Nueve números

Nueve números. No pudo recordar más. Solo aquellos nueve números.

Por más que se esforzaba en buscar otro recuerdo solo los números permanecían en su memoria. Abrió la puerta y salió a la calle. Pasó junto a una cabina telefónica. Cambió de acera. En otra parte alguien esperaba una llamada.
Escrito por Salvador Pérez Salas - Twitter

30 comentarios :

  1. Pues para recordar solo esos nueve números, tu protagonista o quiere olvidar la persona a quien pertenecen esos nueve números o es un cobarde y no quiere afrontar la situación.
    Me ha gustado mucho Salvador.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas9/3/16 19:01

      Léelo otra vez. No recordaba nada más. Gracias por enriquecerlo leyendo "otra cosa más".

      Eliminar
  2. Qué cosas tiene la memoria... Me gusta Salvador. Un abrazote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas9/3/16 19:03

      Carmen... cuando menos lo esperamos... aparecen los olvidos.

      Eliminar
  3. Salvador, cuando solo recuerda los nueve números y nada más, me dice que corresponden al teléfono de alguien a quién prefiere olvidar. Cuando luego evita hacer la llamada me lo confirma. Tal vez, recuerda los números para no coger el teléfono si le llama.
    Muy bien contado.
    Besos mil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas9/3/16 19:06

      Interesante "cadena de conclusiones", esas a las que llegas, Pilar.

      Eliminar
  4. Salvador, tu protagonista sufre una amnesia que no sabemos si lo salva de alguien o, por el contrario, lo aleja de la posible salvación. En todo caso, que pase de largo ante la cabina crea una tensión narrativa que aumenta al saber que alguien con ese número espera su llamada. Muy bien contado.
    Enhorabuena y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas9/3/16 19:07

      La sufre y... alguien espera, gracias Carmen,

      Eliminar
  5. Ya resulta triste que tan solo recuerde esos nueve números, pero aún puede suponer mayor tristeza que pase junto a una cabina y no tenga el arrojo de llamar, sabiendo (¿o no lo sabe?) que alguien, al otro lado, está esperando esa llamada.

    Va mi me gusta, Salvador. Y también un saludo muy cordial junto a mi enhorabuena por tu historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas9/3/16 19:09

      Es triste no tener pasado. Gracias José Antonio.

      Eliminar
  6. Un relato lleno de intriga y genialidad, casi cinematográfico (me recuerda a la Saga Bourne, por ejemplo). Tal vez, de haber hecho esa llamada, el protagonista tendría las respuestas que necesita. Cabe también la posibilidad de que las nueve cifras signifiquen otra cosa: una cuenta bancaria, un apartado de correos, una contraseña, etc.
    Muy bueno, Salvador, con mucho empuje.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Salvador Pérez Salas9/3/16 19:13

    Si hubiese llamado te aseguro, Vicente, que se hubiese encontrado con una realidad inquietante. Perturbadora, incluso. Muchas gracias,,, esos nueve números... ¿podrían significar otra cosa?

    ResponderEliminar
  8. Tu micro deja un halo de misterio e intriga que no consigo hilar. ¿Habrá nuevas entregas que desvelen quién espera una llamada y por qué? Espero que sí. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas10/3/16 10:34

      Matrioska... te dejaré con esa duda. ¡Vívela!

      Eliminar
  9. Tu relato me ha retrotraído a aquella época en la que era nuestra memoria, y no la del móvil, la que guardaba los números especiales. A aquella época en la que buscabas una cabina para llamar, revolvías los bolsillos en él ansia de encontrar unas monedas; o por el contrario, en la que pasar por delante de la cabina era una "tentación". Me ha
    encantado ese toque nostálgico y ese protagonista con el que, creo, todos nos hemos sentido identificados.
    ¡Enhorabuena!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas10/3/16 10:35

      Muchas gracias, Raquel. Cosas del pasado.

      Eliminar
  10. Nueve números de un teléfono que el protagonista del microcuento no recuerda, pero nueve números importantes, al parecer, pues permanecen en su memoria, pues su voluntad intenta forzar a su cerebro para que le diga a quién pertenecen. Tal es así, que, irritado, imagino, sale a la calle, pasa incluso frente a una cabina telefónica, como si eso pudiera provocar una asociación de ideas y fuera a aparecer en su mente el nombre de la persona a la que pertenecen esos números de teléfono.
    ¿Qué ha pasado para que esos nueve números se hayan quedado en su memoria como un islote en mitad del océano? ¿Es sólo un olvido pasajero? ¿Lo que le ocurre al protagonista es que se ha iniciado en él una de esas terribles enfermedades que nos van despoblando el alma? ¿Quién es la persona que espera su llamada?
    Todo interrogantes, todo especulaciones, todo desasosegante y produciendo inquietud. Podría ser el comienzo de una novela y los caminos a tomar a partir de esas cincuentas palabras podrían ser innumerables.
    Enhorabuena Salvador por esta intriga, quizá esta noche sueñe con esos nueve números y con tu personaje deambulando por las calles. Mis aplausos y mis saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas10/3/16 10:39

      Un abrazo, Enrique. Llevo un tiempo perdido. Gracias.

      Eliminar
    2. Espero que te hayas perdido en buenos sitios. Un abrazo de vuelta.

      Eliminar
    3. Salvador Pérez Salas10/3/16 20:12

      A medias. Solo a medias.

      Eliminar
  11. Una persona que sólo recuerda un número de teléfono, que se aferra a él como al único asidero que puede salvarle del peor de los laberintos, quizá de sí mismo y sus carencias, pues no funciona bien y lo sabe, aunque posiblemente la causa de sus males sea externa, ese segundo personaje en discordia que espera su llamada. El encontrar una cabina de teléfonos y no utilizarla puede significar que su memoria no le dice que puede hacerlo, o que no lo quiere hacer, porque no desea ser encontrado por esa otra persona. Inquietante de verdad. Nos ha hecho pensar a todos.
    Un abrazo, Salvador

    ResponderEliminar
  12. Salvador Pérez Salas10/3/16 10:40

    ¡Ay, ay, ay... mi maestro! Un abrazoooooo

    ResponderEliminar
  13. Para mantener la distancia me cruzo de acera. Que plantón se debió llevar ella o el, que mas da. Bueno el relato es muy bueno, me usta porque hay desagradable sorpresa, pero sorpresa al fin y al cabo. Seguro que sigue esperando la llamada. Todavia no se le ha olvidado su teléfono. Peermiteme que insista. Dejale, o déjala, que llame.
    Me gusta.
    Saludos de los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas10/3/16 16:03

      El tiempo pasará y seguirá esperando la llamada. Gracias José María

      Eliminar
  14. Querido Salvador, me intrigan mucho esos nueve números. En una primera lectura rápida he pensado que se trataba de una persona con alzheimer, pero lo descarto en una segunda lectura, por aquello de cambiarse de acera al ver la cabina.
    Interesante historia, de la que pueden salir muchas secuelas.
    Hace tiempo que no te leo, no nos abandones.
    Besos.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas10/3/16 23:16

      Gracias Malu, ando liado y apenas entro. Un fuerte abrazo. Espero ir volviendo poco a poco i disfrutar leyéndoos. ¡Ah! Los números eran de... ¡Vaya!... Lo olvidé.

      Eliminar
  15. Entre tu protagonista que ha perdido la memoria y tú, que andas perdido... Parece un acertijo de los que me gustan, ¡qué tensión!
    Un saludo, Salvador

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas11/3/16 0:37

      Poco a poco tendrás la respuesta. Al menos en la parte que a mí me toca de la tensión. Todo pasará. Un abrazo, Margaritaaaaaaaaa

      Eliminar
  16. Anónimo11/3/16 9:05

    Esa persona no sabia ni siguiera para que servían esos nueve números. Un saludo Salvador

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas11/3/16 12:12

      No lo sabía. ¿Quien esperaba?

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!