Nos vemos cuando quieras (Adpotada I)

Años de espera e indagaciones en la agencia y resulta que su padre biológico era aquel gordo. Quiso irse, pero ya habían pedido las bebidas. Pensándolo bien, él había sido amable, le había dicho que le explicaría. Todo en él temblaba: sus manos, su voz...

Ella empezó a sentir ternura.
Escrito por Aurora Baeza
Parte I | Parte II | Parte III

28 comentarios :

  1. Ya dice el cuento "la belleza está en el interior", y creo que ella hace bien en escucharle, siempre podrá decidir.
    Tierno relato Aurora,me ha gustado.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves, ella llega a la cita siendo un pelín niñata y sólo de ver el mal rato que pasa el padre madura un poco... ¡Gracias por tu comentario Javier!

      Eliminar
  2. ¿Quién dijo que la primera impresión es la que cuenta? Colgado del término "ternura" puede surgir una historia por entregas que promete, aunque estas cincuenta palabras iniciales ya tendrían entidad por sí mismas como relato independiente.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habrá que esperar y ver si esa ternura crece y se convierte en algo más sólido. Gracias por tu comentario Ángel. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Una persona es mucho más que un físico, es un alma y una personalidad que dirige el cuerpo. Se puede ver en su manera de hablar, de opinar... Me alegro de que tu protagonista le de una oportunidad.
    Un bonito relato, Aurora. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, el físico de una persona es sólo la punta de un enorme iceberg... gran error juzgar a nadie por su apariencia. Gracias por tu comentario Olga (y por tus relatos, me encantan!)

      Eliminar
  4. Así pues,y contra lo esperado se dan los pasos necesarios.
    Original relato,esperemos que vayan en la misma dirección.
    Me gusta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por el momento están sentados en la misma mesa tomando algo y eso ya es mucho... Gracias por tu comentario JJ.

      Eliminar
  5. Aurora, a veces los niños adoptados idealizan a sus padres biológicos. En este caso aunque en principio no es lo que ella esperaba, al menos decide darle un oportunidad y ve que ha merecido la pena.
    Enhorabuena!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo creo que esta chica se ha llevado un gran chasco exactamente por esa idealización de la que hablas. ¡A ver qué le cuenta el padre! Gracias por tu comentario. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Creo que aquí la primera impresión no es la que cuenta, sino que lo importante de esta historia es la intención, mucho tendrá que explicar ese padre, aunque imagino que será en siguientes entregas cuando nos enteraremos. Se pone interesante.
    Un beso Aurora.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Malu, me hace ilusión que te haya gustado. Por el momento a ese padre le tiembla la voz sólo de tener a la hija delante; creo que la primera impresión poco va a importar. Un abrazo. PS. Manuel "Barbas" es de lo mejor que he leído!!

      Eliminar
  7. Un buen comienzo para lo que apunta ser una gran historia. Esperaremos. ;-) Un beso, Aurora.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por tu comentario Matrioska. A ver si este padre y esta hija están a la altura. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Esto promete, ya nos explicarás aunque sea con un hilillo tembloroso de 50 palabras.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Un buen argumento para muchas más palabras. El relato tiene entidad por sí mismo y me ha encantado, aunque lo titularía de otra forma, para rematarlo. Felicidades, Aurora, es muy bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has dado en el clavo Luis, el título no me gusta nada, pero es que le hice algún cambio después de enviado a Álex y me daba apuro marearlo más... Gracias por tu comentario (y si se te ocurre un nombre mejor se lo cambiamos para el próximo!). Un abrazo.

      Eliminar
  11. Es natural generar expectativas sobre un padre que no se ha conocido pero hay que idealizar su corazón no su apariencia física. Ese atisbo de ternura promete sentimientos sinceros. Muy bueno, Aurora. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ella es joven, peca de superficial, supongo. A ver si le convencen las explicaciones que le da este padre. Gracias por tu comentario Salvador, un abrazo.

      Eliminar
  12. Buen relato, presenta muy bien la situación. Espero con interés la continuación de esa historia padre-hija que acaba de empezar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo espero que ambos estén a la altura de tu interés. Mil gracias por tu amable comentario Asun. Un abrazo.

      Eliminar
  13. Buen principio, Aurora, sugerente y escrito con gran frescura. Me uno a la expectación general ante el resto de la saga.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Vaya, no sé si este padre tan tímido y tembloroso es buen aliado para sobrellevar el peso de esta expectación. Espero que no os defraudemos. Gracias por tu comentario. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Parece que con el adjetivo "gordo" ha expresado la hija toda la rabia por el abandono. Veremos si la explicación consigue que lo vea con otros ojos más "filiales".
    Nos dejas expectantes.
    Un abrazo, Aurora

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Margarita. Despecho y desprecio tienen muchas letras en común... Un abrazo.

      Eliminar
  16. ¿Cuánto pesan los prejuicios? Si el papá no fuera gordo, sino alto y elegante, apuesto incluso, hombre de éxito... ¿le hubiera perdonado de antemano? ¡Ay! ¡Cómo nos pesan las apariencias! Estas reflexiones me provoca este estupendo relato que has escrito, Aurora. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que nuestra protagonista esté a la altura de las circunstancias y madure un poco. Gracias por tu comentario Manuel. Un abrazo.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!