Desaparecidos

Cuando la conocí, le dije:

—No he sido piloto ni bombero. Tampoco se me ha roto ningún hueso. Me he perdido siempre por las nubes.

Luego le pregunté por sus vicios.

No hemos dejado de practicarlos hasta hoy, que celebramos nuestras bodas de oro, en el infierno. No nos busquéis.
Escrito por Gil Hernando de Santiago

33 comentarios :

  1. Pienso que no serán tan malos vicios,mientras a ellos les gusten y así han sido felices 50 años, lo que pasa es que la gente es muy mal pensada o tal vez tiene envidia por no atreverse a practicarlos.
    Buen relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Javier por tus palabras. Un saludo de los dos

      Eliminar
  2. Cuando dos personas conectan y se relacionan, sin molestar a terceros, no hay nada que reprochar, si acaso que envidiar, porque nada ni nadie más les hace falta. No parecen por ello merecedores de ningún infierno. En el caso de que pese a todo les llegue, no les importará, pues han sabido crear, mantener y trasladar su paraíso particular.
    Un abrazo para ti y otro para Dori

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola maestro, Sabes que esperaba tus palabras
      . Me gusta la idea del paraiso particular.
      Un abrazo de los 2

      Eliminar
  3. Qué bueno. Me ha encantado tu relato golfo-romántico...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno con lo de golfo y romántico no se si te refieres al autor o a los protagonistas, pero muchas gracias por tus palabras. Un saludo.

      Eliminar
    2. Jajaja, el relato, el relato... ;-)

      Eliminar
    3. QUE SE HAN IDO A SER FELICES AL MARGEN DE TODO.
      gRACIAS POR TUS PALABRAS Y TU SONRISA.

      Eliminar
  4. Me encanta. Ad inferos... ese punto me ha conquistado. Muchas gracias por compartirlo. Un abrazo, José María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias a ti por acercarte a 50 palabras y perder o ganar el tiempo con nuestros relatos. Saludos.

      Eliminar
  5. Hay gente que tiene un don innato para pasárselo bien.
    Buen y caliente relato.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Jose María, cada pareja vive su relación en la intimidad como desea. Si funciona es que han respetado lo pactado.
    Bien contado.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Pilar. En realidad cuando se encuentran, el mundo se para, y se quedan ellos solos. Por eso desaparecen.
      Un abrazo de los dos

      Eliminar
  7. La frontera entre el vicio y la virtud es a veces tan delgada...
    Buena historia, José María.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soplamos sobre el hilo que une o separa la virtud del vicio y dsaparecemos.
      Vicente muchas gracias por tus palabras.
      Saludos de los dos.

      Eliminar
  8. Jose Mari, ese infierno no es literal, a más de uno le gustaría estar desaparecido en un infierno de ese tipo con vicios incluidos, sean los que sean.
    Un beso para los dos, aunque a Dori ya la saludé ayer por aquí. Me alegra que hayáis pasado este mes los dos por cincuenta.
    Dos besos bien grandes.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anda mira, otrra que le gustaria seguir a mis protagonistas. Genial Me alegro que lo hayas comprendido. Gracias por tus palabras y a ver si te dejas ver dirian en la once.
      besos de los dos.

      Eliminar
  9. Si la vida ha sido un vergel de vicios en libertad, un microhábitat de pasión protege ese amor, y no hay infierno que haga cenizas esa relación. Muy bueno, José María. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gil hernando de santiago o o jose maria garrido11/6/16 22:21

      Muchas gracis por tu comentario Ese habitat del que hablas a veces es demasiado fragil
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Un infierno diseñado a nuestra medida y gusto para desaparecer en él. Interesante manera de ver la vida. ;-) Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Como seria el otro? ¿Como el de aquí? Si mi imaginación me permite elegir, pues ya sabes. Otra cosa es que no se nos permita ni siquiera imaginar.
      besos de los dos.

      Eliminar
  11. Me parece fabuloso que dos almas conecten, aunque sea en el infierno.
    Mucha suerte y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mujer, conectan y luego se van,aunque sea al infierno a disfrutar.
      Seguro que en el cielo y en la tierra no les dejan por distintas razones.
      Un abrazo de los dos.

      Eliminar
  12. La gloria es para los bomberos, pilotos y héroes diversos. La realidad es mucho más prosaica y cercana. Benditos infiernos.
    Buen relato.

    ResponderEliminar
  13. Si yo te contara sobre los infiernos tan cercanos y tan cínicos. Seguro que a alguno ya le habrian echado de allí. Amuchas gracias por tus palabras.
    El comentario anterior lo he eliminado por defectos mecanográficos.

    ResponderEliminar
  14. Buen lugar si ellos son felices. Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Muy acogedor ese infierno en el que tus protagonistas están celebrando sus bodas de oro, practicando sus vicios favoritos. Me ha gustado, Jose María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de practicar los vicios es un defecto demasiado f virtuoso.Gracis por tus palabras
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Gran relato, José María, lleno de de chispa y originalidad. Gamberro y simpático.
    Enhorabuena y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Enrique por tus palabras, viniendo de ti son muyy valoradas. sobretodo lo de la chispa y originalidad. Gamberro y simpático.
      Un arazo Sabes que aprecio tus comentarios.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!