Mi madre

Esta mañana descubrí otro lunar en su barbilla, y al ahuecársele el albornoz, tras ducharse, que en la piel de sus hombros aún vive el verano. Es deliciosamente perfecta incluso cuando me descubre, se enfada, y corre las cortinas con esa mezcla excitante de rabia y miedo en la mirada.
Escrito por Paloma Hidalgo Díez

40 comentarios :

  1. Me conmueve la reflexión que haces de una persona al mirar a su madre, ya mayor. Con esos lunares que van apareciendo, o que estaban y no los vimos. Un bonito homenaje.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo primero, gracias Olga por comentar, y por buscar el lado bueno que yo no he buscado... Este individuo no es precisamente adorable, qué va.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Paloma tierno relato dedicado a una madre, en el cual me veo también reflejado.
    Me ha gustado Paloma, gracias por compartir tan bellas palabras.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, Javier, que las palabras tienen magia, solo hay que ver cómo has interpretado tú el texto. Gracias por descubrirme esa interpretación tan bonita y alejada a un tiempo de lo que yo pretendía.
      Besos para ti también.

      Eliminar
  3. No he hecho la misma interpretación que los compañeros. Yo me he quedado con esa "mezcla excitante de rabia y miedo". ¿Por qué le excita su madre, por qué ella tiene además de rabia miedo?
    Digamos que... les respuestas a esas preguntas, me inquieran un poco, un poco bastante.
    Dos palabras en 50 que pueden cambiarlo todo.
    Y no me fío de Paloma, tiene mucha intención casi siempre y es buena escritora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y has hecho bien en no fiarte de mí... Y también has hecho bien en poner el peso del texto en esas dos palabritas que, como bien apuntas, cambian todo. Me alegra que te cuestiones, y que busques tus respuestas con los indicios que yo te dejo.
      Gracias por el buena, otra palabra que cambia lo que toca.

      Eliminar
  4. Pienso que este chico está enamorado de su madre de una forma enfermiza. Ella es consciente de ello y se siente continuamente vigilada y controlada por él, que conoce al dedillo cada centímetro de piel de la madre, sabiendo hasta el número de lunares que tiene... ¿Podría ser algo parecido al Complejo de Edipo?. Muy enigmático e inquietante, Paloma. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen análisis Juana, sí señora, por ahí van los tiros. En ese juego de enigmas e inquietudes se escribe la historia de alguien enfermizo.
      Un abrazo y gracias por leer y comentar.

      Eliminar
  5. Inquietantes cada una de sus palabras en ese final... Enhorabuena!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen, gracias por compartir tus sensaciones.
      :-)

      Eliminar
  6. Creo que en ese final se encierra un amor, más que maternal, casi enfermizo. Por un momento se me ha venido a la mente Norman Bates el de Psicosis. Estoy con Luisa en que esas dos palabras: rabia y miedo, dan un giro al relato, por otra parte excelentemente escrito como nos tiene acostumbrados Paloma.
    un beso.
    Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Pablo, en esas dos palabritas hay algo más que letras, hay una intención de desmaquillar al hijo y dejarlo tal y como es ante el lector.
      Gracias por tu amabilidad, un beso.

      Eliminar
  7. Silvina Palmiero25/2/16 17:53

    Estoy 100% de acuerdo con Pablo. Yo también he visto en este relato, y antes de leer los comentarios, a un Norman Bates en ciernes, enfermizamente obsesionado con su madre. Por las dudas, las damas recuerden no alojarse en esa casa y mucho menos, tomar una ducha. Me ha encantado el relato, Paloma! Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Silvina, me ha gustado tu recordatorio...el humor, que no falte! Gracias por aliñar tu comentario con él.
      Saludos cordiales.

      Eliminar
  8. Enigmático cincuenta. Como bien cuestionan los compañeros, más allá de que se trate su madre, ¿por qué ha de parecerle excitante la rabia y el miedo de una mujer a este personaje? Hay algún trastorno por ahí.
    Interesante micro, Paloma.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es cualquier mujer Vicente, ahí radica la perversión, el trastorno, la enfermedad, llámalo cómo quieras, es su madre. Con todo lo que eso puede significar para una persona sana, normal...
      Me alegro de que te resulte interesante
      Saludos

      Eliminar
  9. Magnífico retrato, Paloma, de un hijo con mirada (y no sé si algo más) incestuosa hacia una madre que ya no sabe cómo atajar esa extraña e incómoda situación.
    Va mi me gusta y mi admiración por tu historia que deja muchas puertas abiertas para ser interpretada al gusto del lector.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leí en alguna parte que las historias con puertas abiertas se leen más veces: una por cada puerta que hay que cerrar.
      Muchas gracias José Antonio, por comentar, y por hacerlo de ese modo.
      Otro abrazo para ti.

      Eliminar
  10. Sí, es enigmática esta historia, se presta a jugar con la imaginación: es una madre abusada por su hijo o es alguien que se avergüenza y le molesta que su hija la vea desnuda y arrugada. Me gusta por la ambigüedad, puede ser un relato cruel o tierno.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Beto, has encontrado una nueva interpretación al texto, muchas gracias por compartirla conmigo. Yo me alegro de que esa ambigüedad del texto te resulte atractiva.
      Saludos y gracias por comentar.

      Eliminar
  11. Estoy de acuerdo con la versión más cercana y al complejo de Edipo. Aquí parece haber algo más que una relación usual entre madre e hijo, al menos por parte del protagonista. En todo caso, nos dejas en ascuas, Paloma, por lo que será bien recibida toda explicación de esa gran autora que vive en ti.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Ángel, hay más que una relación normal, hay mucho más. Y no precisamente bueno. Ya lo he explicado antes y para no cansar a nuestros amables compañeros, te remito aguas arriba.
      Y te agradezco mucho mucho la generosidad con que valoras mi propuesta.
      Un abrazo

      Eliminar
  12. Con lo bien que íbamos con ese verano alojado en sus hombros... Me has dejado helada con lo que escondes detrás de esa cortina de plástico.
    Terroríficamente genial, Paloma.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja Margarita, me gusta eso de con lo bien que íbamos...gracias por leer, por tu humor, y por comentar.
      Un abrazo

      Eliminar
  13. Leí el micro ayer y he de confesar que no llegué a comentarlo porque me chirriaban demasiado esas últimas palabras en las que aparece la excitación, la rabia y el miedo. Ahora al leer los comentarios he sido capaz de ver esa admiración desde otra perspectiva que nada tiene que ver con la que suele nacer sana y natural hacia una madre. Muy bien Paloma, me encantan estos micros en los que las cosas no son lo que parecen. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En cincuenta palabras hay que jugar al escondite si no se quieren dejar al lector más pistas de las necesarias, todo tiene que conducirle hasta un punto en las antípodas de lo deseado, para que la sorpresa surta ese efecto buscado. Qué te voy a decir que tú no sepas!!!Gracias por esta segunda relectura Matrioska

      Eliminar
  14. Creo que "excitante" es la principal palabra vuelve del revés toda esa aparente ternura inicial.
    Magistral relato, Paloma.
    Enhorabuena y un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Una mínima escena cotidiana que, como en un análisis de sangre con respecto a la salud, nos desvela una relación inquietante, turbia, enfermiza, entre los dos protagonistas: madre e hija o hijo, el narrador o narradora del microcuento no lo aclara, aunque el contexto nos hace inclinarnos por un varón, de hecho, todos los comentarios que han incidido en ese aspecto –excepto el de Beto- van hacia ese lado, pero si pensamos en una chica observando a su madre en la ducha y expresándose de esa manera, la atmósfera de perversión toma un cariz de mayor sutilidad.
    Por otra parte, la madre, a pesar de mostrar rabia y miedo, nos deja un fondo de sospecha, pues no parece que haya hecho mucho para cortar esas actitudes de su hija o hijo, y eso embrolla todavía más la madeja. Ya se sabe que, a veces, las relaciones humanas, y las familiares sobre todo, pueden ser de lo más retorcidas.
    En definitiva, un microcuento que camina por arenas movedizas y sale reforzado de ellas. Mi enhorabuena, Paloma, y un afectuoso saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu comentario Enrique, además de enriquecedor, por aportar esa nueva vía de interpretación, es un análisis de alta escuela. Mi enhorabuena. Me has dejado estupefacta.
      Saludos cordiales para ti también.

      Eliminar
  16. Paloma, la clave de tu relato está en la frase "esa mezcla excitante de rabia y miedo en la mirada". Desde luego si asusta a una madre, el hijo no tiene nada de bueno. Pone el vello de punta...
    Muy bueno Paloma!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilar, coincido contigo en que asusta, y en dónde buscar las claves para interpretarlo. Gracias por compartirlo conmigo.
      Besos

      Eliminar
  17. Tengo que reconocer que hasta el primer punto, he pensado que se trataba de una madre que es mayor y tiene alzheimer. Pero después de ese punto he visto a un hijo malvado y con malas intenciones, lo que lleva a hacerme esta pregunta, ¿por qué este hijo tiene este amor enfermizo?
    Muy bueno. Besos.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena tu pregunta Malu, si alguna vez vuelvo a cruzarme con este hijo en algún cuento, intentaré preguntarle al respecto.

      Muchas gracias.
      Un beso

      Eliminar
  18. ¡Glups! Qué peligro tiene el chico, y qué bien contada esa obsesión, Paloma, empezando por el título, porque este relato sólo podía titularse así.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carles, me alegro de que te haya gustado mi forma de retratar al obseso.
      Besos

      Eliminar
  19. Uff, me ha costado entenderlo. Debe ser que ya estoy torpe!Los años no perdonan.
    Un beso amiga Paloma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tú torpe? No me lo creo, en absoluto. De eso nada. Será problema mío.
      Un beso

      Eliminar
  20. El título no nos deja divagar sobre la identidad del personaje, y concentra toda nuestra atención en las últimas palabras que dan contenido a la cruda realidad de la historia. Me ha encantado, Paloma. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La desembocadura de algunos ríos se enturbia sí...Gracias por comentar Salvador.
      Un abrazo

      Eliminar
  21. Tierno y agridulce, tu relato, Paloma.
    Muy conseguido.
    Besito virtual.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!