemos en que la experiencia le sirva y le marque más de lo que él podía suponer. Lo que está claro es que, independientemente del motivo que le ha llevado hasta Laos, su trabajo allí es de valorar. Muy interesante para la reflexión. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo es que si está allí durante un mes o dos, ni aprenderá a cultivar bien el arroz ni podrá aportar constancia en un plan educativo para sus alumnos. Quizá dinero que ha gastado en el viaje podría haberse invertido en pagar a varios laosianos por hacer lo mismo de forma más efectiva. ¡Siempre podemos confiar en que el protagonista, madure, no obstante!

      Gracias por comentar, Juana. Un abrazo.

      Eliminar
  13. Bonita oda al postureo Alejandro.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  14. Lo de tu voluntario se acerca peligrosamente al pluriempleo: por la mañana recoge arroz, por la tarde inglés, etc. Original manera de plantear el tema del voluntariado, con ese ribete de vanidad del instagram. Felicidades. Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Un joven de su tiempo, que utiliza los medios, que espera ser reconocido por lo que hace, pero que al menos, dedica buena parte de su tiempo a los demás, no es poca cosa. Por eso le consentimos ese puntito de vanidad al publicitarse, nadie es perfecto.
    Un abrazo, Alex

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es sólo el puntito de vanidad al publicitarse. Para mí la última frase es la más devastadora; no creo que lo que le importe sean exactamente los demás, si no, haría el voluntariado en su barrio y se ahorraría mucho dinero. ¡Pero, nuevamente, me alegra vuestro optimismo! Sois generosos, de eso no cabe duda. ¡Un abrazo, Ángel!

      Eliminar
  16. Voluntario, polifacético y multidisciplinar. Muy bien, Alex. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Es una forma de verlo! Gracias, Olga. Un beso.

      Eliminar
  17. Vale, ya nos dejas debatiéndonos entre dos aguas no tan claras como pudiera parecer. Enseguida he pensado que era exagerado el micro, que nadie se va de voluntario unas vacaciones con la intención de rellenar sus redes sociales de fotos estupendas que enseñar a sus cientos de “amigos”. Pero no he tardado mucho en dudar de mi pensamiento. Nos traes nuevamente un enfoque distinto de las cosas. Me gusta ese hacernos plantearnos las cosas. Un beso, Álex.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está bastante de moda eso del "turismo solidario", que es más negocio y egoísmo que voluntariado propiamente. No es que sea por las redes sociales exactamente, es más bien por crear una imagen (tanto hacia fuera como para uno mismo) de persona madura y comprometida. De todas formas, en 50 palabras a mí me sale ser radical... ¡Un beso y gracias por el comentario!

      Eliminar
  18. A mí me encanta tu voluntario, Álex. Entiendo la posmodernidad y el postureo, pero desde que mi madre manda fotos por el wasap, entiendo más y mejor que las redes sociales forman parte de nuestro entorno igual que la televisión, la radio, tomar una cerveza (sin alcohol el que no beba) con los amigos los viernes por la tarde y un libro en la mesilla de noche y, si hay suerte, otro en la de día.
    Vamos, que el muchacho está perfectamente integrado en su tiempo, y además, utiliza parte de él en otros menesteres alejados del sofá de su casa.
    Pero lo que más me gusta es tu estilo inconfundible cuando cuentas.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Y a mí me encanta que te encante! Veo que lo de Instagram os ha impactado y la última frase no os ha conmovido tanto. Lo de compartir no tiene nada de malo per se, es más bien el hecho de que su aportación es bastante estéril y que la causa real del voluntariado se ve pervertida por el egoísmo y la hipocresía. ¡O así lo veo yo! Un beso, Margarita, y muchas gracias por el comentario.

      Eliminar
  19. Lo de posmoderno no sé si se ha quedado ya un poco antiguo, al igual que pasaron a la historia los futuristas y todos quienes, por estar en el presente, se creen más sabios que los de épocas anteriores, creen que con ellos comienza la historia y la cultura. Pero cada cual vive el tiempo que le ha tocado, en el mundo que le ha tocado y en las circunstancias que le han tocado, y con eso vamos llenando nuestro disco duro.
    En fin, tras esta digresión que quizá no veía a microcuento, paso a ocuparse del voluntario de marras. Seguro que los laosianos son unos hachas recogiendo arroz, así que cualquiera de nosotros, a su lado, parecía un inepto; al voluntario no debe de dársele tan mal porque incluso se atreve a competir con su instructor.
    Pero ese penoso esfuerzo se le acaba por la tarde, en la que puede dedicarse a enseñar inglés y a colgar fotos en Instagram que seguro que hacen flipar a sus colegas, a su familia y a todo el que caiga por su página.
    En cuanto a su frase final, creo que estoy de acuerdo con lo de los indígenas de Papúa, no hace mucho vi una película, un documental y una exposición sobre ellos y me quedé muy enganchado y sorprendido ante su cultura y los paisajes maravillosos donde viven.
    De todas formas, como demuestra Cervantes con Don Quijote y la Mancha, en cualquier lugar del mundo está todo el mundo cuando la fantasía entra a saco en él.
    En cuanto a las razones y la manera en que entiende el voluntariado el personaje del microcuento, se podría hacer alguna crítica, pero el paso que ha dado ya es loable y no quisiera ser yo un aguafiestas, más que nada, porque puestos a criticar, hay que empezar con uno mismo.
    Saludos Álex y mi enhorabuena por un microcuento tan original, exótico e intencionado en su aparente sencillez. Saludos afectuosos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tan esmerado comentario, Enrique. Yo al personaje lo había puesto para que lo vapulearais y al final os ha caído bastante bien... ¡Saludos!

      Eliminar
  20. Ah, cuánto postureo el que hay en esta época. Antes había humanistas, renacentistas, modernistas, naturalistas, incluso agnósticos y nihilistas, pero ahora, "laikistas" y para de contar.
    Buena crítica, Álex.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno, Carles, me ha gustado eso de "laikistas", creo que has dado en el clavo. Muchas gracias por comentar. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  21. Cierto es que vamos mostrando lo que hacemos en las redes sociales, y un voluntariado en el extranjero sería un buen motivo para ello. Pero con el enfoque que me llega del micro, parece que el mayor objetivo del viaje es "tener por fin fotos chulas para Instagram" :-/
    Bueno, vamos a por la lectura positiva: al menos alguna colaboración estará prestando como voluntario allí, y puede que se anime más gente a seguir sus pasos. Así que, con el motivo que sea, bienvenidas las acciones de voluntariado :-)
    Un beso Álex.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sois muy buenos con el protagonista! Muchas gracias por el comentario, Carme. ¡Un beso!

      Eliminar
  22. Ya lo dijo el torero: "Hay gente "pa'tó"" (y se lo dijo al mismísimo don José Ortega y Gasset).
    Va también para ti, ¡cómo no!, mi me gusta y eso que tu personaje no deja de ser un voluntario al que el voluntariado le importa un pimiento (o un bledo, un pepino, un rábano, un comino, una mier**) y no me cae bien (¿soy de los pocos?).
    Muy buen relato (y con crítica social), Álex. Nos seguimos leyendo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!